Temas & Noticias



“Bambi”, una película que revolucionó el cine animado, cumple 75 años

“Bambi”, una película que revolucionó el cine animado, cumple 75 años

“Bambi”, una película que revolucionó el cine animado, cumple 75 años

La factoría Disney ha recaudado más de 250 millones de dólares

 

Hace 75 años tuvo lugar el estreno de una de las obras maestras más bellas y tristes de Disney, la historia del cervatillo Bambi, que sigue haciendo derramar lágrimas a grandes y pequeños. Una sola vez un superior se burló llamándolo «comandante Bambi», pero pese a ello Donnie Dunagan trató de mantener en secreto hasta su jubilación el hecho de que puso la voz infantil al famoso cervatillo. Un acontecimiento que hacía sombra a otros como haber sido el instructor más joven de la Marina estadounidense, haber ganado varias medallas al valor o haber sido herido en Vietnam.

«Me puedo imaginar perfectamente lo que ponían en sus cartas los sargentos y capitanes: ‘Querida mamá, ¿adivina quién es mi comandante?’», relató más tarde al Military Times el oficial que hoy tiene 82 años. Cuando tenía cinco años, Dunagan actuó en la película de terror El hijo de Frankenstein, y dos años más tarde puso la voz al protagonista del clásico de los dibujos animados. Para aquel entonces la historia del cine de animación había dado grandes pasos. El siempre perfeccionista Walt Disney tardó cinco años en estar satisfecho con su obra. Finalmente, Bambi tuvo su estreno mundial el 8 de agosto de 1942 en Londres, aunque se comenzó a exhibir en los cines estadounidenses unos días más tarde. La elección de la capital británica se debió a que los estudios temían las protestas de los cazadores del estado de Maine, en vista de que el mensaje de la película es muy claro: el ser humano es el peor enemigo de la naturaleza. Sin embargo, los cazadores no tenían ninguna oportunidad frente a Bambi y sus grandes ojos infantiles, así como su dulce rostro. Acompañado del conejo Tambor y de la mofeta Flor, Bambi va descubriendo las bellezas y desafíos del bosque, hasta que crece y se convierte en su rey. La gran tragedia que ningún niño olvidará al verla es el momento en que Bambi comprende que su madre ha muerto por el disparo de un cazador.

Tras el éxito con su primer film animado Blancanieves y los siete enanitos, Walt Disney compró los derechos de la novela Bambi, publicada en 1923 por el escritor austríaco Felix Salten (1869-1945). Consideraba que la historia del cervatillo era la posibilidad de reinventar el género: Bambi debía moverse de la forma más natural posible pese a ser un dibujo, en vez de parecer la caricatura de un animal. En Estados Unidos no hay corzos como el Bambi original, así que Disney lo convirtió en un ciervo de Virginia. Para que los dibujantes estudiaran los movimientos naturales, Walt Disney trajo ciervos y otros animales salvajes a una zona vallada en la parte de atrás de los estudios y envió a equipos de camarógrafos a los bosques para observar a los animales en su entorno real.

Pero sus esfuerzos no fueron recompensados. El público quería los elementos de fantasía que habían hecho famoso al estudio. El crítico del New York Times aseguraba tras el estreno en 1942: «En su búsqueda de la perfección el señor Disney se acerca peligrosamente a acabar con todo el mundo de fantasía del cine animado». «No se puede mezclar naturalismo con la fantasía del cine animado», juzgaba implacable. Pese a haber sido nominada a tres Oscar por el sonido y la música, Bambi consiguió recuperar los costes solamente cuando fue repuesta después de la Segunda Guerra Mundial. Un viejo truco de Disney que siempre funciona: en los últimos 75 años el clásico le ha permitido ganar a los estudios más de 250 millones de dólares.

LA VOZ DE GALICIA, España, 07-08-2017

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Archibald Leach, un joven inglés aspirante a actor, fue rechazado en numerosas ocasiones por ser demasiado delgado. Años después fue contratado por 450 dólares semanales y se le cambió el nombre por el de Cary Grant.

------------------------------------------------

En siglos pasados, el oro se recetaba como medicina. Las personas pudientes masticaban láminas de oro o lo espolvoreaban sobre las comidas como condimento. Los médicos del rey de Francia Luis XII (1601-1643) le hacían beber grandes cantidades de oro líquido para mejorar su maltrecha salud. A juzgar por la muerte relativamente temprana del rey, el remedio no surtió el efecto esperado.

----------------------------------------------------