Temas & Noticias



Multitudinario concierto de Martha Argerich y Daniel Barenboim en Buenos Aires

Multitudinario concierto de Martha Argerich y Daniel Barenboim en Buenos Aires

Multitudinario concierto de Martha Argerich y Daniel Barenboim en Buenos Aires
agosto 03

Las diez mil personas que asistieron al concierto inicial del Festival Barenboim, no disiparon para nada la intimidad que los dos tienen para hacer música

Ese ritual feliz y puntual en el que fueron convirtiéndose los encuentros en Buenos Aires de  Daniel Barenboim y Martha Argerich no empezó este año, el cuarto consecutivo, igual que los otros, en la intimidad del Teatro Colón, sino al aire libre y a plena luz del día.

En realidad la atmósfera multitudinaria, con el escenario ubicado en Plaza Vaticano y las diez mil personas que asistieron este mediodía al concierto inicial del Festival Barenboim, no disipó para nada la intimidad que los dos tienen para hacer música: eso no es algo que dependa de las circunstancias; más bien lo traen consigo.

El inicio fue diferente de otros años, es cierto, pero no lo que sucedió en escena: la misma manera de hacer eso que ellos saben hacer mejor que nadie, la complicidad musical, la evidencia del cariño. Barenboin contaba los otros días que aunque en las actuaciones al aire libre haya una pérdida de la calidad acústica se consigue a cambio una intensidad comunitaria muy diferente de la que existe puertas adentro de un teatro.

concierto

Miles de personas le dieron una inusual estampa a la Plaza Vaticano. Foto: LA NACIÓN / Rodrigo Néspolo

El concierto de hoy unió sin embargo lo mejor de los dos mundos. Salvo por algún bocinazo y un taladro insufrible existió por lo demás una disposición de recogimiento en el público, que se ubicó a lo largo de la calle Viamonte y desbordó más allá de la 9 de Julio y por el corredor del Metrobus.

Hay también una parte del mérito que pertenece a los detalles técnicos que dispusieron el Gobierno de la Ciudad y el propio Teatro Colón. En principio, al escenario se le agregó una cámara que colaboró con el reflejo del sonido y, por otra parte, la amplificación no resultó jamás artificial ni diluyó ningún matiz, mientras que la dirección de cámaras permitió seguir en dos pantallas gigantes cada detalle de las manos, las miradas, los gestos.

Argerich y Barenboim abrieron el recital con la Sonata para dos pianos en Re mayor, KV 448, que ya habían hecho juntos en 2014. Cada una de estas revisitas, muy diferente de las anteriores, habilita una revelación fascinante: el dúo está siempre in progress y, alejado de cualquier rutina, sigue buscando y encontrando perspectivas distintas sobre las mismas piezas: esta sonata no fue la misma de hace tres años. Domina aquí ese arabesco mozartiano que es en realidad un laberinto emocional.

concierto

Foto: LA NACIÓN / Hernán Zenteno

Terminada la sonata, Barenboim tomó el micrófono. “No tengan miedo. No voy a dar un discurso”, dijo. El Maestro explicó brevemente la singularidad de la pieza siguiente: la trascripción para dos pianos que Claude Debussy hizo de la obertura de El holandés errante, de Richard Wagner. Realmente, como reseñó Barenboim, es una pieza que no suele escucharse muy seguido, y es una pena porque se trata de un documento formidable del modo en que la escritura wagneriana puede ser vista del reverso. En este tour de force, Debussy muestra el revés de la trama de la obertura. Aparte de lograr un tremendo efecto orquestal, Argerich y Barenboim pusieron al desnudo todo el tejido temático wagneriano.

El concierto gratuito fue el producto de un compromiso que asumió Barenboim con el jefe de Gobierno de la Ciudad.

Dado que al principio se habían anunciado todas las piezas, hubo un momento de perplejidad en los aplausos; entonces Barenboim volvió a tomar la palabra y aclaró que ése era el “final de la parte formal del concierto”. Hubo más, por supuesto. La “Danza española” de El lago de los cisnes de Chaikovski en transcripción de Debussy, y Bailecito, de Carlos Guastavino, que en sus manos sonó con lasitud bellísima, de una melancolía irrenunciable. “Salimos para aprender un bis más”, bromeó Barenboim en la última entrada. Fue la “Danza napolitana”, también de El lago.

Pablo Gianera. LA NACIÓN, Buenos Aires, 29-07-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------