Temas & Noticias



La UE o espectro de Europa

La UE o espectro de Europa

La UE o espectro de Europa

Numerosas son las brechas que existen dentro de la Unión Europea. Sin embargo, el conflicto más hondo, el mayor peligro, es la propia unidad de esta organización. La lucha entre la organización “supranacional” y los estados-nación puede decantarse a favor de éstos.

El núcleo duro, Alemania y Francia, apuestan por la política de libres fronteras ante cualquier ola migratoria, mientras que Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia, por otro, apuestan por la protección de sus fronteras nacionales. Los países del Mediterráneo, Italia, Grecia y España, también permanecen atentos a las decisiones de Bruselas, ya que sufren de la migración incontrolada por el mar, sin olvidarse de las importantísimas fronteras de Ceuta y Melilla.

La ley de reubicación de los inmigrantes y las peticiones de abrir indiscriminadamente las fronteras no han sido acatadas por muchos países. Y por ellos se les acusa de la falta de solidaridad y les avergüenzan por no ayudar a las buenas causas y, caso insólito para Bruselas, ya pasaron de palabras a la acción y comenzaron a tramitar ciertas sanciones a los desobedientes. Pero ellos, Polonia, Hungría y otros, permanecen firmes en su actitud. ¿Cuál es exactamente su posición? ¿Qué es lo que defienden? Uno de los primeros en aclararlo fue el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán. Durante una de sus entrevistas expresó sus preocupaciones. Fue el primer ministro de un país integrado en la UE que se expresó con rotundidad. La primera y esencial, es la seguridad de sus ciudadanos, que le habían confiado este papel en las elecciones democráticas. Su insistencia en el papel esencial del estado-nación en la protección de las fronteras, le ha dado fama de ultraderechista y reaccionario. Orbán, por su parte, explica que al principio de la crisis migratoria, su gobierno quedó esperando la “solución europea” durante tres meses, cuando el Leviatán inamovible de la UE no proporcionó ninguna solución “europea”, Orbán optó por buscar la solución a nivel nacional.

Otro aspecto que no tratan quienes acusan a los políticos que defienden sus fronteras, como es el caso de Orbán, es la reacción del pueblo, sus miedos, usos y costumbres. Finalmente, los gobernantes de los países de la UE son elegidos por sus pueblos o naciones y tienen la obligación de protegerles dentro del marco de la organización internacional que es la Unión Europea. ¿Acaso no peligraría el prestigio de Orbán como gobernante entre la sociedad húngara que, como cualquier otra, tiene muchos miedos, y uno de los cuales en este caso es el miedo a la migración? Si añadimos a esto que el nivel de vida en Hungría no es tan alto como en otros países de Europa y que su población no alcanza 10 millones de habitantes, entonces podemos darle la razón al primer ministro de este país, especialmente cuando expresa su preocupación por el deterioro que puede causar la excesiva migración en la seguridad pública.

Por estas ideas al político húngaro se le acusa de nacionalista y fascista. Es falso, pero los periódicos tratan de armarse con argumentos para mantener y aumentar esa mala fama. Hay un ejemplo curioso de la entrevista de un pastor Iványi, quien luchó junto con Orbán contra el régimen soviético y bautizó a dos de sus cinco hijos. Desde aquella época mucho ha cambiado la vida en ese país, entre otras cosas la actitud de Iványi a Orbán, al cual le describe como el peor enemigo de la humanidad. ¿Cuál puede ser la razón? ¿Ha cambiado tanto Orbán que se convirtió de la noche a la mañana de liberal en totalitario? Quizá el cambio del político Orbán no ha sido tan drástico, sino que parte de la ira del buen pastor se debe a que Orbán durante su mandato 1998-2002 aprobó una ley sobre Iglesias que limitó drásticamente la financiación de la Hermandad a la que pertenece Iványi. Y, para aclarar las posiciones “liberales” del pastor, éste tacha a Orbán de totalitario porque la ley obliga a las organizaciones no gubernamentales a hacer públicos los nombres de sus patrocinadores. ¿Quién es el totalitario el pastor u Orbán? 

Creo que ha llegado la hora de que los líderes de la UE se paren a pensar sobre la sensatez o insensatez de sus decisiones políticas en materia de migración. Es obvio que la declaración irresponsable de Merkel incrementó la avalancha de los migrantes, refugiados o no, porque las condiciones que les proponen (subvenciones, viviendas, puestos de trabajo) son demasiado atractivos para los países sumergidos en la miseria y los conflictos de guerra. Ahora bien, ¿cómo ha sido tomada esta decisión de fronteras abiertas donde ni siquiera tomaron las huellas ni averiguaban la procedencia de los migrantes por falta de tiempo? ¿Ha sido previamente consensuada con todos los miembros o, al contrario, cuándo Alemania se vio desbordada decidió introducir las cuotas y otras medidas de “redistribución”? Falta sensatez y sensibilidad en los políticos de la Unión Europea y, además, están provocando el deterioro permanente de una institución que podría ser formidable: la UE. No contar con la realidad histórica de cada país-miembro y regañarlo si esgrime sus derechos como estado-nación, no lleva a otras consecuencias que a la cerrazón y aislamiento de cada nación, abre vías a los gobiernos ultra-conservadores porque los ciudadanos se sienten cada vez más de su país y menos del “fantasma burocrático” que está en Bruselas. Antes de que sea tarde, la Unión Europea debe de darse cuenta y remediar el error de sus líderes actuales que no han sabido “hacer avanzar la unidad de Europa”, como dijo Ortega y Gasset, “sin que pierdan vitalidad sus naciones interiores, su pluralidad gloriosa en que ha consistido la riqueza y brío sin par de su historia.”

Columna de Natalia Denisova, Historiadora.

EL IMPARCIAL, España, 29-07-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Archibald Leach, un joven inglés aspirante a actor, fue rechazado en numerosas ocasiones por ser demasiado delgado. Años después fue contratado por 450 dólares semanales y se le cambió el nombre por el de Cary Grant.

------------------------------------------------

En siglos pasados, el oro se recetaba como medicina. Las personas pudientes masticaban láminas de oro o lo espolvoreaban sobre las comidas como condimento. Los médicos del rey de Francia Luis XII (1601-1643) le hacían beber grandes cantidades de oro líquido para mejorar su maltrecha salud. A juzgar por la muerte relativamente temprana del rey, el remedio no surtió el efecto esperado.

----------------------------------------------------