Temas & Noticias



EN TIL TIL LO(S) MATARON

EN TIL TIL LO(S) MATARON

EN TIL TIL LO(S) MATARON

Lillian Calm escribe: “Hace tiempo que pienso, y me convenzo cada día más, que los ministros deberían ser elegido por tómbola, como ya se está haciendo con alumnos nuevos en algunos colegios. Quizás con ello se lograría un gabinete de excelencia”.

Nada, absolutamente nada, tengo que ver con Til Til, salvo que me cae bien Manuel Rodríguez a pesar de haber sido guerrillero. No me gustan los guerrilleros. Pero asimismo fue abogado, político y militar, y además ministro de Hacienda (como tal, en consejo de gabinete, jamás habría aprobado un basural que recogiera prácticamente en un solo punto habitable todas las miasmas de Chile). Pero hubo más: fue brevemente director supremo interino en Santiago.

Lo anterior es absolutamente cierto y lo aclaro porque si

hay alguien en quien se confunden la realidad y la leyenda, ése es Manuel Rodríguez, el protagonista de las tonadas que pertenecen nada menos que al “Canto General” de Pablo Neruda.

El poeta las había escrito en métrica de cueca, pero fue Vicente Bianchi (desde el año pasado tan Premio Nacional como Neruda) quien las derivó en tonada. Y tuvo la aprobación del Nobel.

Hoy, cuando las autoridades han dispuesto -digámoslo claramente- matar Til Til, no puedo dejar de evocarse su letra:

Que se apaguen las guitarras,

Que la Patria está de duelo,

Nuestra tierra se obscurece,

Mataron al guerrillero

En Til Til lo mataron…”.

Ahora, sí, se está matando a los habitantes de Til Til. Al alma de ese pueblo, su vida, su aire, sus familias, sus niños. Su medio ambiente.

Pero la ministra secretaria de Gobierno culpa de ello a la institucionalidad. Sentenció (y no exagero): “… aquí se ha operado de acuerdo a los criterios que establece nuestra institucionalidad. El comité de ministros ha votado respecto de este tema teniendo a la vista cómo se han ido resolviendo las reclamaciones que ha hecho la comunidad y los distintos actores…”.

Hace tiempo que pienso, y me convenzo cada día más, que los ministros deberían ser elegidos por tómbola, como ya se está haciendo con alumnos nuevos en algunos colegios. Quizás con ello se lograría un gabinete de excelencia, concorde con esa institucionalidad que tanto cacarean y que en este caso al menos está muy engarzada con altos intereses.  

Y en cuanto a recurrir a una tómbola para elegir ministros, esto debería ser de capitán a paje. Desde el de Interior hasta el del Medio Ambiente (también curiosamente de acuerdo en terminar de convertir a Til Til en basural), y no dejando a ningún secretario de Estado fuera de los designios del azar.

¿A nadie se le ha ocurrido llevar el nuevo vertedero a otra de las tantas comunas, para así equiparar? ¿Por ejemplo, a los alrededores de la casa donde vive la Presidenta? ¿Por qué? Me responderán que el Plan Regulador, que etc., etc. etc. Pero la respuesta es otra y obvia. Porque al menos, y parafraseando al Diccionario de la Real Academia de la Lengua, la comuna de La Reina se convertiría en centro de desperdicios, despojos, bazofia, desechos, estiércol, impureza, inmundicia, restos, sobras, cochambre, excremento, mugre, porquería, sedimento, suciedad…

Singularmente, el Comité de Ministros para la Sustentabilidad (pomposo nombre) le dio el vamos a la iniciativa provocando un transversal terremoto. Ello a pesar de un informe fechado en 2014 en que la Intendencia Metropolitana ya habría considerado  una amenaza para Til-Til el emplazamiento de otro recinto con desechos.

Según ha trascendido, autoridades de La Moneda, temerosas de dañar aún más su imagen en período pre-electoral, citaron a una urgente reunión del Comité Político, que habría decidido relegar el tema a nivel Ministerio de Medio Ambiente e Intendencia y, por otra parte, anunciar medidas de mitigación que puedan aplacar las críticas. Se supone que esas medidas de mitigación serían mejores, en todo caso, que algunas bastante irrisorias que aún se hacen esperar.

Sí. Es efectivo que en alguna parte deben estar los vertederos. Toda la razón. Pero no todos en una comuna habitable que hasta ahora, según se calcula, ha concentrado ya hasta una treintena de basurales y fuentes de contaminación.

Una pregunta: ¿Se ha concebido, como en países desarrollados, reutilizar la basura como materia prima para generar energía limpia? Me imagino que sí. Pero ello requiere de tecnología moderna, cara y específica, y en Chile las finanzas de repente parecen haberse evaporado.

Mejor terminemos aquí y lo haremos al son de la tonada dedicada a Manuel Rodríguez: “La tierra está llorando.

Vamos callando”.

Lillian Calm

Periodista

Temas y Noticias

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, acudía a todos los actos sociales que se celebraban con el propósito de ‘colocar’ a sus hijas Francisca y Eugenia.

Durante una recepción en el Palacio del Elíseo, en 1849, el Presidente de la República Francesa, futuro Napoleón III, fijó sus ojos en su benjamina Eugenia, y quedó prendado de ella.

En un encuentro posterior, el maduro pretendiente quiso ir más allá con la joven, a la que llevaba 18 años de diferencia, y le preguntó cómo podría llegar hasta su alcoba. Sin inmutarse, Eugenia de Montijo contestó: -Por la Iglesia.

El 30 de enero de 1853, él ya convertido en Emperador de los franceses, Napoleón III y la bella española se casaron en la catedral de Notre Dame.

---------------------------------------------------------