Temas & Noticias



¿Hemos llegado realmente a la vacuna contra el cáncer?

¿Hemos llegado realmente a la vacuna contra el cáncer?

¿Hemos llegado realmente a la vacuna contra el cáncer?

Las últimas investigaciones sobre vacunas contra el cáncer son esperanzadoras. Aquí puedes leer los últimos logros y cuáles son los pasos inmediatos

Uno de los grandes retos del tratamiento contra el cáncer es el de poder atacar las células cancerígenas sin que se vean afectadas las células sanas. Una de las vías para hacerlo posible es conseguir que sea nuestro propio sistema inmunitario quien identifique las células cancerosas y las combata. Para ello, es necesario conseguir una vacuna que sea capaz de “inmunizarnos” contra los diferentes tipos de cáncer. Pero esto no es tan fácil porque el tumor de cada paciente tiene unas mutaciones genéticas únicas que deben identificarse a fin de diseñar una vacuna “a medida” para cada paciente y cada tumor.

Recientemente, la revista Nature ha publicado los resultados de dos estudios –uno realizado en Estados Unidos y otro en Alemania– con resultados prometedores en este sentido y pacientes con melanoma.

Es cierto que los estudios están aún en fase I, lo que significa que queda mucho camino para que pueda hacerse realidad, pero representan un nuevo paso en la búsqueda de un tratamiento.

Las vacunas son similares a las que utilizamos contra enfermedades infecciosas, pero están personalizadas y se inyectaron a los pacientes después de que el cáncer hubiera aparecido, por lo que no son preventivas.

Existen ya vacunas preventivas contra el cáncer, en concreto las vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH) – relacionado con el cáncer de cuello de útero, de ano, de faringe, de vagina, de vulva y de pene– y la vacuna contra el virus de la hepatitis B, relacionada con el cáncer de hígado.

Detener el crecimiento del tumor

Las vacunas de este estudio, en cambio, son llamadas vacunas terapéuticas y se administran una vez el cáncer ya se ha formado con el objetivo de que retrasen o detengan el crecimiento del tumor o evitar una recaída.

Las células tumorales contienen unas mutaciones genéticas que producen unas proteínas llamadas neoantígenos que son propias de cada tumor y de cada paciente. Las vacunas se basan en estos neoantígenos y estimulan el sistema inmunitario para que las identifique y actúe contra ellas.

En Estados Unidos se trató a 6 personas con melanoma, un tipo de cáncer de piel muy agresivo y recurrente. A cada uno de los pacientes se les extirpó el melanoma con cirugía y se les inyectó la vacuna que contenía más de 20 fragmentos de proteínas relacionadas con las mutaciones de sus tumores. Al cabo de dos años, solo dos pacientes experimentaron una recaída, pero consiguieron una remisión completa cuando, posteriormente, se les trató con un fármaco que estimula el sistema inmune.

En Alemania se trataron 13 pacientes con vacunas que contenían proteínas relacionadas con sus tumores. Al cabo de un año, los 8 pacientes que no tenían tumores visibles en el momento de la vacunación seguían libres. En otros 2, los tumores se redujeron, pero en uno de ellos después resurgió. Un tercer paciente experimentó una remisión completa después de un estimulante del sistema inmune.

Por ahora la metodología solo se ha probado contra el melanoma, precisamente porque es un cáncer con muchas mutaciones genéticas y neoantígenos. Sin embargo, los investigadores creen que puede ser utilizado en otros tipos de cáncer y ya se han abierto investigaciones para el cáncer de pulmón o el cáncer de vejiga.

Siguientes pasos

Los siguientes peldaños pasan por conseguir estudios con más pacientes, puesto que se trata de estudios demasiado pequeños. También es necesario reducir el tiempo de producción de las vacunas, ya que se necesitan unos tres meses para producir cada vacuna personalizada.

Otro de los retos será reducir los costes, puesto que personalizar cada medicamento/vacuna es realmente muy caro ya que es necesario utilizar tecnologías muy sofisticadas.

Mónica Costa. ALETEIA, 11-07-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------