Temas & Noticias



El modelo bolivariano y la definición necesaria

El modelo bolivariano y la definición necesaria

El modelo bolivariano y la definición necesaria

Pocos países han generado en el tiempo la condena de la comunidad democrática global, como la despertada por Venezuela. Las acciones autoritarias de Nicolás Maduro detonan consensos reiterados de preocupación entre los más diversos actores.

Al día de hoy desde la ONU y la Organización de Estados Americanos, los gobiernos de Alemania, EU y España, incluso asociaciones internacionales defensoras de derechos humanos, acercan posiciones de rechazo a la violación sistemática de la ley emprendida bajo el modelo bolivariano. Una vez comprobada la intencionalidad de Maduro de pasar por encima del marco constitucional, de reprimir la protesta pacífica ciudadana y la incapacidad de revertir las deterioradas condiciones económicas, ¿qué podemos esperar para nuestro bienestar colectivo de una fuerza política interesada en la “integración de México en la revolución bolivariana”, como aseguró uno de los dirigentes de Morena en el marco de una reunión con audiencia afín al chavismo en Venezuela, entre otras expresiones de respaldo a Maduro por parte del primer círculo de AMLO y asesores del mismo partido político mexicano?

La Revolución Bolivariana es una involución del chavismo. Así lo comprueba el grupo de Maduro que le ha negado a los venezolanos: la celebración de elecciones regionales definidas en la Constitución para renovar sus autoridades locales, la celebración de un referéndum presidencial revocatorio tras cumplir la oposición con los requisitos de ley, así como el ejercicio pleno de las facultades de la Asamblea Nacional después de que el partido en el gobierno perdiera la mayoría de las curules. La involución del chavismo también facilitó a Maduro y al TSJ asumir ilegalmente facultades que le son naturales al Poder Legislativo. La represión por parte de las fuerzas de seguridad del gobierno en la calle es también de uso común en el parlamento venezolano, en donde grupos afines al gobierno entraron a su sede de manera violenta a atacar a parlamentarios opositores. Según datos ofrecidos en diversos medios, se contabilizan alrededor de medio centenar de presos políticos y más de 13 mil 600 arrestos de personas que han expresado su rechazo al régimen, además de 90 homicidios ocurridos en las últimas manifestaciones.

La involución del chavismo ahora quiere imponer un nuevo marco constitucional que, sin legitimidad al no pasar por aprobación popular, abra la posibilidad de disolver las instituciones del Estado —el parlamento con mayoría opositora— y demore aún más la celebración de elecciones regionales y presidenciales, a partir de la creación de una ANCe cuyos integrantes serán electos a finales de mes, según la convocatoria hecha pública por el gobierno. En términos logísticos, el Consejo Nacional Electoral ha anunciado una serie de medidas de seguridad de los centros de votación, que bien podrían estar diseñadas para inhibir el voto de venezolanos contrarios a los objetivos de política de Maduro. A pesar de que la MUD consiguió el pasado domingo la realización de un referéndum que, con una participación de más de siete millones de electores, comprueba un amplio rechazo a la celebración de una Constituyente sin la autorización previa de la ciudadanía, pide a las fuerzas armadas defender el texto constitucional vigente y exige la celebración de elecciones libres para la conformación de un gobierno de unidad nacional.

Venezuela no merece ser sumisa del chavismo ni México insertarse en esa lógica de involución. Quienes estamos convencidos que el país requiere una profunda agenda de transformación, pero conseguida a partir del respeto a la ley, la certidumbre de los procesos institucionales y el equilibrio de poderes, la involución chavista—vendida como Revolución Bolivariana— no debe tener cabida en México. Quienes hemos vivido en carne propia las consecuencias de los regímenes autoritarios de partido único, que echaron por la borda el patrimonio de generaciones enteras y mal utilizaron los recursos públicos, no queremos una vuelta al pasado en un modelo económico fallido que restringe libertades individuales. Si Morena desea diferenciarse de Maduro, debe transparentar los alcances reales de su relación con la embajada de Venezuela en México y de los lazos de fraternidad observados entre su dirigencia y órganos políticos afines de Maduro.

Columna de Max Cortázar, político. EXCELSIOR, México, 23-07-2017

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------