Temas & Noticias



Un nuevo “mini marcapasos”contra la insuficiencia cardiaca

Un nuevo “mini marcapasos”contra la insuficiencia cardiaca

Un nuevo “mini marcapasos”contra la insuficiencia cardiaca

El aparato, parecido a un marcapasos, actúa sobre la arteria carótida en lugar de sobre el corazón. Una ‘calculadora real’ para el riesgo de insuficiencia cardiaca

Un equipo del hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, Madrid, (ver foto) ha implantado, por primera vez en España, un dispositivo que permite tratar la insuficiencia cardiaca en los casos en los que no responde al tratamiento convencional.

En apariencia, el aparato se asemeja a un marcapasos, pero en lugar de actuar sobre el corazón, lo hace sobre la arteria carótida, donde se localizan unos receptores que juegan un papel muy importante en la regulación de la tensión arterial y la frecuencia cardiaca. 

La insuficiencia cardiaca se produce cuando el corazón está debilitado y no es capaz de bombear adecuadamente la sangre, explica Javier Segovia, jefe de sección de Insuficiencia Cardiaca y Trasplante del centro madrileño. En muchos casos, el problema se puede tratar mediante fármacos -como los betabloqueantes- o con la ayuda de desfibriladores o resincronizadores. Sin embargo, hay pacientes que no toleran estas terapias o no responden a su acción. Es en esos casos donde los estimuladores eléctricos de los barorreceptores carotídeos pueden ser muy útiles.

Básicamente, lo que hace el dispositivo es enviar señales a esos receptores en la arteria carótida para conseguir “descargar de trabajo” al corazón debilitado por la insuficiencia cardiaca. “A través de la estimulación continua se inhibe la acción del sistema simpático, que es el que eleva la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, el que prepara al organismo para la acción y, en consecuencia, hace trabajar más al corazón”, explica Segovia, que utiliza una metáfora para aclarar el proceso.

“Imaginemos que el corazón es una bomba que tiene que sacar agua de un pozo y repartirla en un entramado de tubos muy pequeños y de mucha longitud. Lo que conseguimos con este dispositivo es que el sistema ofrezca una resistencia menor, con lo que la bomba puede trabajar mejor”, señala. 

Según explica José Porto, jefe de la sección de Cirugía Vascular del Puerta de Hierro, la intervención para colocar el dispositivo en la carótida puede realizarse en menos de una hora por cirujanos vasculares. Hay que realizar pruebas para comprobar que el estimulador está colocado en el lugar idóneo y no es hasta transcurridas unas dos semanas cuando se activa desde el exterior y, mediante telemetría, se ajusta su intensidad y su frecuencia. 

La anestesia que requiere la intervención, apunta Ana González, del servicio de Anestesia y Cuidados Críticos del hospital, es compleja, ya que algunos de los fármacos que se emplean habitualmente pueden interferir con el funcionamiento de los barorreceptores. “Por eso, se deben utilizar benzodiacepinas y opiáceos de vida media y evitar todos los halogenados y cualquier otro fármaco de vida media-larga”. Además, aclara, dado que estos pacientes presentan un riesgo muy alto asociado al funcionamiento deficitario de su corazón, “la inducción anestésica y la conexión a una ventilación mecánica ha de hacerse llevando a cabo especiales medidas de seguridad”.

Cristina G. Lucio. EL MUNDO, España, 25-03-2017

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, acudía a todos los actos sociales que se celebraban con el propósito de ‘colocar’ a sus hijas Francisca y Eugenia.

Durante una recepción en el Palacio del Elíseo, en 1849, el Presidente de la República Francesa, futuro Napoleón III, fijó sus ojos en su benjamina Eugenia, y quedó prendado de ella.

En un encuentro posterior, el maduro pretendiente quiso ir más allá con la joven, a la que llevaba 18 años de diferencia, y le preguntó cómo podría llegar hasta su alcoba. Sin inmutarse, Eugenia de Montijo contestó: -Por la Iglesia.

El 30 de enero de 1853, él ya convertido en Emperador de los franceses, Napoleón III y la bella española se casaron en la catedral de Notre Dame.

---------------------------------------------------------