Temas & Noticias



Secuestran a dos sacerdotes católicos en el este del Congo

Secuestran a dos sacerdotes católicos en el este del Congo

Secuestran a dos sacerdotes católicos en el este del Congo

Son los sacerdotes Jean Pierre Akilimali y Charles Kipasa, miembros de la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, en Bunyuka. Fueron secuestrados el domingo 16 en el este de la República Democrática del Congo.

Los obispos del país han pedido a las autoridades que hagan todo lo posible para liberarles y que se desmantele “esta red criminal que desestabiliza la paz en la región”.

El presidente de la Conferencia Episcopal Nacional de Congo (CENCO), Marcel Utembi, ha resaltado que los sacerdotes «son hombres de Dios que consagran su vida al bien de la población, sin una agenda política». «Causarles mal es causar daño a toda la comunidad a la que sirven», ha remachado.

También han recordado que hay otros tres sacerdotes secuestrados en esa región desde 2012. No se conoce ni siquiera quiénes son sus captores, ya que es una zona de gran inestabilidad en la que actúan varios grupos armados. 

Beni ha sido una de las zonas con más violencia en los últimos años tras una serie de masacres por parte de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), una milicia islamista asentada en Uganda que actúa en RDC, así como a causa de las operaciones de la milicia Mai Mai.

ROME REPORTS, 19-07-2017

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Un irlandés entra a un bar en Dublín y pide tres shops de cerveza, se sienta en un rincón y toma un trago de cada shop por turnos.

Cuando pide otros tres shops, el barman le advierte que es mejor que beba de uno solo a la vez, porque la cerveza después de servida pierde su sabor. El irlandés responde:

-Verá, somos 3 hermanos y dos se han ido a Australia. Cuando se fueron, prometimos beber en esta forma para acordarnos de los tiempos en que lo hacíamos juntos.

Esta rutina se repite durante varios meses, hasta que un día el irlandés pide solo 2 shops. Pensado en lo peor, el barman se acerca y le dice:

-No quiero inmiscuirme en su pena, pero quería darle mis condolencias.

El irlandés parece confundido al principio, pero luego replica alegremente:

-¡Ah no! Todos están bien. Lo que pasa es que yo dejé de tomar.

---------------------------------------------------