Temas & Noticias



Garbiñe Muguruza arrolla a Rybarikova y disputará su segunda final de Wimbledon

Garbiñe Muguruza arrolla a Rybarikova y disputará su segunda final de Wimbledon

Garbiñe Muguruza arrolla a Rybarikova y disputará su segunda final de Wimbledon
julio 14

Venció por 6-1 y 6-1, en una rotunda manifestación de autoridad, y buscará su segundo título de Grand Slam, tras ganar Roland Garros en 2016

 

No se alarmen por la venda que cubre por completo el muslo izquierdo de Garbiñe Muguruza, un mero parche protector en los partidos que precedieron a éste. Sigue siendo pura cautela. No se alarmen. Son las semifinales de Wimbledon, y nunca ha fallado en esta instancia de un ‘grande’. Al igual que sucedió en estas mismas pistas hace dos años y en Roland Garros, en 2016, se va a plantar en la lucha definitiva por la copa. Ahí queda Magdalena Rybarikova, gran trabajo el suyo, venir de la nada, del arcén y el esmerado trabajo en torneos muy pequeños y alcanzar las puertas de la final de Wimbledon. Nada menos. Pero Garbiñe va a vencer por 6-1 y 6-1, en una hora y cinco minutos, sin darle apenas respiro. [Narración y estadísticas]

“Jugué muy bien. Entré en la pista con mucha seguridad. Cuando has estado en estas situaciones, sabes mejor cómo manejarlas. Conchita sabe cómo ganar aquí y yo no lo hice hace dos años, espero que me ayude a lograrlo. Me está ayudando mucho estas dos semanas”, dice tras el partido.

Garbiñe es una montaña demasiado alta, escarpada, y encadena un juego tras otro, sin consentirse la duda, tampoco cuando necesita hasta cinco bolas de ‘break’ para hacer el 4-0 en el primer parcial. Ni cuando la eslovaca se asoma y aborda a continuación la que sería su única oportunidad de ruptura. Una volea de revés y un ace dejan saldado el asunto.

No se preocupen, porque después del 6-1, con el lógico premio de la grada a la tímida cosecha de su rival, la hispanovenezolana ni mucho menos creerá que todo está hecho. Así que vuelve a romper en el inicio del segundo, con ese revés sobre el que equivocadamente tratan de herirle sus rivales como uno de los mejores argumentos de su amplio discurso.

Porque esta mujer que cumplirá 24 años en octubre cada día juega mejor y ha alcanzado una estabilidad que la convierte en favorita sea Venus Williams o Johanna Konta quien se le ponga enfrente en la final del sábado. La semifinal se queda corta, incluso para los aficionados anhelantes de ver a la británica pelear contra el mito viviente. Rybarikova no encuentra la manera de hacer daño a una Garbiñe resuelta, implacable, que cada vez gusta más de irse hacia la cinta. La eslovaca se aplica con la dejada, busca posiciones ofensivas, pero no hay forma; parece una muñeca articulada por el poderoso brazo de su oponente.

Hace dos años Serena Williams le cerró el paso en la final para ganar el sexto de sus siete títulos en Wimbledon. Ahora, ya garantizado el ‘top 8’ con el ingreso en la final, Muguruza tiene mucho más a mano su segundo ‘major’, el que seguiría a Roland Garros 2016 y la situaría como cuarta del mundo. Se ha dejado un solo set en el camino, en octavos, ante Angelique Kerber, número uno saliente. Da la impresión de que nada ni nadie podrá detenerla.

EL PAÍS, España, 13-07-2017

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------