Temas & Noticias



Primarias: El tren ha dejado el andén

Primarias: El tren ha dejado el andén

Primarias: El tren ha dejado el andén

Gerardo Varela Alfonso: En definitiva, nada demasiado sorprendente. Alemania campeón, Chile honrando las expectativas y haciéndonos sentir orgullosos, y Piñera que continúa con marcha segura hacia La Moneda. El desafío ahora lo tiene el Servel, porque en muchos lugares la organización dejó mucho que desear.

 

Empieza a desgranarse el choclo. A algunos se les fue el tren, como a Alberto Mayol, quien para mi sorpresa sacó el doble de votos de los que le asigné antes de la elección. Chile se verá privado de su proyecto de tren intergaláctico, que hubiera tenido la misma mantención de la Villa San Luis, el nivel de servicio de EFE y la rentabilidad de la Arcis. Me hubiera gustado que Mayol dijera que lo iba a financiar con su propia plata y no con la del resto de los chilenos.

Para no ser político demuestra una destreza excepcional a la hora de disponer del dinero ajeno, yo lo considero un “natural” para la política. La “Bea”, buen onda ella, continuará en carrera y se subirá al tren de la victoria con una votación discreta, y ahora enfrentando a la izquierda organizada. No le auguro mucho futuro en noviembre. Sin carisma, sin votos, sin partidos y sin ideas es difícil que pueda remontar su votación.

En Chile Vamos, queda un candidato que cuenta con las claras preferencias del electorado. Una pena lo de Ossandón, una candidatura que deja más heridas que ideas, a diferencia de la de Kast, que deja más ideas que heridas. Es importante que ambos muestren la nobleza que han estado invocando y se sumen a la campaña de un sector que necesita de ambos. La centroderecha solo puede ganar cuando hace todo bien y los demás hacen todo mal. Lo último está a la vista y lo primero está por verse.

Lamentable la infeliz coincidencia de un Piñera victorioso en política con un Chile derrotado en fútbol. Ni Piñera, un hincha más, debe estar muy contento. Después del partido nadie estaba para celebraciones. El cotillón tendrá que esperar por una jornada en que no coincida deporte y política, que nunca se han llevado bien.

Los tres ganadores de la jornada: la centroderecha, Piñera y Kast. La primera porque no obstante el fútbol; las colas causadas por una mala organización, movilizó más gente de la esperada y su segunda preferencia les ganó a los dos del Frente Amplio. Piñera, porque mostró liderazgo y buenos equipos, sacó una clara e importante mayoría y ganó en buena lid. Finalmente Kast, que demostró que se puede hacer política con elegancia, inteligencia y fair play. Un señor de la política que queda posicionado para la próxima. Ojalá Piñera lo aproveche y lo promueva.

Para el olvido Guillier. En lo que puede ser un preludio de la vorágine y dinamismo de un gobierno suyo, su primera invitación a los chilenos fue a quedarse en casa haciendo un asado, viendo tele y durmiendo siesta. ¡Ese es el liderazgo que necesitamos! Total en el más puro estilo Nueva Mayoría, después les puede echar la culpa a las “voraces transnacionales” y a la economía internacional.

En definitiva, nada demasiado sorprendente. Alemania campeón, Chile honrando las expectativas y haciéndonos sentir orgullosos, y Piñera que continúa con marcha segura hacia La Moneda. El desafío ahora lo tiene el Servel, porque en muchos lugares la organización dejó mucho que desear.

Columna de Gerardo Varela Alfonso.

EL MERCURIO, 03-07-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)
¿Qué es la felicidad?

Humor

Cuenta la historia que en el transcurso de la Campaña de Tarapacá, un soldado fue premiado por su valor en el combate. El día de la condecoración, el brigadier Erasmo Escala vio que el soldado tenía puesta la medalla al lado derecho, y le dijo:

-Hombre, ¿no sabe que las medallas van al lado del corazón?
A lo que el aludido, algo ebrio, le contestó:
-Mi general es que los chilenos tenemos el corazón tan grande que nos cubre todo el pecho.

--------------------------------------------------------------------------

Una noche en que el Presidente de la República Domingo Santa María paseaba por la Plaza de Armas de Santiago, vio a un borracho durmiendo en uno de los bancos. El presidente intentó despertarlo tocándolo con su bastón. El borracho sintiéndose interrumpido, solo se dio vuelta de posición, pero como don Domingo insistió, el ebrio preguntó algo soñoliento y malhumorado:
- ¿Quién molesta?
A lo que el Presidente de la República respondió: - Santa María
El borracho, sin inmutarse y con los ojos cerrados, contestó:
- Ora pro nobis ....... y siguió durmiendo.
------------------------------------------------------------------