Temas & Noticias



Mi villano favorito 3

Mi villano favorito 3

Mi villano favorito 3

Directores: Kyle Balda, Pierre Coffin, Eric Guillon. Guion: Ken Daurio, Cinco Paul. Animación. 90 min. Todos.

 

Gru tiene una familia estupenda, se ha casado con Lucy, y las tres huerfanitas adoptadas le adoran. Pero su fracaso en el intento de detener a Balthazar Bratt, villano y antigua estrella infantil de una serie televisiva ochentera en que hacía de chico malo, le deja sin trabajo en la Agencia AntiVillanos.

Aunque estirar las sagas exitosas puede resultar cansino, la trama de esta tercera entrega está bien armada y sabe combinar el humor gamberro con la acción trepidante y los momentos tiernos, contentando así a pequeños y mayores, al tiempo que se esquivan las bromas de doble sentido que chirriaban un poco en Los Minions. Los nuevos elementos argumentales, aunque no sean revolucionarios, tienen consistencia y dan lugar a momentos muy divertidos.

José María Aresté. ACEPRENSA

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Paseaban por el campus de la Universidad de Princeton el matemático Oswald Veblen y el periodista del Manchester Guardian J. G. Crowther.

– Allí viene Einstein, debe Ud. conocerle, dijo el matemático.

Se acercaron y Veblen lo presentó como “el corresponsal científico del Manchester Guardian”. Einstein se inclinó y dijo:

– El Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo.

Cuando el periodista regresó a Londres, uno de los ejecutivos del diario le preguntó si había oído ciertos rumores sobre Einstein.

– ¿Qué rumores?

– Corre el rumor en Fleet Street de que se ha vuelto loco.

– Si es así – dijo Crowther – es una desgracia para el Manchester Guardian.

– ¿Qué quiere decir?

– Le conocí hace poco y me dijo “el Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo”.

– ¡Oh!, - contestó el ejecutivo- es evidente que nuestra información es incorrecta.

-----------------------------------------------------