Temas & Noticias



La “receta” de los antiguos romanos para conseguir un hormigón superresistente al paso del tiempo

La “receta” de los antiguos romanos para conseguir un hormigón superresistente al paso del tiempo

La “receta” de los antiguos romanos para conseguir un hormigón superresistente al paso del tiempo

Un estudio revela que el agua de mar hizo más fuertes las construcciones romanas en los puertos que levantaron hace 2.000 años. Para obtenerlo, mezclaban materiales volcánicos, cal y agua de mar.

 

 

Dos mil años después, numerosas construcciones e infraestructuras construidas por los antiguos romanos no sólo siguen en pie sino que son ahora más resistentes que cuando fueron levantadas. ¿Cómo es posible? La respuesta es por una combinación de su buen hacer con los materiales que utilizaron para fabricar el hormigón usado en su construcción.

Un estudio publicado esta semana en la revista American Mineralogist revela la receta que seguían para fabricar ese hormigón y cómo el contacto con el agua del mar lo ha ido reforzando a lo largo de los siglos. Una conclusión que ya anticipó, por otra parte, Plinio el Viejo en el año 79. Este escritor y científico romano afirmó en su Naturalis Historia que las estructuras de hormigón construidas en los puertos y expuestas al continuo azote de las olas del mar se convertían “en una única masa de piedra, invulnerable a las olas y cada día más fuerte”.

La investigación, liderada por Marie Jackson, comenzó durante el año sabático que esta geóloga de la Universidad de Utah pasó en Roma y ha demostrado que Plinio el Viejo no exageraba. Usando un microscopio electrónico de barrido han comprobado que el agua de mar que se filtraba a través del hormigón favorecía su resistencia.

receta

Vista del hormigón a través de un microscopio electrónico de barrido UNIVERSIDAD DE UTAH

Los romanos fabricaban su hormigón mezclando ceniza volcánica con cal (óxido de calcio) y agua del mar. Así conseguían un mortero al que después incorporaban trozos de roca volcánica. La combinación de ceniza, agua y cal produce lo que se denomina reacción puzolánica (se llama así por la localidad de Pozzuoli, situada en la Bahía de Nápoles).

La geóloga estudió primero un tipo de roca ígnea volcánica llamada toba volcánica o tufo volcánico y después se centró en los depósitos de ceniza volcánica, quedando fascinada por el papel que jugaron a la hora de fabricar un hormigón tan resistente. Ese fue el punto de partida para investigar, junto a sus colegas, la durabilidad de la arquitectura romana.

La receta precisa que usaban para elaborar el hormigón se ha perdido, por lo que reproducirlo no es tarea sencilla. “Los romanos tuvieron suerte al disponer del tipo de roca que usaron. Esas rocas no las tenemos en la mayor parte de los lugares del mundo así que ha habido que buscar sustitutos”, señala.

“Para el hormigón usado en los puertos marinos empleaban rocas volcánicas que procedían específicamente de los volcanes del Golfo de Nápoles. Para los acueductos españoles se usó un material puzolánico diferente y agua dulce, en lugar de agua marina”, aclara a este diario Marie Jackson.

“El Panteón o el Mercado de Trajano de Roma también se construyeron con un hormigón de roca volcánica, pero con un tipo de roca volcánica y técnicas distintas a las usadas para las construcciones marinas”, añade a través de un correo electrónico.

Un hormigón más sostenible

Durante su investigación también encontraron en el hormigón de construcciones marinas tobermorita, un mineral muy raro. El polvo de estos minerales se transforma en cemento cuando reaccionan con agua a temperaturas elevadas. Su presencia sorprendió a Jackson porque “es muy difícil de hacer. Para sintetizarlo en el laboratorio hacen falta altas temperaturas y obtienes pequeñas cantidades”, explicó.

receta

De izquierda a derecha, Nobumichi Tamura, Marie Jackson y Camelia Stan junto al equipo con el que analizaron las muestras BERKELEY LAB

El hormigón que se utiliza en la actualidad también emplea un conglomerado de rocas, pero con una importante diferencia, señala el estudio. La arena y las partículas de grava que se usan deben ser inertes para evitar que se produzca una reacción que pueda causar fracturas en el hormigón.

La geóloga está trabajando con el ingeniero Tom Adams para desarrollar otra receta de hormigón utilizando materiales que se encuentran en el oeste de EEUU. El agua marina procede de Berkeley. No sólo esperan obtener una fórmula más resistente, también un hormigón cuya producción sea más sostenible desde el punto de vista ambiental. Cada vez hay más fabricantes que están experimentando con el uso de rocas volcánicas y menos procesos que requieran mucha energía.

La industria del hormigón en EEUU movió 50.000 millones de dólares en 2015. El más usado allí (y en muchos lugares del mundo) es el cemento Portland, que se usa como aglomerante para la preparación del hormigón. En 2015 se produjeron en EEUU 84.000 millones de toneladas de cemento Portland, según datos del US Geological Survey. Sería el equivalente a 90 puentes como el Golden Bridge de San Francisco o 12 Presas de Hoover.

Teresa Guerrero. EL MUNDO, España, 03-07-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)
¿Qué es la felicidad?

Humor

Cuando el Presidente Ramón Barros Luco removió a un gobernador provincial por no cumplir cabalmente con sus deberes, el funcionario le envió un telegrama diciendo:

-Las sociedades obreras y las personas más importantes me piden que me quede

A lo que el presidente contesto con un simple:

-No les haga caso.

---------------------------------------------------------------------

En una de sus tantas correrías nocturnas, Manuel Rodríguez Erdoíza era perseguido por un piquete de Talaveras de la Reina, lo que le obligó a refugiarse en una iglesia. Cuando el capitán de los Talaveras llamó a la puerta del templo, un fraile franciscano le abrió la puerta y lo recibió con mucha amabilidad.

Después de la búsqueda, los soldados se retiraron previa bendición del fraile... que no era otro que el mismísimo Manuel Rodríguez.

---------------------------------------------------------------------