Temas & Noticias



Segunda vuelta y voto obligatorio

Segunda vuelta y voto obligatorio

Segunda vuelta y voto obligatorio

Ese abstencionismo también lleva su parte de culpa en que no se logre una genuina representatividad. Son pocos quienes deciden por todos, pero, eso sí, todos nos quejamos

 

“La segunda vuelta sería una utilísima herramienta para evitarnos tramposos episodios como el ‘voto por voto, casilla por casilla’, porque entonces tendríamos resultados de elecciones mucho más transparentes. Aseguraría, en segunda instancia, que el ganador tuviera el respaldo verdaderamente mayoritario. Revelaría el real músculo político de quienes hoy se dicen mesías u operadores de la democracia y, además, haría que el voto fuera un ejercicio mucho más razonado…”, esto lo escribí en octubre pasado, sin una elección en el pasado ni futuro inmediato, sino como manifestación de una idea que se afianza cada que veo episodios como los que hoy nos da la realidad del Estado de México y Coahuila. Y aquélla no fue la primera vez en que expresé la necesidad de un sistema democrático mucho más abierto a la posibilidad de una segunda vuelta. Incluso, tampoco fui la primera en mencionarlo y, aunque un año antes ya había escrito sobre ello (“Las condiciones en las que vive el país no están para continuar en arrebatos políticos cuyo único interés es el de continuar con el clientelismo, la compra de votos o la victoria fácil. Cuántas cosas habrían sido distintas si contáramos con procesos mucho más adecuados para fomentar la real competencia partidista”. Excélsior, 24/11/2015), varias han sido las voces que, también desde hace ya mucho tiempo, han abogado porque nuestro país transite hacia una democracia menos purista, una con verdadero espíritu de representatividad.

Héctor Aguilar Camín, uno de los grandes intelectuales de nuestro país, escribió apenas ayer: “Conforme crece la fragmentación del voto en México, descienden la legitimidad, la credibilidad y la eficacia de los gobiernos…”. Esto anotó Jorge Fernández Menéndez: “Ninguna democracia presidencialista, salvo la muy peculiar de Estados Unidos, tiene ya un sistema de una sola vuelta. No lo tienen porque no es eficiente y porque en todas las naciones se va hacia la pulverización del voto entre varias fuerzas políticas que, por definición, impiden llegar a mayorías estables en una sola vuelta electoral…”. Esto lo escribió apenas la semana pasada María Amparo Casar: “Aun cuando la segunda vuelta no resuelva todos los problemas (…) ningún Presidente llegaría con más oposición que apoyo. La segunda ventaja es que permite a los electores un voto estratégico: optar por su segunda preferencia, evitar que llegue el candidato menos preferido o la emisión de un voto útil…”. Y esto lo dijo Jorge G. Castañeda hace unos meses: “Existe un bloque antisistémico mayoritario hoy en México. Hay que oponerle un mayor bloque reformador, modernizador y anticorrupción. La segunda vuelta ayuda en ello…”.

Llevamos varias elecciones presidenciales resueltas bajo la sombra de la duda, de la inconformidad y de un ambiente profundamente polarizado. Todos los actores hacen creer que su ideal sería llegar a una gobernabilidad construida desde una mayoría realmente incuestionable, pero la realidad es que a ellos les viene bien garantizarse triunfos por mediocres tercios, por eso no hay un verdadero compromiso por hacer que la nuestra sea una democracia mucho más flexible y fuerte.

A esto, además, yo le sumaría el voto obligatorio, una figura electoral presente en varios países como Brasil, Suiza, Bélgica o Australia. Aunque en nuestra Constitución el voto, además de un derecho, es una obligación, no hay sanciones para quienes deciden no ejercerlo, y eso también debilita nuestro sistema político. Las elecciones del domingo pasado tuvieron un costo de cuatro mil 28 millones de pesos. Un dineral que no fue debidamente aprovechado porque, por ejemplo, con el nivel de abstencionismo que se registró en el Estado de México (47%), casi la mitad de las boletas electorales se fueron directo a la basura (o vaya usted a saber para qué transas). El gasto que se hace para las elecciones está completamente disparado si se compara con el nivel de participación. Por ello, nuestro sistema democrático es uno de los más caros del mundo. Se gasta pensando en el espectro total de electores, pero la respuesta viene de, acaso, la mitad de ellos. Y, seamos honestos, también los ciudadanos somos responsables de involucrarnos en la vida política del país. Ese abstencionismo también lleva su parte de culpa en que no se logre una genuina representatividad. Son pocos quienes deciden por todos, pero, eso sí, todos nos quejamos.

Tanto la segunda vuelta como el voto útil son ideas que van de la mano, porque ambas buscan el fortalecimiento de un sistema político profundamente agotado, que se vive entre una polarización que pone a prueba una coyuntura nacional que no sabemos cuánto más pueda aguantar. Luego de una elección en la que dos de tres gubernaturas están en duda y a menos de tres meses de que inicie la oficialmente el proceso electoral de 2018, ¿habrá valientes que le quieran dar aliento a nuestro aparato democrático?

Columna de Yuriria Sierra. EXCELSIOR, México, 08-06-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------