Temas & Noticias



Arzobispo alerta del peligro de considerar al demonio como un mito

Arzobispo alerta del peligro de considerar al demonio como un mito

Arzobispo alerta del peligro de considerar al demonio como un mito

En su nueva columna, el Arzobispo de Filadelfia en Estados Unidos, Mons. Charles Chaput, advirtió que Satanás aprecia cuando el hombre lo empieza a ver como si fuera un mito, porque inevitablemente a Dios se le empezará a tratar del mismo modo.

 

La columna del 5 de junio publicada en Catholic Philly y titulada “Symphathy for the devil” (Simpatía por el diablo) hace referencia a la canción homónima del famoso grupo The Rolling Stones, que presenta al demonio como una figura enigmática dedicada a engañar al hombre y que causa el mal a lo largo de la historia humana.

En su texto, Mons. Chaput recordó un proverbio medieval cristiano que decía “sin demonio, no hay redentor”, para luego advertir que Satanás “sabe que volviéndolo como un mito,inevitablemente se genera que a Dios se le trate de la misma manera”.

“El demonio más que nadie, aprecia esta ironía, es decir, que no podemos entender completamente la misión de Jesús sin él. Y sabe explotar esto para su propio beneficio”, añadió.

Además, el Prelado advirtió que una sociedad que depende de la razón y la tecnología, y que no tiene fe, se arriesga a olvidar a Dios y hacer un trato con el demonio.

“El mundo moderno hace difícil creer en el demonio. Pero trata a Jesucristo de la misma manera. Y ese es el punto”, enfatizó el Arzobispo.

En ese sentido, Mons. Chaput aseguró que actualmente se vive “una lucha por las almas” donde el principal “adversario es el demonio”.

“Si bien Satanás no es igual a Dios y está condenado a la derrota final, puede hacer un daño amargo en los asuntos humanos. Los primeros cristianos lo sabían. Encontramos su conocimiento escrito en casi todas las páginas del Nuevo Testamento”, destacó.

La columna del Arzobispo de Filadelfia se basó en la vida de Leszek Kolakowski, un crítico de la Iglesia Católica y líder marxista en la Polonia gobernada por los comunistas, antes de su exilio. Más tarde se convirtió en un admirador de San Juan Pablo II.

En 1987, Kolakowski pronunció una conferencia en Harvard, en la que afirmó que “cuando una cultura pierde su sentido sagrado, pierde todo sentido. El mal es continuo a través de la experiencia humana. El punto no es cómo hacer para que uno sea inmune, sino bajo qué condiciones uno puede identificar y limitar al demonio”.

Mons. Chaput reflexionó luego sobre la historia del protagonista de una leyenda clásica alemana, Fausto, el intelectual y erudito que vende su alma al diablo para aprender los secretos del universo.

“Fausto no aparece en la creación de Dios como un explorador de la verdad, la belleza y el significado. Viene impaciente a conocer, para controlar y dominar, con una ilusión de que es su derecho, como si tal conocimiento fuera su derecho de nacimiento. Prisionero de su propia vanidad, Fausto preferiría vender su alma antes de humillarse ante Dios”.

El Prelado afirmó que sin ayuda de la “fe no puede haber entendimiento, ni conocimiento, ni sabiduría” y por ello se necesita “tanto la fe como la razón para penetrar los misterios de la creación y los misterios de nuestras propias vidas”.

Finalmente, Mons. Chaput dijo que una sociedad que se basa solamente en la razón y deja la fe de lado, si bien puede obtener “riqueza, poder y éxito material”, perderá “su alma” haciendo una “negociación faustiana con el demonio que solo puede conducir a la desesperación y la autodestrucción”.

ACI PRENSA, 08-06-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Cuando en 1865 se realizó la autopsia al doctor James Barry, cirujano del ejército británico en la batalla de Waterloo, se descubrió que era ¡mujer! El estudio de la Medicina estaba prohibido para las mujeres en esa época.

-------------------------------------------

En 1898, catorce años antes de que el Titanic zarpara, el marino norteamericano Norman Robertson escribió una novela llamada Futilidad, sobre un lujoso barco que se hunde en su viaje inaugural al chocar con un iceberg en el Atlántico. La nave era la más grande del mundo, con un casco triple, imposible de hundir. Sus pasajeros eran la flor y nata de la aristocracia y no había suficientes botes salvavidas. ¿El nombre del barco imaginario? Titan.

-------------------------------------------------------