Temas & Noticias



Una puerta de entrada a Borges

Una puerta de entrada a Borges

Una puerta de entrada a Borges
junio 08

La RAE dedica su noveno título conmemorativo al escritor total Jorge Luis Borges. La antología titulada Borges Esencial (Alfaguara) reúne la faceta narrativa, poética y ensayística de este autor universal.

 

“Soy poeta, un poeta torpe, pero un poeta… espero”, dijo Borges en una entrevista a L’Express en 1963. Y así quería ser recordado, como poeta por encima de todo. Pero el escritor argentino lo fue todo y en todo sublime. “Hizo narrativa en la poesía y poesía en el ensayo”, apunta Pilar Reyes, editora de Borges Esencial (Alfaguara), el noveno título de las ediciones conmemorativas de la Real Academia Española. En este volumen, en el 30 aniversario de su muerte, se recogen al completo dos de sus obras más emblemáticas, Ficciones y El Aleph, y una selección de ensayos y poesía en una antología que rinde homenaje a ese escritor esencial de la literatura en castellano que abolió los géneros literarios.

 

“El título del volumen, Borges Esencial, es redundante porque Borges es esencia en sí mismo”, señala Darío Villanueva, director de la institución. La selección de obras incluidas, a cargo de José Luis Moure, presidente de la Academia Argentina de Letras, aborda sus temas habituales como la perplejidad, la metafísica, los muertos, el lenguaje y la patria. Esta antología penetra en los aspectos más significativos de su obra como el mundo nacido en Ficciones, “donde las palabras, ideas y reflexiones multiplican sus significados, esencia de su universo, pasando por una recopilación de sus sabios e inteligentes libros de ensayo, que nos presentan a un Borges como diligente lector capaz de barajar no solo una erudición mayúscula, sino también un inquietante juego de razonamientos y cábalas que, en tantas ocasiones, diluye la leve línea que separa al ensayo de la ficción borgeana”, explica la propia institución.

 

También un compendio poético, de especial significado para él, que, como escribe Santiago Sylvester, “en algún momento fue acusada de pensar demasiado”. Sin embargo, “acabó por trazar una línea fuerte en la poesía argentina, cuyo centro no está en el lirismo sino en el intento de conocer”, concluye. “Este tomo (con una tirada inicial de 35.000 ejemplares) permite conocer mejor a Borges. Cualquiera puede acercarse a él si no piensa que es un castigo”, bromea el profesor de literatura Teodosio Fernández acerca de la obra de este “autor intelectual y universal”.

 

El escritor José María Merino, gran conocedor de la obra de Borges y académico de la RAE, opina que la esencia del autor está en todas partes y buscar la quintaesencia es complicado. Además, “al releer los libros uno se da cuenta de que en ellos están todas sus obsesiones literarias y filosóficas”. Por eso, y en homenaje al escritor de El Aleph, enumera siete secciones, “a él le gustaría este número”, para acotarlo: Su relación entre ficción y realidad, el tema del doble que tanto le interesó, el sueño como creador de sucesivas realidades, el universo como serie de sucesos, el tiempo desde sus diferentes perspectivas (tiempo circular, sostenido, paralelo), el lugar en el que estamos visto desde otros lugares y lo enigmático, lo secreto, el laberinto.

 

Se incluyen también emblemáticos títulos como El fervor de Buenos Aires, Inquisiciones, Siete noches, los Nueve ensayos dantescos, el Borges oral, La doctrina de los ciclos, La perpetua carrera de Aquiles y la tortuga. Se trata, por tanto, de un viaje por la geografía literaria de Borges que, dice Teodosio Fernández, es un escritor que tiene un problema. Y es que se le cita más de lo que se le lee. Sin embargo, esta edición “trata de entender su frescura y el asunto principal de su obra es que traza las ideas y angustias que nos acechan”, señala Francisco Javier Pérez.

 

Tras los textos del escritor Otras miradas reúne algunos estudios monográficos de expertos en su obra: José Luis Moure lleva a cabo Un estudio de caso en las opciones léxicas de Borges: develar y debelar; Nora Catelli escribe sobre Borges en colaboración: la conversación interminable; Jorge Panesi investiga Las políticas de Borges: entre la vanguardia y el peronismo, y Juan Pablo Canala escribe sobre Un fragmento del recuerdo: textos fantasmas y escritura en Borges. Cierran el volumen, como en el resto de la colección, una Bibliografía selecta esencial, preparada por José Luis Moure, y un Glosariode voces utilizadas en el texto.

 

Saioa Camarzana. @scamarzana

EL CULTURAL, España, 02-06-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------