Temas & Noticias



Frantz

Frantz

Frantz

Director: François Ozon. Guion: François Ozon y Philippe Piazzo. Intérpretes: Paula Beer, Pierre Niney, Ernst Stötzner, Marie Gruber, Johann von Bülow, Anton von Lucke.113 min. Jóvenes

 

Drama romántico de gran belleza sobre un enigmático visitante que traerá una segunda oportunidad a una familia herida por la Gran Guerra.

 

Revisitación de una obra de Maurice Rostand (L’homme que j’ai tué), llevada antes al cine por el alemán Ernst Lubitsch; ahora es el turno del francés François Ozon, quien aparca sus habituales tramas retorcidas y de alto voltaje sexual, para sumergirse en un drama romántico, universal y de hondo calado. Situada al final de la Primera Guerra Mundial, arranca con un enigmático francés, Adrian Rivoire, que visita en un pueblo alemán la tumba de un joven caído en combate, Frantz Hoffmister. Observado con recelo y curiosidad por la prometida y los padres de Frantz, la explicación de que se conocían del París de antes de la guerra trae un inesperado consuelo, como si hubieran recuperado al difunto.

Ozon y su coguionista Philippe Piazzo saben ampliar el alcance de la propuesta cambiando el punto de vista y ocultando coherentemente información al espectador, lo que permite algunos oportunos giros sorpresivos. Ello, para contar una historia de amor truncado, el de un hombre y una mujer, el de unos padres y su hijo, con el surgimiento de una suerte de segunda oportunidad, que debe convivir con los sentimientos que suelen despertar las guerras, nacionalismos, odios y rencores, que solo pueden ser superados por el perdón y el arrepentimiento, propios de quien tiene amplitud de miras.

Estéticamente exquisita, resulta muy acertada la fotografía en blanco y negro con leves y nada caprichosos toques de color, y el canto que se eleva a las bellas artes, la música y la pintura. La película cuenta con cuatro grandísimos personajes, y resulta difícil señalar a alguien como “el mejor”, aunque supone una gratísima sorpresa la desconocida Paula Beer, junto al más visto Pierre Niney, y los veteranos Ernst Stötzner y Marie Gruber.

José María Erresté. ACEPRENSA

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------