Temas & Noticias



Aguardiente sour

Aguardiente sour

Aguardiente sour

Perú: La exportación del pisco como aguardiente a Chile genera un debate entre los productores locales.

 

El problema es que en Chile no hay imaginación”, señala José Antonio Olaechea ( en la foto) presidente de Tacama. “En vez de haberlo llamado por un nombre autóctono lo han llamado pisco como el peruano”.

El aguardiente de uva puede tener distintos nombres. Lo que hacen los bolivianos, por ejemplo, se llama singani; el de los italianos, grappa; el de los españoles, es orujo. Y en el caso chileno, a falta de otro término, lo decidieron llamar pisco.

En 1931 el Congreso de Chile delimitó por primera vez la denominación de origen del pisco. En Perú, recién se oficializó en 1991.

En el año 2000 el Congreso chileno publicó el Decreto Nro. 521, donde la denominación de origen pisco es el aguardiente producido y envasado en las regiones III y IV del país. Con esto se prohibía la denominación de “pisco” para cualquier otro producto que no cumpla con este requisito.

“Por más de 70 años se ha estado exportando a Chile un destilado de aguardiente de uva y recién ahora, por el Concurso Mundial de Bruselas, ha salido a flote”, indica Johnny Schuler, presidente de La Caravedo, uno de los mayores exportadores de pisco a Chile.

Actualmente, Chile compra entre el 30% y el 35% de las exportaciones peruanas de pisco. Estas, por ley chilena, llegan con el nombre de ‘aguardiente’. Olaechea discrepa de esta práctica. “Si tú haces pisco, no puedes conceder y llamar a tu pisco aguardiente solo para poder exportarlo a Chile”, dice. Y añade: una vez que el país obtuvo la denominación de pisco ya no se debería vender como aguardiente.

Desde la orilla opuesta, Johnny Schuler dice que “acá hay una campaña para desprestigiar la exportación de nuestro pisco a Chile, que está cada vez más solicitado”. Schuler asegura que los chilenos aprecian el pisco peruano (disculpando el pleonasmo) más que el chileno, y eso se puede notar en el consumo. “Hay que vender donde se compre el producto”, sentencia.

aguardiente

Por decisión propia, Tacama no exporta a Chile. “Se debe proteger la denominación de origen ‘pisco’, que es la diferenciación con respecto a Chile”, menciona Olaechea.

“¿Para qué queremos el pisco si no lo tomamos acá? ¿A quién se lo vendemos?”, pregunta retóricamente Schuler. El representante de La Caravedo señala que “Chile consume millones de litros (de 2.5 a 3 litros per cápita al año) mientras que nosotros defendemos a rajatabla el pisco, después nos volteamos y le decimos al mozo: sírveme un ron con Coca Cola o una chela”.

Olaechea contraataca. “El consumo interno de pisco está cada vez más fuerte, así como las exportaciones. El Perú no necesita una exportación en donde la denominación de origen ‘pisco’ sea afectada”, señala. En el 2016 el pisco se convirtió en la tercera bebida más consumida por los peruanos. La producción total llegó a los 10.5 millones de litros.

“Es irónico que los peruanos no quieran que se exporte pisco a Chile y que los productores de ese país estén tratando de promover una ley en su Congreso para prohibir su entrada”, explica Schuler. “Por los dos lados ponen tampones”.

Cabe señalar que la prohibición de la venta de destilados con la denominación de pisco es recíproca. Perú tampoco permite que se importe el ‘pisco chileno’, valga el oxímoron.

Revista CARETAS, Perú, 04-06-2017

Video de la semana

Renoir Con Musica

Video Recomendado

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio



Humor

El cardenal Richelieu (1585-1642) era hombre de pocas palabras. En una de las fiestas en que se veía obligado a participar, permanecía apartado del resto de los invitados y se dedicaba a observar todo lo que sucedía a su alrededor. Notando su soledad, un duque se le acercó y le dijo:

—¿Se aburre, su eminencia?

—No —contestó lacónicamente Richelieu.

—¿De veras no se aburre, su eminencia? —insistió el duque al rato.

—No, estimado duque; no me aburro jamás, a no ser que los demás insistan en aburrirme.

-------------------------------------------------

El escritor satírico español Luis Taboada (1848-1906) publicó en 1890 un tomo titulado Madrid en broma. A todos y cada uno de sus amigos y conocidos les fue diciendo:

—Perdona, chico, si en mi libro te aludo un tanto así... descaradamente. No hay nada de mala intención. El amigo, intrigado, compraba el libro y no veía en el alusión alguna a su persona. En pocos días se agotó la edición.