Temas & Noticias



Peter Szijjarto: La política de refugiados de la UE puede vaciar de cristianos Oriente Próximo»

Peter Szijjarto: La política de refugiados de la UE puede vaciar de cristianos Oriente Próximo»

Peter Szijjarto: La política de refugiados de la UE puede vaciar de cristianos Oriente Próximo»
junio 01

El ministro húngaro de Exteriores insiste en que Budapest no acogerá a ningún inmigrante ilegal impuesto por Bruselas. «La idea de las cuotas es inaceptable»

Peter Szijjarto (ver foto), ministro de Exteriores de Hungría, sabe que su papel en el Gobierno de derechas de Viktor Orban es difícil, pero, pese a su juventud (38 años), hace honor a su fama de buen fajador, rapidez de reflejos y prudencia para no devolver golpes sin necesidad. Budapest está en el ojo del huracán del Parlamento Europeo, la Comisión y algunas capitales de peso por su firme rechazo a recibir refugiados. Curiosamente, Szijjarto ha visitado Madrid para reunirse con su colega Dastis y asistir a la Conferencia Internacional sobre Víctimas de la Violencia Étnica y Religiosa en Oriente Próximo, celebrada en el Palacio del Pardo.

-¿No es una paradoja que rechacen a los refugiados procedentes de Oriente Próximo y usted acuda a esta Conferencia?

-En absoluto. La razón de mi presencia se debe a la preocupación de mi Gobierno por la suerte de la minoría cristiana en Oriente Próximo. Hemos creado una Secretaría en el Gabinete para seguir la situación, y tenemos varios proyectos de ayuda en la región para que los cristianos puedan cubrir la educación de sus hijos, atender los gastos médicos y reconstruir sus casas. Queremos hacer todo lo posible para que no se vean obligados a abandonar la tierra en la que han vivido durante muchos siglos.

-No obstante, las instituciones europeas no comparten ese planteamiento, y les piden arrimar el hombro para el reparto de refugiados que ya están en Europa. Después del voto contra Hungría en el Parlamento Europeo ¿van a modificar en algo su legislación sobre el derecho de asilo?

-Es una cuestión de principio. Las cuestiones de inmigración -como las de educación- pertenecen a la soberanía de los Estados miembros de la Unión Europea, y por lo tanto ni el Parlamento Europeo ni la Comisión tienen derecho a imponernos su criterio. Nuestra posición en materia de inmigrantes ilegales es clara: nadie puede violar nuestras fronteras y entrar sin nuestro permiso. Además, estamos convencidos de que el reparto de inmigrantes ilegales tiene un efecto llamada, y de que la mejor manera de ayudar a las víctimas de las guerras en Oriente Próximo es hacerlo allí donde se encuentran. Lógicamente, mientras duren las guerras, los refugiados estarán en su mayoría en los países vecinos -Jordania, Líbano, Turquía o Irak-, pero creemos que la mejor manera de ayudarles es hacerlo en los lugares donde estén más cerca de sus casas, pensando en su retorno.

-¿Qué hacer con el millón y medio que se hacinan ya en Grecia e Italia? ¿No es justo repartirlos con el sistema de cuotas acordado por la Unión? ¿No aceptará Hungría siquiera a un grupo de ellos?

-El sistema de cuotas obligatorias es inaceptable para nosotros. Por varias razones. La primera es que no se puede aplicar. Por Hungría han pasado 400.000 refugiados. Si les asentamos hoy, ¿quién nos dirá que mañana no cogerán el portante para irse a Alemania, que es donde quiere ir la mayoría? Además va contra el sentido común; el sistema de cuotas es una invitación a que sigan viniendo emigrantes ilegales en oleadas, y a que nutran el negocio de los traficantes de seres humanos.

-Pero ese el acuerdo que tomaron los 28 Estados miembros…

-El Gobierno húngaro cree que ese pacto va contra las normas constitucionales de la UE, que establecen que no se pueda imponer a un Estado miembro quién debe residir en su territorio. Es una norma del Tratado de Dublín, que no puede ser reformada por una decisión del Consejo de Ministros de Justicia e Interior.

-Muchos califican de «xenófobo» al Gobierno de Viktor Orban por su rechazo a los refugiados. Budapest es una de las pocas capitales europeas que pregona querer defender los valores de una Europa de raíces cristianas ¿Cómo explicar la coherencia entre lo que predican y lo que hacen?

-La caridad consiste en ayudar a la gente allí donde se encuentra, y eso es lo que hacemos nosotros con nuestra ayuda concreta a proyectos en favor de las comunidades árabes más castigadas por las guerras. Cuando negociamos esos planes con los líderes de las iglesias locales, todos nos dicen lo mismo: «Por favor, no se lleven a Europa a nuestros cristianos, porque si lo hacen nuestras comunidades desaparecerán de Oriente Próximo». Por otro lado, nos parece vergonzoso que nos acusen de xenófobos, y se nos niegue el derecho a abrir un debate en Europa sobre el problema de la inmigración, donde cada uno exponga sus razones. ¿Qué clase de democracia es la que obliga a todos a pensar lo mismo, para evitar que se le cuelgue el estigma de xenófobo o antisemita?

Francisco De Andrés. ABC, España, 29-05-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, acudía a todos los actos sociales que se celebraban con el propósito de ‘colocar’ a sus hijas Francisca y Eugenia.

Durante una recepción en el Palacio del Elíseo, en 1849, el Presidente de la República Francesa, futuro Napoleón III, fijó sus ojos en su benjamina Eugenia, y quedó prendado de ella.

En un encuentro posterior, el maduro pretendiente quiso ir más allá con la joven, a la que llevaba 18 años de diferencia, y le preguntó cómo podría llegar hasta su alcoba. Sin inmutarse, Eugenia de Montijo contestó: -Por la Iglesia.

El 30 de enero de 1853, él ya convertido en Emperador de los franceses, Napoleón III y la bella española se casaron en la catedral de Notre Dame.

---------------------------------------------------------