Temas & Noticias



La comedia “The Square”, de Ruben Östlund, Palma de Oro en Cannes

La comedia “The Square”, de Ruben Östlund, Palma de Oro en Cannes

La comedia “The Square”, de Ruben Östlund, Palma de Oro en Cannes

En la rueda de prensa tras la lectura del palmarés, Almodóvar contó que nunca llegó a haber sangre en las deliberaciones, que fueron grandes charlas con criterios distintos pero “carentes de violencia”. Las mujeres que formaban parte del jurado reflexionaron sobre la falta de creadoras en las pantallas actuales.

El mundo occidental está completamente idiotizado; solo queda la constatación de la debacle y algún intento de rebelión. Eso cree el sueco Ruben Östlund (en la foto), que con su The Square ha ganado la Palma de Oro de la 70ª edición del Festival de Cannes. No hubo entre las 19 películas ninguna que destacara por encima del resto, y puede que ahí el jurado presidido por Pedro Almodóvar haya acertado al dar un poco a todas las mencionables. En el grupo de cabeza estaba The Square, con la que Östlund, a sus 43 años, entra en un grupo de elegidos, el de los realizadores con un galardón ansiado por todos los cineastas de arte y ensayo. Con su anterior película, Fuerza mayor, ganó el Premio del Jurado de la sección Una cierta mirada y rozó los Oscar. Ahí también había momentos de vergüenza ajena que en The Square son protagonizados por Christian, director artístico de un museo de arte contemporáneo, un padre cariñoso con sus hijas, un conductor de coches eléctricos y un hombre que apoya causas humanitarias. Pero a su alrededor se suceden acontecimientos —bastantes surrealistas— que van a ir en su contra y que subrayan su estupidez, una estupidez que en realidad es universal.

The Square engloba demasiadas ideas, y a Östlund le puede la ambición. Sin embargo, ha hecho una película política sobre la ceguera del mundo occidental, remarcable en los tiempos que corren. “Una de las grandes desgracias de la actualidad es la dictadura de lo políticamente correcto, y The Square habla de eso contando cómo sus protagonistas viven un infierno por ello”, analizó Almodóvar tras la entrega de la Palma de Oro.

Östlund, con la Palma en la mano, una especial con diamantes por el aniversario, recordó a otros suecos con tradición en Cannes, que además le influyen en su trabajo, “como Roy Andersson”. “Espero que con el premio llame la atención del público al contenido de la película, porque además para eso hacemos películas”, contaba sonriendo. “No he visto los otros filmes, pero el concurso estaba lleno de nombres a los que respeto un montón. Como Haneke; ahora bien, no voy a compartir esta palma con él”, remató entre carcajadas. Más en serio, sí encontró cierto paralelismo “entre el mundo del arte contemporáneo y el del cine”. “Aquí en Cannes he visto ejemplos simbólicos. Como que vi atropellar el otro día a un peatón en un paso de cebra, un sitio como la instalación The Square, la obra de arte que da nombre a la película en el que un ser humano debería de sentirse seguro. Y te aseguro que en Escandinavia nos tomamos muy en serio lo de los pasos de peatones”.

square

Joaquin Phoenix, premio a Mejor Actor en Cannes. 

Robin Campillo logra el Gran Premio del Jurado con su tercer largometraje, 120 pulsaciones por minuto, en el galardón más aplaudido desde el patio de butacas. En los tres filmes como realizador ha demostrado su talento con las conversaciones y las dinámicas de grupo: Les revennants (2004), sobre muertos que regresan a la vida normal y que inspiró la serie homónima de televisión francesa, y Eastern Boys (2013). En esta 120 pulsaciones por minuto ilustra la lucha, en la Francia de inicios de los noventa, cuando el sida ya lleva una década sembrando el miedo y la muerte, de los militantes de Act Up-Paris para sacar a los franceses de su indiferencia general. Y mientras protestan contra los laboratorios y la poca implicación del Gobierno de Mitterrand, surgen entre ellos historias de amor. “No puedo amar más esta película”, dijo Almodóvar. “Pero este es un jurado democrático y yo soy una novena parte de él. La mayor parte la amamos. Campillo cuenta la historia de los auténticos héroes de la lucha contra el sida”, remató entre lágrimas.

En ese dar algo a todos se entiende el Premio del Jurado a la estupenda Nelyubov, de Andréi Zyvagintsev, el realizador ruso que muestra en cada una de sus películas la debacle moral de su país. El galardón a mejor guion se lo repartieron ex aequo Giorgos Lanthimos, por The Killing of a Sacred Deer, y Lynne Ramsay, por You Were Never Really Here. El griego, asentado en el panorama internacional con rodajes en inglés, parecía esperar algo más con su historia de destinos marcados y muertes anunciadas. Más discutible fue el reconocimiento a la mejor dirección para Sofia Coppola por La seducción, niña bonita de Cannes, donde los Coppola andan a sus anchas. Dicho lo cual lo mejor es su realización hacia un cuento de hadas y el empoderamiento femenino. Coppola es la segunda mujer en la historia de Cannes en lograr este galardón.

El premio al mejor actor recayó en Joaquin Phoenix, por You Were Never Really Here. Sabia decisión para un intérprete que sustenta toda la historia a sus espaldas. Aquí, Phoenix, barbudo, pasado de peso, encarna a un veterano de guerra que debe rescatar a la hija de un senador. En el patio de butacas el estadounidense puso cara de no entender qué estaba pasando hasta que casi le empujaron a que recogiera el diploma con su esmoquin y sus converse.

Lo mismo ocurre con la labor de Diane Kruger en In the Fade: aparece en todos los fotogramas como una mujer que pide justicia tras el asesinato de su marido y su hijo en un atentado neonazi. Había pocas rivales que pudieran arrebatarle el premio a una actriz que, tras 18 años de carrera, habla en pantalla por primera vez en su lengua materna, el alemán. El jurado regaló un premio 70 aniversario para Nicole Kidman, que tenía en el certamen hasta cuatro trabajos distintos.

En la rueda de prensa tras la lectura del palmarés, Almodóvar contó que nunca llegó a haber sangre en las deliberaciones, que fueron grandes charlas con criterios distintos pero “carentes de violencia”. Las mujeres que formaban parte del jurado reflexionaron sobre la falta de creadoras en las pantallas actuales. Como dijo la directora alemana Maren Ade: “Tienen que verse más mujeres delante y detrás de la pantalla porque de esa manera la industria cinematográfica reflejará la sociedad actual”.

Sobre las ganas que el realizador español de descubrir una nueva Dolce Vita, Apocalypse Now o Viridiana, Almodóvar reculó: “Dije una locura en la rueda de prensa al inicio, al de comparar con Coppola. “Cuando vi Viridiana era un niño y sentí un impacto inmenso, y en este festival he vuelto a vivir ese golpe. He visto más de una película que me ha impresionado muchísimo. Pero vamos a no comparar con grandes maestros. Necesitamos tiempo para poner en su sitio las películas actuales”.

PALMARÉS

Palma de Oro: The Square, de Ruben Östlund.

Gran Premio del Jurado: 120 pulsaciones por minuto, de Robin Campillo.

Premio del Jurado: Nelyubov, de Andréi Zyvagintsev.

Mejor dirección: Sofia Coppola, por La seducción.

Mejor actor: Joaquin Phoenix, por You Were Never Really Here.

Mejor actriz: Diane Kruger, por In the Fade.

Mejor guion: ex aequo para Giorgos Lanthimos, por The Killing of a Sacred Deer y para Lynne Ramsay por You Were Never Really Here.

Mejor cortometraje: A Gentle Night, de Qiu Yang.

Premio 70 aniversario para Nicole Kidman.

Cámara de Oro: Jeune Femme, de Léonor Serraille.

Premio FIPRESCI de la competición: 120 pulsaciones por minuto, de Robin Campillo.

Mejor película de Una cierta mirada: Lerd, de Mohammad Rasoulof.

Mejor película de la Quincena de Realizadores: ex aequo Un beau soleil intérieur, de Claire Denis, y L’Amant d’un jour, de Philippe Garrel.

Mejor película de la Semana de la Crítica: Makala, de Emmanuel Gras.

Para el año que viene el certamen deberá plantearse varios aspectos de su selección y de su funcionamiento: ¿seguirá el veto a Netflix, que no a Amazon (que hasta ha rascado premio este año gracias a Phoenix)? ¿Son necesarias tantas medidas de seguridad, que han impedido el trabajo de los acreditados y el cumplimiento de los horarios de las proyecciones? ¿Proseguirá con sus elecciones de películas de grandes nombres por encima de filmes destacables? ¿Alguna vez volverá el cine español al concurso? Thierry Fremáux tiene la palabra.

Gregorio Belinchón. EL PAÍS, España, 28-05-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------