Temas & Noticias



El Supremo confirma la condena de 21 meses para Messi

El Supremo confirma la condena de 21 meses para Messi

El Supremo confirma la condena de 21 meses para Messi
mayo 25

El Alto Tribunal ratifica la sentencia de la Audiencia de Barcelona contra el azulgrana por tres delitos contra la Hacienda Pública

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 21 meses de prisión y multa de 2.093.000 euros que la Audiencia Provincial de Barcelona le había impuesto al jugador argentino Lionel Messi por tres delitos de fraude fiscal, si bien rebaja la de su padre de 21 meses de prisión a 15 (ambos en la foto).

El tribunal los había condenado por haber defraudado 4,1 millones de euros a Hacienda en la gestión de los ingresos de explotación de los derechos de imagen del futbolista mediante un entramado de sociedades interpuestas, si bien ellos recurrieron la sentencia ante el Alto Tribunal, que ha adoptado la decisión a puerta cerrada.

De este modo, se confirma la pena al futbolista por tres delitos de fraude a Hacienda cometidos en sus declaraciones de la renta entre los años 2007 y 2009. La pena es de un año y nueve meses de prisión por lo que ninguno de los dos ingresará en la cárcel. En cuanto a la reducción de la condena impuesta a su padre, el Supremo ha apreciado una atenuante de reparación de daño por la devolución a Hacienda del dinero defraudado por su hijo.

La sentencia que resuelve el recurso incluye dos votos particulares, la de los magistrados Luciano Varela y Andrés Palomo, que consideran que el delito fiscal debió considerarse como continuado. En el mismo sentido se pronuncia el voto concurrente de Alberto Jorge Barreiro, otro de los cinco magistrados que formaron la Sala que ha tomado la decisión, y que también ha cuestionado que los asesores del futbolista fueran excluidos de la acusación.

ABC, Madrid, 24-05-2017

El Supremo confirma la condena de 21 meses para Messi

El Alto Tribunal ratifica la sentencia de la Audiencia de Barcelona contra el azulgrana por tres delitos contra la Hacienda Pública

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 21 meses de prisión y multa de 2.093.000 euros que la Audiencia Provincial de Barcelona le había impuesto al jugador argentino Lionel Messi por tres delitos de fraude fiscal, si bien rebaja la de su padre de 21 meses de prisión a 15 (ambos en la foto).
El tribunal los había condenado por haber defraudado 4,1 millones de euros a Hacienda en la gestión de los ingresos de explotación de los derechos de imagen del futbolista mediante un entramado de sociedades interpuestas, si bien ellos recurrieron la sentencia ante el Alto Tribunal, que ha adoptado la decisión a puerta cerrada.
De este modo, se confirma la pena al futbolista por tres delitos de fraude a Hacienda cometidos en sus declaraciones de la renta entre los años 2007 y 2009. La pena es de un año y nueve meses de prisión por lo que ninguno de los dos ingresará en la cárcel. En cuanto a la reducción de la condena impuesta a su padre, el Supremo ha apreciado una atenuante de reparación de daño por la devolución a Hacienda del dinero defraudado por su hijo.

La sentencia que resuelve el recurso incluye dos votos particulares, la de los magistrados Luciano Varela y Andrés Palomo, que consideran que el delito fiscal debió considerarse como continuado. En el mismo sentido se pronuncia el voto concurrente de Alberto Jorge Barreiro, otro de los cinco magistrados que formaron la Sala que ha tomado la decisión, y que también ha cuestionado que los asesores del futbolista fueran excluidos de la acusación.

ABC, Madrid, 24-05-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------