Temas & Noticias



EN DEFENSA DE MACRON

EN DEFENSA DE MACRON

EN DEFENSA DE MACRON

Lillian Calm escribe: “…llamé por teléfono a una amiga cuya ironía suele ser algo cáustica. Me dijo: “Seguramente Evo quiere ir a defender a Macron” (Emmanuel Macron acababa de ser elegido Presidente de Francia). Le contesté a mi amiga: “Y se va a encontrar con el océano Pacífico”. Esta conversación entre ella y yo, que de buenas a primeras nadie entiende, hace mucho sentido”.

Nunca he comprendido mayormente el surrealismo, pero el otro día me vi enfrentada a una de sus más genuinas expresiones. Por una información radial me impuse de que el Presidente de Bolivia Evo Morales había movilizado sus tropas de elite (así, de elite,  las llaman en el país altiplánico) a la frontera con Chile.

Si bien noticias así pueden ser alarmantes, en el caso de Evo las interpreté como una manifestación de surrealismo, de esa corriente en que nada encaja con nada.

De inmediato llamé por teléfono a una amiga cuya ironía suele ser algo cáustica. Me dijo: “Seguramente Evo quiere ir a defender a Macron” (Emmanuel Macron acababa de ser elegido Presidente de Francia).

Le contesté a mi amiga: “Y se va a encontrar con el océano Pacífico”.

Esta conversación entre ella y yo, que de buenas a primeras nadie entiende, hace mucho sentido.

Tanto ella como yo leímos en su momento la biografía de Mariano Melgarejo, de Max Daireux, y también otros libros sobre ese mandatario altiplánico que son difíciles de olvidar. Tanto que yo suelo releerlos y vuelvo sobre él en muchas de mis columnas. Como, por ejemplo, ahora.

Mariano Melgarejo fue presidente de Bolivia vía golpe de Estado desde fines de 1864 hasta principios de 1871. En otras palabras, cuando en Chile gobernaba José Joaquín Pérez, hombre culto que había sido parlamentario, diplomático y ministro de Manuel Bulnes, en Bolivia era presidente Melgarejo, que de culto no tenía nada. Tan poco que sus anécdotas han llegado hasta ahora, a través de la pluma de diferentes historiadores, pero es tal su fantasía que me imagino que lo objetivo tiene que estar algo teñido de leyenda. Por el bien de Bolivia espero que así sea.

Pero autores tan variados como Tomás O’Connor D’Arlach,  en su libro “Dichos y hechos del General Melgarejo”; Max Daireaux, con simplemente “Melgarejo”; Alcides Arguedas en “Los caudillos bárbaros” y otros han dejado para la posteridad las andanzas de ese mandatario.

Cuentan que cuando Prusia invadió Francia (Melgarejo era gran admirador de Francia), le pidió a uno de sus altos mandos enviar tropas bolivianas para colaborar en la defensa de París (sic), aunque él no localizaba muy bien en el mapa dónde quedaba la capital gala. Cuando el general del alto mando le advirtió que demorarían mucho en cruzar el océano Atlántico, Su Excelencia le respondió con furia: “No sea tonto! ¡Tomaremos un atajo!”.

Esto hace sentido con la ironía de mi amiga. Ella insinuó que seguramente Evo mandaba ahora sus tropas para defender a Emmanuel Macron, pero yo le refuté que quizás, como las movilizó hacia el oeste, se iban a topar con el Pacífico.

No puedo dejar de evocar otras peripecias de Melgarejo. Alguien lo sorprendió leyendo el diario al revés. Se lo hizo ver. Simplemente respondió: “¡El que sabe leer, lee no más!”.

Asimismo distinguió con los más altos honores -que no le otorgó a ninguno de sus otros colaboradores- a su caballo Holofernes. Max Daireux cita a Melgarejo: “Holofernes es más inteligente que todos esos tipos que están ahí reunidos: ministros, funcionarios, obispos y generales. Es él quien gana mis batallas, pues como puede verse mi cabeza es chica, mientras que la de él es muy grande. Por eso yo lo dejo pensar por los dos”.

Tomas O’Connor D’Arlach  consigna en su obra sobre el mandatario boliviano: “Una tarde de 1871, durante un gran banquete en el palacio de gobierno de La Paz, Melgarejo cansado de oír tantos brindis que sus cortesanos le dirigían, saturados de adulación y bajeza, dijo a éstos: ‘Señores. Creo que bastante han bebido ya ustedes a mi salud. Ahora les pido una copa a la salud de mi Holofernes’. Acto seguido hizo sacar al caballo de la caballeriza y aquellos hombres brindaron por el caballo Holofernes. Además pidió que uno de los invitados diera con mano propia, el forraje para el cuadrúpedo”·.

No sé por qué caí en Melgarejo. Me salí del tema inicial,  ya que al comienzo de esta columna comentaba que el actual mandatario boliviano, Evo Morales, había movilizado sus tropas de elite a la frontera con Chile. A veces uno sin querer se va del tema que está tratando. Achaquémoslo a puro surrealismo.

Lillian Calm

Periodista

Temas y Noticias

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Loving Vincent - Trailer 2016 (web)
¿Qué es la felicidad?
el collar

Humor

El ex presidente argentino Fernando De La Rua le pidió al fotógrafo oficial de la Casa de Gobierno que todos los años le sacara una foto sentado en el sillón de su despacho para ver cómo se envejece en el poder. No llego a cumplir los 2 años de gobierno, porque renuncio a su cargo durante una crisis institucional.

--------------------------------------------------------------------------------

El Presidente mexicano Calles, consultó en 1929 con su par norteamericano sobre quién consideraba conveniente para sucederlo en la Presidencia de la República: Pascual Ortiz Rubio, José Vasconcelos, el general Pedro Rodríguez Triana o el Licenciado Aarón Sáenz. El presidente norteamericano contestó:

- “I don’t know”

Lo que Calles supuestamente interpretó como: “Aarón no”, con lo cual resultó favorecido Pascual Ortiz Rubio.

---------------------------------------------------------------------