Temas & Noticias



Renovación en la CUT

Renovación en la CUT

Renovación en la CUT

El reconocimiento de las impugnaciones al proceso de elecciones en la multigremial implica que su dirigencia perdió toda validez ante sus representados y la sociedad como conjunto

El fin de semana, La Tercera publicó un escrito presentado ante el Primer Tribunal Electoral de la Región Metropolitana, que reconoció que sí hubo irregularidades en las polémicas elecciones del año pasado de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). “Vengo en allanarme de las impugnaciones interpuestas en estos autos por compartir las alegaciones de los demandantes en cuanto a la nulidad de la elección realizada con fecha 26 de agosto de 2016 y, por ende, la necesidad de efectuar nueva elección de Consejo Directivo para la CUT”, dice el documento firmado por la actual presidenta de la Central, Bárbara Figueroa.

Los comicios de 2016 estuvieron marcados por acusaciones de alteración de padrones, votantes inhabilitados, falsificaciones de certificados y pérdida de material electoral. Ello derivó en la presentación de dos recursos en la justicia electoral.

Hasta el momento sólo se tenían sospechas fundadas, denuncias de terceros o de personas que habían participado del proceso. Ahora, en cambio, ya es un hecho reconocido. Es por ello que ante este nuevo escenario, es difícil considerar a la CUT como un interlocutor válido ante el Gobierno o el empresariado. Por el bien de los trabajadores a quienes dice representar, resulta conveniente -y prudente- que la actual directiva dé un paso al costado. Esto, por cuanto la elección de la dirigencia, encabezada por Bárbara Figueroa, está viciada, por lo cual su figura no representa a los trabajadores. Es de esperar que se llame en el más corto plazo a nuevas elecciones, bajo un nuevo proceso que dé las garantías necesarias a quienes quieran competir por liderar la multigremial. La voz de los trabajadores es muy relevante en la construcción de políticas públicas, como para que por actos irregulares ella pierda validez.

PULSO, 10-05-2017

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------