Temas & Noticias



Creador de La Ballena Azul: “Estaba limpiando nuestra sociedad”

Creador de La Ballena Azul: “Estaba limpiando nuestra sociedad”

Creador de La Ballena Azul: “Estaba limpiando nuestra sociedad”
mayo 11

El “juego” de la Ballena Azul ha activado la alerta de la policía y padres, tanto a nivel nacional como internacional. Consiste en que los niños y adolescentes realicen desafíos que escalan en peligrosidad hasta completar 50 etapas. Esta última es el suicidio. 

Entre las pruebas se encuentran saltar al vacío desde grandes alturas, ver películas de terror por largas horas, autolesionarse o permanecer largos períodos despiertos.

Esto funciona a través de un administrador que entrega las órdenes a través de las redes sociales y cada vez que se realice una etapa, se debe enviar una fotografía para comprobarlo.

Quien estuvo detrás de la creación de este “juego” es Philipp Budeikin, un ruso de 21 años y se supo de su detención el 15 de noviembre del año pasado. Estudió psicología, pero al tercer año fue expulsado de la universidad.

A través de una entrevista al medio ruso Saint Peterburg.ru, da a conocer la historia de la Ballena Azul y explicó qué lo motivó a conducir a la gente al suicidio.

En la conversación se le preguntó si en realidad estaba empujando a los adolescentes a la muerte, a lo que el joven respondió: “Sí, realmente lo hice”. “Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, compresión y comunicación”, agregó.

Explicó que dividió a las personas que participaban en dos grupos: en “gente” y “residuos biodegradables”. “Ellos (estos últimos) son los que no tienen ningún valor para la sociedad, o solo harán daño a la sociedad. Estaba limpiando nuestra sociedad de tales personas“, confesó.

Contó que este “juego” lo inició en el 2013 con el “F57”, uno de los nombres del “grupo de la muerte” de la red social VKontakte, parecido al Facebook. “Pensé a través del concepto del proyecto, los niveles y etapas específicas. Fue necesario separar la gente normal a partir de residuos biodegradables”.

En la conversación, explica que cuando se contactaba a través de Skype con las personas, ocupaba el “trance” para seducirlos a realizar los desafíos. 

Las investigaciones en Rusia sobre este tema se iniciaron en diciembre del 2013 y finalizaron el 2016 con su detención. Se le acusa de haber creado ocho comunidades virtuales que defendían abiertamente el suicidio, explicó el medio ruso.

EMOL, 05-05-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------