Temas & Noticias



Celebración de los 90 años del Papa Benedicto

Celebración de los 90 años del Papa Benedicto

Celebración de los 90 años del Papa Benedicto

El Papa emérito disfrutó unos minutos en la puerta de su casa de la música, los bailes y los trajes típicos de su tierra

“Baviera es bella en la naturaleza; pero especialmente bella también por las torres de sus iglesias, por las casas con sus balcones llenos de flores, por la gente, que es buena. Es bella, porque se conoce a Dios, y se sabe que Él ha creado el mundo, que es justo, cuando le damos forma junto con Él. Os agradezco de todo corazón por esta presencia de Baviera, que me traéis. Una Baviera que está abierta al mundo, que es vivaz y alegre. Pero que puede serlo precisamente porque tiene en la fe su raíz y fundamento” (Benedicto XVI, 17 de abril de 2017)

El 16 de abril, Domingo de Pascua, Benedicto XVI cumplió años. Las celebraciones se aplazaron al Lunes de Pascua y fueron muy sencillas y reservadas: al Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano acudió una pequeña delegación de Baviera.

Con ese motivo, recogemos el testimonio de Mons. Georg Gänswein, Prefecto de la Casa Pontificia, que sigue de cerca a Benedicto XVI, y que nos cuenta cómo vive las jornadas del Papa emérito.

La entrevista es de Radio Horeb, emisora católica alemana.

¿Cómo es la vida diaria del Papa emérito?

La vida en el Monasterio es muy ordenada: no es un misterio para nadie que al Papa Benedicto le gusta el orden. El desarrollo de la jornada está muy estructurado, muy claro, y eso también ayuda a vivirla bien. Una de las afirmaciones del Papa Benedicto, al final de su pontificado, fue que no se retiraba “a una vida privada”, o sea, para hacer lo que le habría gustado hacer, sino que “subiría al monte” (una imagen que recuerda a Moisés), que se retiraría para rezar −según sus fuerzas, sus convicciones y sus capacidades− por su sucesor, por la Iglesia y por el mundo. Y eso es precisamente lo que hace. La vida es una mezcla de oración, estudio, visitas, escuchar música, la Misa, paseos, meditaciones, reposo y también la preparación para el encuentro con el Señor. Veo que Benedicto vive muy serenamente esta decisión suya.

¿Se mueve bien todavía?

Eso es lo más débil de su cuerpo. En realidad, tiene dificultad para caminar y por eso, desde hace algún tiempo, se ayuda con un andador: así tiene más estabilidad, más seguridad y se mueve mejor.

¿Cómo lleva el Papa Benedicto estos años que van pasando?

Hasta ahora, no le he oído quejarse… A veces dice: “Es verdad, antes lo hacía mucho más velozmente, conseguía hacer esto y lo otro en tal tiempo; hoy para hacer las mismas cosas me hace falta mucho, mucho más tiempo”. Pero eso lo dice más en tono de broma.

¿Qué ha aprendido usted del Papa Benedicto?

He aprendido sobre todo que la fe es un don, que es un don que da alegría; que la fe es una ayuda para llevar mejor el peso que debo cargar, y que no debo sentirla como un peso que llevo sobre mis hombros.

¿El Papa Francisco sigue pidiendo consejo al Papa Benedicto?

No es un secreto para nadie que los dos tienen una buena relación y que el Papa Francisco va regularmente a ver a Benedicto; se quedan los dos solos, hablan… Las visitas no tienen una cadencia fija. Normalmente, con ocasión de aniversarios personales, o antes o después de un viaje, el Papa Francisco va de visita, o bien hablan por teléfono o llega una carta… No hay una estructura preestablecida, es más bien un evento “carismático”.

Escrito por Georg Gänswein

Fuente: horeb.org / romereports.com.

Traducción de Luis Montoya.

ALMUDI, 18-04-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Paseaban por el campus de la Universidad de Princeton el matemático Oswald Veblen y el periodista del Manchester Guardian J. G. Crowther.

– Allí viene Einstein, debe Ud. conocerle, dijo el matemático.

Se acercaron y Veblen lo presentó como “el corresponsal científico del Manchester Guardian”. Einstein se inclinó y dijo:

– El Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo.

Cuando el periodista regresó a Londres, uno de los ejecutivos del diario le preguntó si había oído ciertos rumores sobre Einstein.

– ¿Qué rumores?

– Corre el rumor en Fleet Street de que se ha vuelto loco.

– Si es así – dijo Crowther – es una desgracia para el Manchester Guardian.

– ¿Qué quiere decir?

– Le conocí hace poco y me dijo “el Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo”.

– ¡Oh!, - contestó el ejecutivo- es evidente que nuestra información es incorrecta.

-----------------------------------------------------