Temas & Noticias



Solo el fin del mundo

Solo el fin del mundo

Solo el fin del mundo

Director y guionista: Xavier Dolan. Intérpretes: Gaspard Ulliel, Marion Cotillard, Vincent Cassel, Léa Seydoux, Nathalie Baye. 97 min. Adultos.

Adaptación de la obra de teatro homónima de Jean-Luc Lagarce (1957-1995), muerto prematuramente de sida. De temática personal y medianamente autobiográfica, el canadiense Xavier Dolan la ha encontrado también próxima. El film describe el regreso a casa de Louie, tras doce años de ausencia. Escritor afamado y homosexual, se está muriendo de una enfermedad innombrada que su familia ignora. Ellos están asombrados de que haya propiciado una reunión familiar, pero lejos de convertirse aquello en ocasión idónea para conseguir algo parecido a la reconciliación, enseguida saltan chispas de resquemores e incomprensiones, que dificultan expresar lo que sienten unos y otros, sincerarse.

Dolan tiene el mérito de aportar una puesta en escena –fotografía, juegos de luces, breves flash-backs, inserciones musicales…– que, sin ocultar el origen teatral de su propuesta, convierte la experiencia en cinematográfica. No obstante, las reacciones de los personajes a veces parecen exageradas, y como la idea es mantener al espectador en la oscuridad de qué ha envenenado las relaciones, y sólo sugerir que algo terrible sucedió, el conjunto a veces se antoja un tanto impostado, a pesar del buen hacer actoral de todo el reparto.

José María Aresté. ACEPRENSA

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)
¿Qué es la felicidad?

Humor

Cuando el Presidente Ramón Barros Luco removió a un gobernador provincial por no cumplir cabalmente con sus deberes, el funcionario le envió un telegrama diciendo:

-Las sociedades obreras y las personas más importantes me piden que me quede

A lo que el presidente contesto con un simple:

-No les haga caso.

---------------------------------------------------------------------

En una de sus tantas correrías nocturnas, Manuel Rodríguez Erdoíza era perseguido por un piquete de Talaveras de la Reina, lo que le obligó a refugiarse en una iglesia. Cuando el capitán de los Talaveras llamó a la puerta del templo, un fraile franciscano le abrió la puerta y lo recibió con mucha amabilidad.

Después de la búsqueda, los soldados se retiraron previa bendición del fraile... que no era otro que el mismísimo Manuel Rodríguez.

---------------------------------------------------------------------