Temas & Noticias



Qué significa el gesto con 4 dedos que hace Erdogan en cada aparición

Qué significa el gesto con 4 dedos que hace Erdogan en cada aparición

Qué significa el gesto con 4 dedos que hace Erdogan en cada aparición

El ‘signo de la rabia’, también llamado ‘rabaa’ o ‘R4BIA’ y muy popularizado en redes sociales, ha servido al presidente turco para marcar su posición favorable a los Hermanos Musulmanes, organización política considerada como terrorista desde que el presidente de los egipcios es Abdel Fatah al Sisi (jefe de las fuerzas armadas del golpe de Estado de 2013) y a la que pertenecía Morsi, apoyado desde Ankara.

La última ocasión en la que se ha visto al presidente turco Recep Tayyip Erdogan haciendo un gesto con la mano derecha es reciente, tras el resultado del referéndum celebrado en Turquía el domingo y con el que ha conseguido reforzar su poder aunque sea por el mínimo. Cada aparición de Erdogan deja una imagen en la que se le ve mostrando cuatro dedos de esa mano estirados y el pulgar contra la palma. ¿Qué significa?

El gesto surgió de las protestas de agosto de 2013 que ocurrieron en Egipto, concretamente en la plaza Rabaa al-Adawiya, y que protagonizaron los partidarios de Mohamed Morsi -derrocado en julio por un golpe militar el 3 de julio de ese año- y que acabaron con varios centenares de muertos.

El ‘signo de la rabia’, también llamado ‘rabaa’ o ‘R4BIA’ y muy popularizado en redes sociales, ha servido al presidente turco para marcar su posición favorable a los Hermanos Musulmanes, organización política considerada como terrorista desde que el presidente de los egipcios es Abdel Fatah al Sisi (jefe de las fuerzas armadas del golpe de Estado de 2013) y a la que pertenecía Morsi, apoyado desde Ankara.

Más allá del sentido inicial

Prohibido por El Cairo, Erdogan insiste en repetir el gesto en sus apariciones públicas. Y no solo él. Los defensores del presidente turco también exhiben el signo de la rabia como apoyo a su presidente y a la causa que defiende, porque el gesto tiene mayor significado político que cuando apareció.

Además de simpatía hacia los Hermanos Musulmanes vetados en Egipto, Erdogan expresa con esos cuatro dedos al alza su postura contraria a la actuación de Rusia en la guerra siria, donde Erdogan es contrario a Al Asad mientras que El Cairo sigue a Moscú.

Desde el 9 de julio de 2014, una organización afín a los Hermanos Musulmanes nombró el 14 de agosto como el ‘Día Mundial de la Rabia’. Morsi fue presidente de Egipto del 30 de junio de 2012 hasta el 3 de julio de 2013, día que fue detenido y condenado a cadena perpetua en noviembre de 2016, tras anularse la condena a muerte dictada por el Tribunal Penal de El Cairo en mayo de 2015.

gesto

ABC, Madrid, 19-04-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------