Temas & Noticias



¿Por qué se desatan los cordones de los zapatos?

¿Por qué se desatan los cordones de los zapatos?

¿Por qué se desatan los cordones de los zapatos?

Una investigación revela las fuerzas que provocan que los nudos del calzado se deshagan por sí mismos

Ya sea mientras caminamos o mientras corremos, los cordones de los zapatos tienen una fastidiosa tendencia natural a desatarse. Ahora, científicos de la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.) han descubierto la combinación de fuerzas que, tarde o temprano, acaba con los nudos más fuertes.

Al andar o correr, la fuerza con la que cada uno de nuestros pasos golpea el suelo repercute en los cordeles del calzado. El impacto contra el pavimento estira y afloja alternativamente los nudos, mientras el vaivén provoca latigazos en los extremos libres de los cordones. En conjunto, el movimiento es como una mano invisible que tira una y otra vez del lazo hasta que termina deshaciéndose. Es lo que concluyen los investigadores en un artículo publicado hoy en la revista Proceedings of the Royal Society A.

“Si puedes empezar a entender el lazo de los zapatos, puedes comenzar a aplicarlo a otras cosas, como el ADN o microestructuras, que fallan bajo fuerzas dinámicas”, declara en un comunicado de la Universidad de Berkeley Christopher Daily-Diamond, coautor de la investigación. Además, añade, “es el primer paso para entender por qué ciertos nudos son mejores que otros, algo que nadie había hecho realmente”.

LA VANGUARDIA, Barcelona, 12-04-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------