Temas & Noticias



¿Por qué se desatan los cordones de los zapatos?

¿Por qué se desatan los cordones de los zapatos?

¿Por qué se desatan los cordones de los zapatos?

Una investigación revela las fuerzas que provocan que los nudos del calzado se deshagan por sí mismos

Ya sea mientras caminamos o mientras corremos, los cordones de los zapatos tienen una fastidiosa tendencia natural a desatarse. Ahora, científicos de la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.) han descubierto la combinación de fuerzas que, tarde o temprano, acaba con los nudos más fuertes.

Al andar o correr, la fuerza con la que cada uno de nuestros pasos golpea el suelo repercute en los cordeles del calzado. El impacto contra el pavimento estira y afloja alternativamente los nudos, mientras el vaivén provoca latigazos en los extremos libres de los cordones. En conjunto, el movimiento es como una mano invisible que tira una y otra vez del lazo hasta que termina deshaciéndose. Es lo que concluyen los investigadores en un artículo publicado hoy en la revista Proceedings of the Royal Society A.

“Si puedes empezar a entender el lazo de los zapatos, puedes comenzar a aplicarlo a otras cosas, como el ADN o microestructuras, que fallan bajo fuerzas dinámicas”, declara en un comunicado de la Universidad de Berkeley Christopher Daily-Diamond, coautor de la investigación. Además, añade, “es el primer paso para entender por qué ciertos nudos son mejores que otros, algo que nadie había hecho realmente”.

LA VANGUARDIA, Barcelona, 12-04-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)
¿Qué es la felicidad?

Humor

Cuando el Presidente Ramón Barros Luco removió a un gobernador provincial por no cumplir cabalmente con sus deberes, el funcionario le envió un telegrama diciendo:

-Las sociedades obreras y las personas más importantes me piden que me quede

A lo que el presidente contesto con un simple:

-No les haga caso.

---------------------------------------------------------------------

En una de sus tantas correrías nocturnas, Manuel Rodríguez Erdoíza era perseguido por un piquete de Talaveras de la Reina, lo que le obligó a refugiarse en una iglesia. Cuando el capitán de los Talaveras llamó a la puerta del templo, un fraile franciscano le abrió la puerta y lo recibió con mucha amabilidad.

Después de la búsqueda, los soldados se retiraron previa bendición del fraile... que no era otro que el mismísimo Manuel Rodríguez.

---------------------------------------------------------------------