Temas & Noticias



Las propuestas previsionales de Bachelet y Piñera frente a frente

Las propuestas previsionales de Bachelet y Piñera frente a frente

Las propuestas previsionales de Bachelet y Piñera frente a frente

La Mandataria propone que las empresas paguen el 5% de las cotizaciones, que irían en parte al empleado y en parte a un sistema de reparto colectivo; y quiere crear una entidad estatal para administrar los fondos. El ex Presidente, en cambio, plantea una cotización del 4% que vaya íntegramente al trabajador y que administren las AFP. Entre otras medidas.

El movimiento “No+AFP” no ha podido eliminar el sistema de capitalización individual que existe en Chile hace casi cuatro décadas, pero sí logró movilizar a la Presidenta Michelle Bachelet para anunciar una completa reforma al sistema previsional, que no estaba en el programa de gobierno.

Apenas 48 horas después de que el comité técnico presidencial entregara sus conclusiones sin acuerdo transversal, la Mandataria anunció en Cadena Nacional el miércoles que las empresas pagarán un 5% adicional en la cotización del trabajador, del cual el 3% irá a la cuenta del empleado beneficiado pero el restante 2% a un fondo común de reparto para financiar otras pensiones.

Según los cálculos del gobierno, dichos recursos permitirán subir en 20%, en promedio, los montos de las actuales pensiones de vejez, y en 50% las pensiones futuras de los actuales cotizantes.

En una polémica decisión, Bachelet creará una entidad estatal que administrará dichos recursos, que se estiman en US$3.700 millones por año, y cobrará un 0,3% de costo de administración a los trabajadores.

En cambio, desechó a las AFP como administradoras de los fondos, que sería sin costo para los empleados, por razones “de política y de legitimidad”, según admitió el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien prometió que el proyecto de ley ingresaría al Congreso durante los próximos tres meses.

Entre otros anuncios, los afiliados tendrían participación en la definición de las políticas de inversión y la solución de “conflictos de interés” en AFP, y  una “comisión de usuarios” participaría en nombramiento de directores en las empresas en las que las AFP invierten los fondos de pensión.

La propuesta de Sebastián Piñera

La propuesta de Bachelet tiene importantes diferencias con los cambios que propone al sistema de pensiones chileno el candidato presidencial, Sebastián Piñera.

Piñera contempla aumentar la tasa obligatoria de cotización en cuatro puntos porcentuales, de cargo exclusivo del empleador, pero irían completamente a las cuentas individuales de cada trabajador, en vez de los tres que quiere la Mandataria.

“Esta medida implicaría en régimen un aumento de las pensiones cercano al 40%, es decir, una persona que jubile con $250 mil pesos, podría ver incrementada su pensión a $350 mil”, sostiene su propuesta, que entregó el año pasado al Gobierno.

También propone estimular la extensión voluntaria de la vida laboral, aumentando el Aporte Previsional Solidario de vejez cuando se postergue la edad de jubilación. Por cada año adicional de postergación de la edad de jubilación podría aumentar el monto de la pensión casi un 6%. En tres años se podría obtener un aumento de la pensión cercano al 20%, según el ex Presidente.

Respecto del sistema solidario de pensiones, que financia el estado a más de 1,2 millones de adultos mayores vulnerables con el 0,7% del PIB, Sebastián Piñera plantea subir la cifra al 1% del PIB en un plazo gradual  para aumentar dicha pensión, junto al aporte previsional solidario, en 40%.

Subsidios para los adultos mayores

Sobre las AFP, el ex Mandatario quiere mejorar la competencia, gobernanza y alternativas de inversión de los fondos de pensiones, de forma de reducir costos, bajar comisiones e incrementar la rentabilidad de los fondos de pensiones. Además, a diferencia de Bachelet, propone que las AFP administren el 4% adicional que pondrán las empresas.

Crear un subsidio al empleo de los adultos mayores, similar al existente para jóvenes y mujeres es otra de las medidas, al igual que equiparar la edad de jubilación entre hombres y mujeres, ya que mejorarían las pensiones de éstas últimas en 48%.

“Las medidas propuestas apuntan a incrementar en forma significativa los montos de las pensiones, tanto la de los trabajadores activos como la de aquellos que ya jubilaron. Para lograrlo, lo que hoy se requiere es perfeccionar y fortalecer nuestro sistema mixto de pensiones, a partir de una estrategia que combine el esfuerzo y compromiso, gradual pero significativo, de los cuatro grandes actores del sistema: Empleadores, Trabajadores, Estado y AFP”, asegura el ex Mandatario.

Uziel Gómez P. EL LIBERO, 15-04-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------