Temas & Noticias



Los pitufos: en la aldea perdida

Los pitufos: en la aldea perdida

Los pitufos: en la aldea perdida

Tercera entrega, mejor que las anteriores, de esta saga infantil, esta vez con una animación muy imaginativa.

Como todos saben, Pitufina no es ciento por ciento pitufo: fue fabricada por el infame mago Gargamel. En esta aventura Pitufina se pregunta quién es y, mientras busca una respuesta, encuentra un mapa que la conducirá, junto con sus amigos Pitufo Filósofo, Pitufo Torpe y Pitufo Fortachón, a través de mil peligros, a la misteriosa aldea que esconde el mayor secreto de la historia de los pitufos.

A la tercera va la vencida, y este tercer largometraje de los pitufos que presenta Sony abandona la mezcla de humanos y personajes generados por ordenador, y opta por la animación pura y simple. El resultado es superior a las dos entregas anteriores: da más juego a los protagonistas y a la imaginación de los animadores, de modo que en las escenas del bosque se puede apreciar semejanzas con Trolls, aunque esta película no sea tan musical. Pues los pitufos siempre tienen que derrotar al malvado Gargamel, y contar una historia positiva llena de valores.

La animación es buena y el ritmo intenso, no deja un momento de respiro. Muchas escenas han sido pensadas expresamente para el 3D. Hay que recordar que se trata de una historia destinada a los más pequeños, y tiene menos interés para los adultos que no sean aficionados en estos simpáticos personajes azules.

 

ACEPRENSA

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Paseaban por el campus de la Universidad de Princeton el matemático Oswald Veblen y el periodista del Manchester Guardian J. G. Crowther.

– Allí viene Einstein, debe Ud. conocerle, dijo el matemático.

Se acercaron y Veblen lo presentó como “el corresponsal científico del Manchester Guardian”. Einstein se inclinó y dijo:

– El Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo.

Cuando el periodista regresó a Londres, uno de los ejecutivos del diario le preguntó si había oído ciertos rumores sobre Einstein.

– ¿Qué rumores?

– Corre el rumor en Fleet Street de que se ha vuelto loco.

– Si es así – dijo Crowther – es una desgracia para el Manchester Guardian.

– ¿Qué quiere decir?

– Le conocí hace poco y me dijo “el Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo”.

– ¡Oh!, - contestó el ejecutivo- es evidente que nuestra información es incorrecta.

-----------------------------------------------------