Temas & Noticias



Los pitufos: en la aldea perdida

Los pitufos: en la aldea perdida

Los pitufos: en la aldea perdida

Tercera entrega, mejor que las anteriores, de esta saga infantil, esta vez con una animación muy imaginativa.

Como todos saben, Pitufina no es ciento por ciento pitufo: fue fabricada por el infame mago Gargamel. En esta aventura Pitufina se pregunta quién es y, mientras busca una respuesta, encuentra un mapa que la conducirá, junto con sus amigos Pitufo Filósofo, Pitufo Torpe y Pitufo Fortachón, a través de mil peligros, a la misteriosa aldea que esconde el mayor secreto de la historia de los pitufos.

A la tercera va la vencida, y este tercer largometraje de los pitufos que presenta Sony abandona la mezcla de humanos y personajes generados por ordenador, y opta por la animación pura y simple. El resultado es superior a las dos entregas anteriores: da más juego a los protagonistas y a la imaginación de los animadores, de modo que en las escenas del bosque se puede apreciar semejanzas con Trolls, aunque esta película no sea tan musical. Pues los pitufos siempre tienen que derrotar al malvado Gargamel, y contar una historia positiva llena de valores.

La animación es buena y el ritmo intenso, no deja un momento de respiro. Muchas escenas han sido pensadas expresamente para el 3D. Hay que recordar que se trata de una historia destinada a los más pequeños, y tiene menos interés para los adultos que no sean aficionados en estos simpáticos personajes azules.

 

ACEPRENSA

Social

0 Comentarios

Sin comentarios!

No hay comentarios por el momento ¿Quieres agregar uno?.

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Opus Dei: first words of Monsignor Ocáriz, new Prelate
¿Qué es la ideología de género?
ORACIÓN POR LOS SACERDOTES + UN TESTIMONIO ESPECIAL

Humor

En 1932, el entonces alcalde de Nueva York, James John Walker pronunció un brindis irrepetible al cumplirse el segundo centenario del nacimiento de George Washington:

-En memoria del hombre que supo ser el primero en la guerra, el primero en la paz y el primero en el corazón de sus conciudadanos…

Pero, animado por el vino, continuó:

-Lo que no comprendo es cómo, gustándole tanto ser el primero en todo, se casó con una viuda.

---------------------------------

El mariscal de Francia y presidente de la República, Patrice Maurice Mac·Mahon era un hombre que no brillaba por su inteligencia. Un día, mientras visitaba un hospital, se detuvo ante la cama de un soldado enfermo y se interesó por él.

-¿Qué tiene?- preguntó.

-Fiebre tifoidea tropical- le respondió un médico.

-Mala cosa– replicó Mac·Mahon -O se muere uno o se vuelve tonto. Lo sé porque la tuve cuando estaba en Argel.

…………………………………………………………