Temas & Noticias



La lavandería del papa Francisco para los “sin techo”

La lavandería del papa Francisco para los “sin techo”

La lavandería del papa Francisco para los “sin techo”

Un signo concreto de caridad para mantener la dignidad de las personas más pobres en Roma

La “lavandería del Papa Francisco” es un servicio gratuito pensado para ayudar a las personas más pobres, especialmente aquellas que no tienen domicilio fijo, para que puedan lavar, secar y planchar su ropa y cobijas, informó la Limosnería Apostólica este lunes 10 de abril de 2017.

La mayor parte de las personas damos casi como un hecho poder entrar al baño, asearnos y cambiarnos con ropa limpia todas las mañanas, pero en el caso de las personas indigentes estos simples hábitos cotidianos son un verdadero obstáculo para la integración social.

Así, seis lavadoras y secadoras modernas, además de planchas han sido donadas por una multinacional de artículos electrónicos y puestas al servicio de los más pobres de la diócesis de Roma. La asistencia correrá a cargo de la asociación “Centro de Gentes de Paz” de la Comunidad de San Egidio, al interior del hospital de San Gallicano, en la Vía San Galicano 25 en Roma.

Según la Limosnería Apostólica, la Oficina de la Santa Sede que tiene la tarea de practicar la caridad a favor de los pobres en nombre del Sumo Pontífice, se trata de una iniciativa para dar mayor dignidad a las personas sin hogar en la línea de la experiencia del Jubileo de la Misericordia y la carta apostólica, Misericordia et misera, del Papa al concluir el Año Santo.

“El camino de la misericordia es el que nos hace encontrar a tantos hermanos y hermanas que tienden la mano esperando que alguien la aferre y poder así caminar juntos. Querer acercarse a Jesús implica hacerse prójimo de los hermanos, porque nada es más agradable al Padre que un signo concreto de misericordia” (no16).

Por ello se remarcó la necesidad de enriquecer “con iniciativas creativas” la difusión de la misericordia. (no18). En este marco, la lavandería del papa Francisco es un signo concreto de caridad pues ofrece un servicio para mantener la dignidad de tantas personas que están llamadas a ser parte del panorama cotidiano en las ciudades (n18).

La asociación “Centro de Gentes de Paz” de la Comunidad de San Egidio, se ha ofrecido como voluntaria para administrar la lavandería del Papa, junto con otros servicios que ya están activos desde hace más de diez años diseñados “para acoger y ayudar a la gente más pobre” de la diócesis del Papa.

Asimismo, en los próximos meses se construirán duchas, barberías y un servicio de armario. Además de un centro de salud y de medicinas de primera necesidad en el mismo lugar de la lavandería.

La iniciativa se suma a otras ya organizadas por el Papa para beneficio de los sin techo: el servicio de duchas, baños y barbería bajo la columnata del Bernini en el Vaticano. Los comedores sociales y el albergue temporal para personas sin hogar.

De ahí, el Vaticano este invierno autorizó la apertura de las puertas de la Iglesia de San Calixto en el barrio romano de Trastevere para convertirla en dormitorio provisional; refugio ante el crudo invierno para personas que no tienen una casa.

Ary Waldir Ramos. ALETEIA, 10-04-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado


el collar
Los arboles más bellos y hermosos del mundo
¿Qué es la ideología de género?

Humor

Aprovechando una visita a Londres, la reina Luisa de Suecia decidió hacer una escapadita por la ciudad para visitarla. Salió de “excursión” sin escolta ni documentación y al atravesar una calle, un autobús estuvo a punto de atropellarla.

Así que, como precaución, se colgó un letrero en su cartera que decía:

«Soy la reina de Suecia»

-------------------------------------------

Cada vez que salía de caza, el rey Luis XIV mandaba llevar consigo 40 botellas de vino, las cuales no solía beberse y que acababan siendo consumidas por sus criados.

Un día tuvo sed y pidió un vaso de vino.

-Se acabó, majestad- le contestó su ayudante

-¿Pues no trajeron las 40 botellas que he mandado?

-Sí, señor, pero…

-En lo sucesivo- concluyó el rey -que se traigan 41, para que haya una para mí.

--------------------------------------------