Temas & Noticias



Edgardo Bauzá no es más el técnico de Argentina

Edgardo Bauzá no es más el técnico de Argentina

Edgardo Bauzá no es más el técnico de Argentina
abril 12

Se especula que el nuevo entrenador de la selección sería Jorge Sampaoli.

 Edgardo Bauza fue despedido este lunes como seleccionador de Argentina tras haber dirigido al equipo en solo ocho partidos y dejar a la Albiceleste quinta en las eliminatorias suramericanas para el Mundial de Rusia 2018.

“Le hemos comunicado a Edgardo Bauza que deja de ser el técnico de la selección nacional”, dijo en una breve rueda de prensa el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio Tapia, tras una reunión con el agente de Bauza.

El directivo anunció que este martes por la tarde se realizará una rueda de prensa para que “puedan enterarse de los pormenores”. Tapia añadió que “todavía no corresponde” hablar de sucesores.

‘El Patón’ asumió el 5 de agosto de 2016, en reemplazo de Gerardo Martino, que dimitió el 5 de julio de ese año tras el subcampeonato en la Copa América Centenario por los problemas institucionales que afrontaba la AFA.

Bauza fue nombrado seleccionador de Argentina por una comisión normalizadora creara por la Fifa y la Conmebol para regular el organismo. Con Bauza en el banquillo, la Albiceleste sacó 11 puntos de 24 posibles: ganó tres partidos, empató dos y perdió los tres restantes.

Argentina es quinta en estas eliminatorias con 22 puntos, detrás de Brasil (33 unidades), Colombia (24), Uruguay (23) y Chile (23). Lo siguen de cerca Ecuador (20), Perú (18) y Paraguay (18). A falta de cuatro jornadas, ocupa el puesto que permite jugar un partido de repesca frente a un rival de Oceanía para buscar la clasificación para el Mundial.

El capitán albiceleste, Lionel Messi, no podrá jugar tres de esas cuatro jornadas por una sanción de cuatro fechas de suspensión. Sin embargo, la AFA apeló la medida. En el momento de la asunción de Bauza, Argentina estaba tercera en la clasificación de las eliminatorias suramericanas para el Mundial de Rusia 2018 con once puntos, a dos de los líderes: Uruguay y Ecuador.

Fue la primera experiencia en un seleccionado para ‘el Patón’, que entrenó al Rosario Central, al Vélez Sarsfield, al Colón, al Sporting Cristal peruano, al Liga de Quito ecuatoriano, al Al-Nassr de Arabia Saudí, al San Lorenzo y al Sao Paulo brasileño.

EFE/EL TIEMPO, Bogotá, 10-04-2017

 

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------