Temas & Noticias



El gran museo europeo que Barcelona renunció a tener

El gran museo europeo que Barcelona renunció a tener

El gran museo europeo que Barcelona renunció a tener
abril 06

La Seine à Courbevoire, Seurat

Hace ahora cien años, el 23 de abril de 1917, Barcelona perdió la ocasión de contar con un museo de primer orden. ‘La Vanguardia’ reconstruye la exposición

A principios de siglo XX, Barcelona quería ser el París del sur, “el París de migdia”, dijo Prat de la Riba. La locomotora industrial tiraba a todo vapor de la economía, y la ciudad se embellecía con nuevas avenidas y arriesgados edificios modernistas. En arte se quería competir con la Bienal de Venecia, y se organizaron exposiciones internacionales para comprar obras que llenaran los museos incipientes. Tras el desánimo de 1898, en 1907 se organizó la que los historiadores consideran la exposición más importante de la historia catalana. 

Se aspiraba a situar Barcelona como uno de los grandes centros artísticos. Renoir (nueve óleos), Berthe Morisot (cuatro), Sisley (ocho), Mary Cassat (cinco), Manet (tres), Monet (ocho), Pissarro (siete), más obras menores de Giaccomo Balla, un dibujo de Burne-Jones y un paisaje naturalista de Picabia. Sus precios iban de 5.000 francos a los 60.000 francos de El cazador de leones y los 80.000 de El pedigüeño de Manet (El bebedor de absenta se ofrecía por 8.000 francos). El marchante Paul Durand-Ruel estalló: “Considero un insulto las ofertas que me ha enviado”, escribía indignado al comisario de la exposición, Carlos Pirozzini. Estaba dispuesto al regateo, pero ¡le ofrecían 4.000 francos por un Monet que valía 22.000! Un cuadro de la serie Le pont de Charing Cross se compró a la moda, ante la desesperación de los artistas más iniciados. De las 33 obras adquiridas de pintores extranjeros, al lector sólo le será familiar el nombre de Rodin.

La primera oportunidad se dejó pasar en 1907, cuando se quería competir con la Bienal de Venecia

En 1917, hace ahora cien años, hubo una segunda oportunidad. Francia estaba en guerra, y la neutralidad española abrió oportunidades de negocio que generaron cuantiosas fortunas. Los hombres de la Lliga creían que, apostando por Francia, París les apoyaría para lograr la autonomía. A Francia le interesaba derrotar también en España al potente partido germanófilo, aunque sin incomodar a Madrid. Un nutrido grupo de artistas –Sert, Utrillo, Sunyer, Anglada Camarasa, Rusiñol, Casas, Nogués, Mir, Canals, Apeles Mestres, Feliu Elias, Llimona, Casanovas, Clarà, Mallol, Togores, Torres-García, Alexandre de Riquer…– pidió celebrar en Barcelona los tres salones de arte más importantes de París. Francia aceptó y nombró a André Saglio comisario.

La exposición fue gigantesca: más de 1.400 obras, incluyendo artes decorativas, dibujos, medallas y libros, además de pintura y escultura. La sede fue el Palau de Belles Arts, en el actual paseo Lluís Companys, que fue demolido en 1942.

1917 fue el año en que Duchamp vio rechazado su célebre urinario Fountain , en el Salón de los Independientes de Nueva York. El año anterior, Duchamp había sido la sensación del Armory Show, la primera gran muestra de arte de vanguardia en EE.UU., con Nu descendant un escalier n.° 2, que en 1912 había sido expuesto en la Sala Dalmau, ante la mofa del público y el anatema lanzado por Eugeni d’Ors. Barcelona, además, acogía a una impresionante colonia de artistas de vanguardia que huían de la guerra, Marie Laurencin, Gleizes, Cravan, los Delaunay, Charchoune… Gracias a Picabia, que, con la ayuda de Dalmau, editó la revista 391, la ciudad consta como uno de los epicentros, junto a Zurich y Nueva York, del terremoto dadá que dinamitó el cubismo. Sobre el papel. Pasaron por la ciudad sin dejar huella.

En 1917, con el franco por los suelos, no hubo ofertas para obras maestras del impresionismo

En la muestra de 1917 el artista más avanzado era Matisse. Las obras de Cézanne eran dos paisajes casi naturalistas. No estaba Picasso Su amigo André Salmon escribía en La Publicidad el día de la inauguración, el 23 de abril: “Me avergonzaría escribir hasta dónde ha llegado el insulto dirigido a esos pintores, aun no consagrados, cuando otros les conceden ya la corona de maestros. Los artistas de 1830, los impresionistas, sufrieron menos injurias que esos que inscribieron su nombre en el libro de los fastos del arte francés de 1900 a 1917, de los fauves a los cubistas (…) El arte moderno… es la lucha del grito, alguna vez incierto, que vivifica, contra el gusto, demasiado prudente, y que esteriliza”. El diario publicaba artículos de Max Jacob y Pierre Reverdy y reproducía un texto de Apollinaire sobre el nacimiento del cubismo.

barcelona

‘Mujer en su toilette’, Degas

A diferencia de la exposición de 1907, varias de las obras maestras formaban parte del legado Caillebote al Estado francés, en el Museo de Luxembourg ( La gare de Saint Lazare, de Monet; Le Moulin de la Galette de Renoir, o Cour de Ferme de Cézanne) , pero la gran mayoría estaban a la venta. Manet, Renoir (incluido el retrato de Misia), Toulouse-Lautrec, Bonnard, Pissarro, Vuillard, Sisley, André, Signac, Degas, Gauguin, Morisot, Odilon Redon. De Seurat, La Seine à la Grande Jatte y un posible estudio al óleo de los célebres bañistas de Asnières, hoy una de las joyas de la National Gallery de Londres.

Josep Aragay, que buscaba en el arte italiano la inspiración para un arte catalán que expresara las raíces mediterráneas de la nación catalana, desconfiaba de la influencia francesa. Ricard Canals lamentaba que “para una ciudad así, que ni siquiera reconoce a los maestros consagrados de la pintura del siglo pasado y aún se enternece con pintores malos, la exposición está demasiado bien”. Josep de Togores echa en falta a Picasso, Derain, La Fauconière, Vlaminck, Braque, Léger, Picabia y lamenta “nuestro atraso que –incluso en los artistas más dotados– sólo cree rutinariamente lo que por consagrado no contrae responsabilidades”.

Sólo se compró un Sisley (por 11.000 pesetas (15.000 francos), cuando la depreciación de la divisa francesa ofrecía una oportunidad histórica. Seguían primando el naturalismo y el realismo en los gustos de las élites políticas y económicas barcelonesas. Hubo cuatro obras dañadas. Dos, Odalisques de Marval, y Femme couchée, de Sue, posibles atentados puritanos. Se compraron, además nueve medallas y cinco cerámicas por 3.765 pesetas. Los artistas se llevaron las manos a la cabeza.

Maria Àngels Fontdevila, conservadora del MNAC, cree que el Ayuntamiento de Barcelona perdió una oportunidad de oro en 1907. “Hugo von Tschudi, director de la Galería Nacional de Berlín, adquirió pinturas impresionistas en 1896 antes que los museos parisinos. El Nacimiento de Cristo de Gauguin le valió ser reprobado por el káiser”. “El impresionismo –dice– ya no estaba de moda y en 1907 se adquirieron otras obras que gozaban de gran predicamento en la época” junto a grandes nombres como Rodin o Puvis de Chavanne, además de obra española. Otros, como Meunier, Blanche (retratista de celebridades) o Brangwyn (que triunfaba en Venecia y Londres), “con el cedazo del tiempo, no pudieron mantener el listón”.

El público catalán –dice Fontdevila– no simpatizaba con la vanguardia. Era como ‘el cuarto de los trastos’. Les Arts i els Artistes monopolizaba la tendencia estética del momento centrada en el debate del poscubismo. Disfrutaban de una gran influencia en las esferas oficiales y estaban comprometidos, desde una óptica actual, con un cierto conservadurismo con el beneplácito de Folch i Torres o Lluís Plandiura, mecenas de buena parte de estos artistas que no quiso comprar La masia de Miró”. Además, “los responsables de las instituciones dedicaban muchas energías a la salvaguardia del patrimonio medieval, entonces en peligro. Folch i Torres decía: ‘Somos la carne de la historia, y nuestra más alta ambición de artistas debe ser la de poder llamarnos continuadores de la historia del arte: ‘Abrazaos al tiempo viejo’”.

Fontdevila reivindica la figura de Josep Pijoan, “que había formado parte de los jurados de la exposición de 1907 y que durante los años veinte tuvo un papel clave como promotor de la obra de Duchamp en California, donde contactó con la pareja de coleccionistas Louis and Walter Arensberg y, más adelante, participó en las actividades del Black Mountain College, donde tuvo como discípulo a John Cage”.

La historia posterior es sabida. Basta ver las colecciones de los museos. En Barcelona, la apuesta por el arte contemporáneo es intermitente. Nacen iniciativas ambiciosas que con el tiempo se desvanecen como si una poderosa corriente de fondo impidiera alejarse de las playas del conservadurismo.

Josep Massot. LA VANGUARDIA, Barcelona, 02-04-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------