Temas & Noticias



Netflix acabará la última película de Orson Welles

Netflix acabará la última película de Orson Welles

Netflix acabará la última película de Orson Welles

John Houston, Orson Welles y Peter Bogdanovich en el rodaje de la película

La plataforma de streaming se compromete a completar, restaurar y distribuir El otro lado del viento, el último legado del director de Ciudadano Kane.

Tras tres años de silencio, los productores de “El otro lado del viento”, la última e inacabada película de Orson Welles, han anunciado una importante novedad: Netflix se incorpora al proyecto de rescate de la película y se compromete a completarla, restaurarla y distribuirla en su servicio de streaming. Desde que Welles muriera en 1985, varios directores y compañías cinematográficas han tratado de terminar y estrenar uno de los

filmes inacabados más famosos de la historia sin resultados aparentes. “No voy a ser derrotado en mi empeño”, ha asegurado Frank Marshall, uno de los productores originales y el más decidido a llevar a buen puerto el proyecto.

El otro lado del viento reconstruye una fiesta (usando varios tipos de grabaciones supuestamente rodadas por invitados y paparazzi) celebrada en la casa de Jake Hannaford, un inconformista y veterano director de cine, justo antes de su muerte. La película comenzó a rodarse en 1970 pero su producción se prolongó tantos años que los responsables de la cinta la acabaron abandonando. El periódico The Guardian asegura que Welles le había dicho a John Huston, que interpreta a Jake Hannaford, lo siguiente: “Es sobre un director bastardo, egocéntrico, que atrapa personas, las crea y las destruye; es sobre nosotros, John”.

Durante décadas hubo un sinfín de propuestas para completar la película pero en 2014 un equipo de producción formado por Marshall, Filip Rymsza y Peter Bogdanovich, que actúa en la película, se hizo con los derechos de los 1.083 rollos de metraje que descansaban en un almacén en París y se dispuso a finalizarla de una vez por todas. Sin embargo no lograron financiación para el plan que habían diseñado. Esperaban reunir 2 millones de dólares a través de una campaña de crowdfunding en Indiegogo y solo lograron 406.000 dólares.

Aunque Filip Rymsza aseguró tras el fiasco del crowdfunding que tenían otro plan de financiación bajo la manga, hasta el anuncio de esta semana no había habido ninguna novedad al respecto. Parece ser que, aunque llevaban tiempo negociando con Netflix, la demora se debe a que era necesario

renegociar el acuerdo de derechos de 2014 para que la plataforma se pudiera sumar al proyecto.

Netflix se ha comprometido a hacer accesible la película para sus 90 millones de suscriptores de todo el mundo. Todo el material rodado está en este momento en Los Ángeles donde Marshall y Bogdanovich estructurarán el montaje en función de ciertas notas de Welles y de sus recuerdos de la producción. “Esta es una labor de amor al legado de uno de los grandes directores de la historia”, ha explicado Ted Sarandos, jefe de contenidos de Netflix.

EL CULTURAL, España, 15-03-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------