Temas & Noticias



Cómo leer al Papa en la prensa

Cómo leer al Papa en la prensa

Cómo leer al Papa en la prensa

El Papa Francisco tiene una gran capacidad de proporcionar titulares a la prensa, que deben ser bien interpretados. El periodista John L. Allen propone tres reglas básicas en Crux.

En primer lugar, sean lo que sean estos bombazos, claramente no son una expresión formal de la autoridad magisterial del Papa. Si Francisco quisiera declarar un nuevo dogma que obligara a las conciencias de los católicos, sabe cómo hacerlo”.

Allen recuerda que ya al comienzo del pontificado, el entonces portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, aclaró que estábamos ante un nuevo género de discurso papal –suelto, espontáneo– y que por lo tanto nuestros modos de interpretarlo deberían ajustarse también.

En segundo lugar, es importante recordar que estas fórmulas no siempre reflejan las propias prioridades del Papa. A menudo surgen como respuestas a preguntas planteadas por otros más que como algo que sale del Papa”.

Para entender lo que realmente mueve al Papa, dice Allen, es más sensato atender a las declaraciones que él hace por propia iniciativa: sus encíclicas y otros documentos, por ejemplo, o sus discursos en viajes y en asambleas que le parecen especialmente importantes.

Aunque los titulares sirven para definir a Francisco desde un punto de vista mediático, probablemente no son lo que él considera el centro de su pontificado”, explica Allen.

En tercer lugar, “es esencial poner las declaraciones públicas en su contexto para comprender lo que quiere decir el Papa”.

Y, por lo general, la prensa es más hábil para lanzar titulares que para proporcionar el contexto adecuado, así que a menudo el público tiene que buscarlo por sí mismo”.

Fuente: CRUX

ACEPRENSA, 17-03-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------