Temas & Noticias



Hasta el último hombre

Hasta el último hombre

Hasta el último hombre

Director: Mel Gibson. Guion: Andrew Knight, Robert Schenkkan. Intérpretes: Andrew Garfield, Teresa Palmer, Vince Vaughn, Sam Worthington, Hugo Weaving, Luke Bracey, Rachel Griffiths.131 min. Jóvenes-adultos. (VSD)

Mel Gibson dirige una obra maestra basada en la historia real de un objetor de conciencia que en la guerra quiso servir su país salvando vidas.

Una película asombrosa, prueba de que Mel Gibson es un cineasta genial, capaz de elevar una historia interesante a la categoría de obra maestra. Como en Braveheart y La Pasión de Cristo, parte de hechos reales, con la ventaja de que existen testimonios filmados de los protagonistas. Y resulta oportunísima en un momento en que un derecho que parecía pacíficamente aceptado, el de que nadie debería ser obligado a hacer algo que repugne a su conciencia, empieza a conocer trabas.

Desmond Doss (1919-2006), joven de Virginia, desea servir en el ejército de su país tras el ataque japonés a Pearl Harbour. Pero, objetor de conciencia y hombre de fe, cristiano adventista del séptimo día, se ha prometido no tocar un arma: él servirá como médico y salvará vidas. Tal postura se topa con la incomprensión de compañeros y superiores.

El guion lo urden dos hombres responsables de historias inspiradoras con componente bélico: Robert Schenkkan (The Pacific) y Andrew Knight (El maestro del agua). Su libreto es sólido, con tres tramos: el background de Desmond antes de su alistamiento, su preparación militar en un cuartel, y la guerra pura y dura. El protagonista y su determinación están muy bien perfilados, con una maravillosa interpretación de Andrew Garfield.

Las escenas bélicas están bien concebidas y resultan comprensibles para el espectador. En la línea de sus anteriores filmes, Gibson se decanta por el hiperrealismo, al mostrar todo el horror de la batalla, mutilaciones, sangre y vísceras, como si estuviéramos en el infierno. De este modo, por contraste, se subraya más el hecho asombroso de cómo se puede ser heroico en la guerra sin disparar una sola bala, y ello sin negar que los otros soldados también cumplen con su deber. Hay planos bellísimos, como los de los descendimientos de los soldados y Desmond desde lo alto del Hacksaw Ridge.

ACEPRENSA

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------