Temas & Noticias



Perú: el jardín oculto de Santa Teresa

Perú: el jardín oculto de Santa Teresa

Perú: el jardín oculto de Santa Teresa
enero 19

En pleno centro de Arequipa abre sus puertas el monasterio de Santa Teresa, una magnífica visita para el turista que se da en medio de las actividades de las monjitas.

Si el visitante se encuentra recorriendo el monasterio de Santa Teresa poco antes del mediodía, será bueno que esté advertido de que a las doce en punto el llamado Cuarto de las Campanas será cerrado porque la Hermana Tañedora debe echar a andar un complejo sistema de poleas para tocar las tres campanadas de llamada al Ángelus. No hay fuerza humana que cambie ese ritual tan antiguo como el propio monasterio, y el hecho de que este espléndido recinto forme parte del circuito turístico de la ciudad de Arequipa no significa que las monjas, que son de clausura, se enclaustren aún más para que el foráneo entre a alterar sus prácticas religiosas. Al contrario, ellas continúan con sus actividades cotidianas sin alterarse porque haya turistas que las visiten. Exactamente eso es lo que hoy se ha dado a llamar un “museo vivo”. Ello significa que más allá de la riqueza de un lugar para la visita turística, lo que estos museos ofrecen son experiencias, tradiciones, usos sociales que sobreviven al tiempo y que testimonian una historia contada aquí y ahora.

Cada 15 de octubre el Relicario de los Santos Carmelitas sale de su urna museística para ser venerado por la feligresía. Igualmente, cuando cada tres años se da el cónclave para elegir a la madre priora, dos objetos litúrgicos, el Brasero y la Epifanía, pasan a ser utensilios ceremoniales. Uno de los ambientes más visitados por los viajeros es la Sala Capitular. Pues bien, cuando las monjas tienen algún asunto que discutir en grupo, cierran este espacio para darle su uso original. Este constante cruce entre puesta-para-visitantes y realidad es lo que confiere a la visita a Santa Teresa un sabor único, tanto como el de los alfajores, polvorones y masitas que se pueden comprar al finalizar el recorrido, como para llevarse ese sabor por un buen tiempo.

peru

Muros altos de sillar que se apoyan en grandes contrafuertes.

Santa Teresa se ubica en la esquina de Peral con Melgar, en pleno centro de la ciudad blanca. Al igual que Santa Catalina, este también tiene un aspecto exterior blindado con muros altos de sillar, que se apoyan en grandes contrafuertes diseñados para prevenir cualquier daño por terremotos. La herencia morisca salta a la vista en estos muros, que como en las ciudades del norte de África que inspiraron a Granada, Córdoba y Sevilla, guardan sus secretos de la vista del foráneo. Tratándose de un convento de clausura, la razón es más que obvia.

La visita al monasterio es ya distinta a lo habitual desde que el guía nos ubica en un centro de interpretación en el que se explican las técnicas empleadas entre los siglos XVI y XVIII para la fabricación de arte religioso: escultura, fresco, murales, pinturas de caballete, entre otras.  Enseguida se pasa al Claustro de las Oficinas, con sus arquerías de sillar y el precioso jardín poblado de flores y frutales en cuyo centro se eleva una fuente de alabastro de Huamanga que suma el sonido del agua al concierto de voces de aves, que al visitante le hace pensar que ha entrado a otro mundo, a otro tiempo, pues detrás del portón que dejó atrás bulle la ruidosa Arequipa y sus modernidades.

peru

Fue levantado hacia 1710 para albergar a las monjas de las Carmelitas Descalzas.

El monasterio fue levantado hacia 1710 para albergar a las monjas de la orden de las Carmelitas Descalzas, dedicadas en claustro a la meditación y la oración. Durante trescientos años estas religiosas guardaron celosamente su cerrada cultura tanto como los tesoros de arte religioso que les llegaban sobre todo por donaciones y dotes. Hacia el año 2000 Franz Grupp (actualmente Director Regional de Cultura de Arequipa) y su ya fallecida esposa, Zuly, inician una labor de filigrana para tentar a las religiosas de abrir el monasterio e integrarlo a una suerte de ruta en la que el visitante pudiera ver tres recintos completamente distintos en su unidad: Santa Catalina, La Recoleta y este secreto de las Carmelitas Descalzas. El terremoto del 23 de junio de 2001 dañó seriamente la estructura del monasterio, su restauración requería de un presupuesto elevado. Fue el motivo que terminó por convencer a sus habitantes de abrirlo para rentabilizarlo mediante los ingresos del turismo. Así, en 2005, el monasterio se integra a la ciudad y sus circuitos con gran expectativa, pues desde siempre se había comentado en la chismosa Arequipa que las monjas atesoraban maravillas. Y así es.

peru

Está en la esquina de Peral con Melgar.

En las once salas que comprende el recorrido del visitante se puede apreciar la gama de técnicas tanto como de cultos y temas hagiográficos que se han desarrollado durante tres siglos. Las tallas de imágenes son espléndidas, tanto como los lienzos, los murales (en especial los de la Sala Capitular), los objetos de metal, custodias, cálices, patenas, con piedras preciosas, la cerámica y la porcelana. Imposible no detenerse un buen rato ante el Baúl de la Natividad, un enorme nacimiento portátil compuesto por más de trescientas figuras que celebran la llegada del Mesías. No tendríamos espacio suficiente para describir y detallar la calidad y cantidad de objetos religiosos de fina factura, muchos venidos de Europa, pero también los que tributan al arte del barroco mestizo, sobre todo en pintura de caballete y en los murales.

La última sala es el templo de Santa Teresa, de tres coros, en cuyo altar mayor la protagonista es la Virgen del Carmen. En un altar lateral se encuentra la imagen del Niño Terremotito, un Jesús al que se le atribuyen travesuras sin fin y que todos los años en el mes de junio es sacado en procesión en una fiesta dedicada a los niños del barrio. Otra muestra de que Santa Teresa es un museo vivo. Visita obligada.

REVISTA CARETAS, Perú, 11 01 2017

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------