Temas & Noticias



Un libro reivindica los espacios singulares de la Barcelona menos turística

Un libro reivindica los espacios singulares de la Barcelona menos turística

Un libro reivindica los espacios singulares de la Barcelona menos turística
enero 12

Barcelona posee muchos más espacios de interés que los mostrados a los turistas que visitan la ciudad -la Sagrada Familia, las casas modernistas, la Rambla o la catedral-, una visión que han ampliado el arquitecto Josep M. Montaner y el fotógrafo Pepe Navarro con el libro “Barcelona, espais singulars”.

En una entrevista con Efe, Josep M. Montaner, que es también regidor del distrito de Sant Martí, ha señalado que su idea inicial era la de mostrar a los propios barceloneses que en su ciudad “hay centenares de espacios que tienen un valor singular por su historia, su arquitectura o su ubicación”, y darles así “una visión o una imagen nueva de Barcelona más allá de los tópicos”.

A este proyecto se sumó, una vez iniciado, la escritora y antropóloga Isabel Aparici, que aporta “unas explicaciones más literarias y poéticas de los espacios que comenta”, mientras las suyas tienen “una visión más arquitectónica, por lo que el libro contiene un doble registro que se complementa”, asegura Josep M. Montaner.

Montaner indica que inicialmente trabajaron con una lista de unos 200 espacios, que luego se redujeron a 150 y que al final quedaron en unos 75, en “un proceso de selección que ha sido difícil, pero que muestra la variedad y riqueza de Barcelona”, y que prácticamente garantiza “con todos los edificios que salen, por mucho que se conozca la ciudad, que nadie los haya visitado todos”.

De este modo, en “Barcelona, espais singulars” (Comanegra), aparecen la Estación de Francia, el edificio de Correos, el Pati Llimona, la Torre del Reloj, la Casa de les Aigües e incluso la batería antiaérea del Turó de la Rovira, dentro del capítulo de infraestructuras.

En función de las etapas históricas, de la Edad Media se incluyen el monasterio de Pedralbes y la basílica de la Mercé, del Renacimiento y Barroco, el hospital de la Santa Creu y el edificio de la Llotja, y de la época modernista, que no se evita totalmente pese a ser foco turístico, la Pedrera o la casa Sayrach.

Los capítulos que ordenan los edificios por su actividad recuperan las Atarazanas, la sede del Gremi de Velers o Casa de la Seda y los Lavaderos de Horta, como espacios de trabajo, mientras la sede la Fundación Tàpies, los recintos de Can Felipa y Fabra i Coats o la antigua fábrica Casarramona, actual sede de CaixaForum, se presentan como ejemplos de arquitectura industrial remodelada.

El libro se detiene brevemente en algunos históricos comercios, como la Cerería Subirà, decana de las tiendas de Barcelona, que han resistido el signo de los tiempos y continúan pese a los incrementos de alquileres que “devoran” estos establecimientos, más allá de los intentos de protección municipal.

Como espacios culturales singulares se han seleccionado el Teatro Principal de las Ramblas, la Biblioteca Arús, la Fundación Joan Miró o el centro Can Framis, entre otros, y dentro del ámbito sanitario, el antiguo hospital de Sant Pau, hoy sede de diversas entidades y organizaciones, el hospital Clínic, el Observatorio Fabra y el nuevo Parque de Investigación Biomédica.

Entre los espacios dedicados a la enseñanza, se muestra la sede histórica de la Universidad de Barcelona, el convento de Sant Agustí el Vell o el Depósito de Aguas de la Ciudadela, reconvertido en biblioteca de la Universidad Pompeu Fabra.

El volumen concluye con un capítulo dedicado a los espacios naturales, y destacan aquí el parque de Collserola, el Laberinto de Horta, el Jardín Botánico, los parques centrales de Nou Barris y el Clot o los jardines de la Villa Amelia.

Montaner avanza que, si la obra tiene buena acogida, la intención es traducirla al castellano y al inglés “para que quienes vengan de fuera tengan un libro que les dé una visión no tan turística y conozcan la historia más real y popular de Barcelona”, y lo que es y ha sido la forma de vida de los barceloneses relacionada con el trabajo, la enseñanza o la investigación. EFE.

LA VANGUARDIA, Barcelona, 08-01-2017

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Paseaban por el campus de la Universidad de Princeton el matemático Oswald Veblen y el periodista del Manchester Guardian J. G. Crowther.

– Allí viene Einstein, debe Ud. conocerle, dijo el matemático.

Se acercaron y Veblen lo presentó como “el corresponsal científico del Manchester Guardian”. Einstein se inclinó y dijo:

– El Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo.

Cuando el periodista regresó a Londres, uno de los ejecutivos del diario le preguntó si había oído ciertos rumores sobre Einstein.

– ¿Qué rumores?

– Corre el rumor en Fleet Street de que se ha vuelto loco.

– Si es así – dijo Crowther – es una desgracia para el Manchester Guardian.

– ¿Qué quiere decir?

– Le conocí hace poco y me dijo “el Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo”.

– ¡Oh!, - contestó el ejecutivo- es evidente que nuestra información es incorrecta.

-----------------------------------------------------