Temas & Noticias



Animales Nocturnos

Animales Nocturnos

Animales Nocturnos

Director: Tom Ford.Guion: Tom Ford (Novela: Austin Wright). Intérpretes: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Armie Hammer, Aaron Taylor-Johnson, Michael Shannon, Isla Fisher. 115 min. Adultos. (XV)

Dura y sórdida historia de una perversa venganza, narrada con un tono frío y una exhibición de gusto estético.

El desagradable arranque de Animales nocturnos marca bien el tono de la película. Una especie de reencarnación de estatuas de Botero con caras desencajadas mueven sus mórbidas carnes al son de los créditos musicales. En resumen: una pesadilla.

En su segunda película, el diseñador Tom Ford (Un hombre soltero) adapta la novela Tres noches, de Austin Wright. Una atractiva y sofisticada mujer recibe las galeradas de la primera novela de su exmarido. Mientras se sumerge en una febril lectura, entiende que la cruel historia que recrea tiene demasiado que ver con ella misma.

Tom Ford construye este thriller psicológico en tres tiempos, mezclando además realidad y ficción. El encaje de piezas, aunque a ratos resulte artificioso, funciona. Como la protagonista, el espectador se encuentra literalmente enganchado al violentísimo thriller que ha inventado un hombre que, más que una novela, ha escrito el guion milimetrado de una perversa venganza. A esa perversa venganza –una absoluta pesadilla– solo le veremos las costuras en la segunda parte, más oscura aún y menos conseguida, porque el ritmo decae y la historia principal –que tan brutalmente arranca– pierde fuelle.

Estamos ante una cinta con una notable construcción de guion, un sólido casting –en el que además de Amy Adams brilla Jake Gyllenhaal– y una apabullante demostración de gusto estético (las casas, el vestuario, la iluminación). Pero estamos también ante una película profundamente fría. Ford envuelve el terrible drama moral que nos cuenta en un témpano de hielo.

Este tono esteticista y gélido, más propio de un ejercicio de estilo, le sienta bien a la película. La irrealidad onírica que se instala en la pantalla ayuda a respirar un poco en una atmósfera malsana, que es la que rodea a la mayoría de los personajes. Y la frialdad y la distancia hacen más digerible una de las historias más duras y sórdidas del año. En el fondo, estamos ante una historia de venganza que, como dice el refranero, ha de servirse siempre en frio.

Ana Sánchez de la Nieta

ACEPRENSA

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, acudía a todos los actos sociales que se celebraban con el propósito de ‘colocar’ a sus hijas Francisca y Eugenia.

Durante una recepción en el Palacio del Elíseo, en 1849, el Presidente de la República Francesa, futuro Napoleón III, fijó sus ojos en su benjamina Eugenia, y quedó prendado de ella.

En un encuentro posterior, el maduro pretendiente quiso ir más allá con la joven, a la que llevaba 18 años de diferencia, y le preguntó cómo podría llegar hasta su alcoba. Sin inmutarse, Eugenia de Montijo contestó: -Por la Iglesia.

El 30 de enero de 1853, él ya convertido en Emperador de los franceses, Napoleón III y la bella española se casaron en la catedral de Notre Dame.

---------------------------------------------------------