Temas & Noticias



Brexit a la mexicana

Brexit a la mexicana

Brexit a la mexicana

Brexit a la mexicana

El agónico 2016 ha resultado sorprendente por situaciones distintas. A nivel global, confieso mi personal frustración por haber errado en los diversos resultados de procesos electorales; de haber apostado, tendría los bolsillos vacíos. A nivel país, el desengaño proviene del abuso de los del poder a costa de los del no poder. 

Contra todo pronóstico, en el considerado mayor shock para la política europea desde la caída del muro de Berlín, 51.9% de los votos en el Reino Unido se manifestó en favor del Brexit, es decir, por abandonar la Unión Europea.

Igualmente en Colombia, en el plebiscito relativo a aceptar el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC, en un proceso previsto como mero trámite, 50.2% decidió votar en contra del mismo.

En la elección presidencial de Estados Unidos, donde yo —y probablemente usted también— hubiera echado mi resto, Donald Trump, un advenedizo en la política, logró colarse a la Casa Blanca, cerrándole el zaguán en plenas narices al matrimonio Clinton.

En Italia, el primer ministro, Matteo Renzi, pretendió, mediante un referéndum, que le fuera aceptado su proyecto de reforma constitucional a costa de dimitir en caso de que éste fuese rechazado. ¿Cuál fue el resultado? Renzi dimitió.

A nivel nacional, en junio pasado se celebraron elecciones intermedias, en las cuales, inesperada y sorpresivamente, el PAN se alzó con siete gubernaturas, proyectando a su líder, Ricardo Anaya, como serio aspirante a la candidatura presidencial, a la vez que Manlio Fabio Beltrones, pieza fundamental del partido gobernante, se sintió obligado a hacer mutis del panorama político.

Sorprendente resultó la pléyade de gobernadores salientes, despreciables sátrapas, saqueadores voraces de las arcas públicas. Gobernadores que, con premeditación, alevosía y ventaja, concibieron complejos mecanismos de ingeniería financiera para desviar en su provecho miles de millones de pesos a costa del erario, arrebatando a sus gobernados de los más elementales servicios e incluso escamoteando la paga de servidores públicos. Pregunto: si se hubiese aplicado rigurosamente la ley en contra de anteriores gobernantes, acreditadamente responsables de alta corrupción, ¿los ahora exgobernantes señalados se hubiesen conducido de igual manera? ¿La autoridad procederá —ahora sí— en contra de los supuestos saqueadores? ¿Cómo se evitará que situaciones similares se repitan? ¿La amenaza de expulsar a un par de exgobernadores más del PRI en algo contribuye a resarcir los daños causados? Sería imperdonable que los flamantes gobernadores justicieros, al final de su mandato, sean exhibidos por motivos similares a los que han ofrecido combatir y por los que principalmente fueron elegidos. Preso se encuentra el exgobernador panista de Sonora Guillermo Padrés. ¿Equitativo?

El desprestigio ganado a pulso por los 500 diputados y 128 senadores —Estados Unidos tiene 435 representantes y 100 senadores— que se autoasignan sus bonos y prebendas, parece no hacerles mella. Qué mejor oportunidad para mostrarse solidarios con una población lastimada económicamente, a la cual se le pide que se apriete más el cinturón —aunque ya no haya agujeros—, en una coyuntura en que se restringe el presupuesto en áreas vitales, en una circunstancia de hacer más con menos. Al contrario, mostrándose insensibles con sus representados, sin entender que no entienden y que son objeto del ojo público, los señores diputados se deciden repartir 75 millones de pesos extra —parten, reparten y se quedan con la mejor parte— asignándose cada quien otros 150 mil pesos adicionales, como bono navideño destinado al “quehacer legislativo”. Dicho premio se anexa a la dieta —¿cuál?—, aguinaldo, compensaciones para atención ciudadana, apoyos a personal de gestión y prestaciones y apoyos varios. El alrededor de medio millón de pesos de ingreso navideño que perciben los señores diputados —excepto los de Morena, Movimiento Ciudadano y algunos otros— significa una afrenta colectiva que poco contribuirá en su favor y el de sus partidos en futuras elecciones.

El ver el árbol y no el bosque, la falta de oficio, la evidenciada mezquindad, todo ello, nutre el justificado discurso de la oposición, en especial sirve de motivación a aquel candidato presidencial que promete —y, por supuesto, con justificados argumentos— terminar con los abusos del poder.

De ocurrir un Brexit a la mexicana, sería provocado y merecido.

Columna de José Rubinstein. EXCELSIOR, México, 22-12-2016

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------