Temas & Noticias



Toda pasión apagada

Toda pasión apagada

Toda pasión apagada
noviembre 24

All passion spent

Autor: Vita Sackville-West.

Alfaguara.

Barcelona (2016).

232 págs.

18,90 € (papel) / 8,99 € (digital).

Traducción: Beatriz García Ríos.

La intensa y agitada vida de la escritora británica Vita Sackville-West (1892-1962) fue narrada por su amiga Virginia Woolf en Orlando. Nacida en Knole (Inglaterra), era hija del tercer barón Sackville y estuvo casada con el diplomático Harold Nicholson.

En esta novela de 1931, reeditada por Alfaguara, Sackville-West cuenta la vida de una anciana y elegante viuda, Deborah Holland. Su marido, Henry Slane, que había sido virrey de la India y primer ministro de Inglaterra, muere a la edad de 94 años. Los seis hijos de este matrimonio deciden hacerse cargo de su madre por turnos. Pero Deborah resuelve vivir su propia vida y se instala en una pequeña casa de Hampstead. Allí recupera la amistad con un anciano millonario que cincuenta años atrás se había enamorado de ella.

Desde su nuevo hogar rememorará recuerdos de juventud. Pero más importantes que esas evocaciones, muchas de ellas de un intenso lirismo, son las reflexiones que conforman un peculiar estilo feminista, exento de tintes desabridos.

Deborah analiza la lucha interior que tuvo que mantener en las relaciones con su marido, ya que éste –o quizá la sociedad– le imponía el sacrificio de renunciar a ser ella misma. “Henry, por la fuerza del amor, le había robado la vida que ella había elegido y, sin embargo, le había dado otra vida (…). Nunca se le había ocurrido que podría preferir ser simplemente ella misma”. La viudez resucita en Deborah un secreto deseo de independencia, y a la vez la enfrenta a la íntima convicción de la necesidad de ser fiel a su marido. De este enfrentamiento nace la tensión interna de Deborah, que es también la tensión narrativa que sustenta la novela.

La calidad literaria de Toda pasión apagada –la delicadeza de sus páginas, la sensibilidad lingüística y de percepción, un fino sentido del humor, muy británico…– va unida a un indudable acierto en el tono y en el fondo de la crítica social que plantea. 

Begoña Lozano. ACEPRENSA, 20-11-2016

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------