Temas & Noticias



Lección doble de Barroco, por Gabriele Finaldi

Lección doble de Barroco, por Gabriele Finaldi

Lección doble de Barroco, por Gabriele Finaldi
septiembre 22

El director de la National Gallery y exdirector adjunto de conservación del Prado presenta una exposición sobre los dibujos de Ribera en Madrid y otra que comparará a Velázquez con Murillo en Sevilla

Gabriele Finaldi (Londres, 1965) fue conservador de la National Gallery durante diez años, después pasó otros trece en Madrid como director adjunto de conservación del Museo del Prado hasta que el año pasado le ofrecieron regresar a la National Gallery, esta vez como director. No obstante, este miércoles el historiador del arte y conservador ha regresado momentáneamente al Prado -“un reencuentro dulce”, asegura- para presentar a los medios dos exposiciones comisariadas por él y en las que empezó a trabajar durante sus últimos años en la pinacoteca española. Ambas coincidirán este otoño en el calendario museístico.

La primera de ellas se titula Velázquez. Murillo. Sevilla y podrá verse a partir del próximo 8 de noviembre en el Hospital de los Venerables de la capital andaluza, sede de la Fundación Focus, organizadora de la exposición. La segunda, Ribera. Maestro del dibujo, es la culminación de una empresa difícil: la realización del catálogo razonado de todos los dibujos conocidos hasta la fecha del pintor valenciano que desarrolló su carrera en Italia, una cifra que ha variado enormemente en el último siglo. “En 1923 solo se conocían 12 dibujos de Ribera, cuya autoría ha sido desacreditada en seis casos. En cambio actualmente conocemos 160”, ha explicado Finaldi, que realizó su tesis doctoral sobre Ribera (Játiva, 1591 – Nápoles, 1652) y es uno de los mayores expertos en la obra del artista. La exposición que lleva preparando desde 2014 mostrará en el Prado, a partir del 22 de noviembre, 70 de estos dibujos de “Lo Spagnoletto”, como se conocía a Ribera en Italia.

barroco

Miguel Zugaza, Anabel Morillo y Gabriele Finaldi durante la presentación de las exposiciones en el Museo del Prado

En la presentación han participado también Miguel Zugaza, director del Prado, y Anabel Morillo, directora de la Fundación Focus. Ambas instituciones han colaborado en los dos proyectos y, junto al Meadows Museum de Dallas, han coeditado el catálogo de Ribera, dirigido por Finaldi y coescrito por él, por Elena Cenalmor, de la dirección adjunta del Prado, y Edward Payne, Senior Curatos of Spanish Art en Auckland Castle, Reino Unido.

“Es raro que un caravaggista como Ribera diera tanta importancia al dibujo”, opina Finaldi. “Dicen que Ribera dibujaba todo el tiempo, incluso durante las visitas. Por la noche dibujaba las ideas que pintaría al día siguiente”, siempre con pluma y tinta. No obstante, aunque lo habitual en su época era que los pintores abordaran el dibujo casi exclusivamente como preparación para sus cuadros al óleo, Ribera lo utilizaba con mucha más libertad y también hacía dibujos completamente autónomos a modo de “especulación o exploración” de diferentes temas, entre ellos su peculiar interés por los gorros, tocados y cubrecabezas o su fascinación por las escenas de violencia y tortura de ajusticiados que podían verse de manera cotidiana en las plazas de Nápoles, la ciudad donde pasó casi toda su vida, y que él dibujó para dar fe los horrores contemplados. También tiene otra serie de dibujos conocidos como “caprichos” con tendencia al absurdo y cierta intención satírica. De este modo, “la pintura sería la faceta pública de Ribera y el dibujo refleja un ámbito más íntimo”, concluye el experto italiano.

barroco

José de Ribera: Escena fantástica: caballero con hombrecillos subiendo por su cuerpo. 1625-1639. Madrid, Museo Nacional del Prado

Finaldi ha expresado su agradecimiento a Zugaza, a Morillo y a las instituciones que representan por haberle dado la oportunidad de llevar las riendas de los dos proyectos. “Eso sí -ha puntualizado con humor-, no le recomiendo a nadie compaginar el comisariado de dos exposiciones simultáneas y la realización de un catálogo razonado con el trabajo del día a día”, que en su caso es nada menos que dirigir uno de los museos más importantes del mundo.

Conexión Velázquez-Murillo

Como ha explicado Finaldi, la de Velázquez y Murillo es la primera exposición conjunta de los dos artistas barrocos sevillanos, y pretende mostrar las afinidades iconográficas y estilísticas entre ambos, a pesar de que Murillo (Sevilla, 1617-1682) pertenecía a la generación inmediatamente posterior a la de Velázquez (Sevilla, 1599 – Madrid, 1660).

barroco

Izda: detalle de Adoración de los Reyes Magos (Velázquez, 1619) / Dcha: detalle de Sagrada Familia del pajarito (Murillo, h. 1650)

La exposición mostrará estas afinidades comparando obras de ambos artistas entre sí, como el San Pablo de Velázquez (h. 1619) con el Santiago Apóstol de Murillo (h. 1655-1660); la Adoración de los Magos (Velázquez, h. 1619) con la Sagrada Familia del pajarito (Murillo, h. 1650); o el San Pedro arrepentido de Velázquez con el San Pedro penitente de Murillo. Finaldi ha recordado el fascinante periplo de este último cuadro. Fue cedido al Hospital de los Venerables de Sevilla por Justino de Neve (1625-1685), mecenas del pintor y canónigo de la catedral hispalense. Durante la Guerra de la Independencia fue expoliado por los franceses y desde mediados del siglo XIX estuvo en manos privadas. El propio Finaldi dio con su paradero en 2012 en la isla de Man (Reino Unido) mientras organizaba una exposición sobre Justino de Neve y la Fundación Focus lo adquirió para devolverlo a su ubicación original previa restauración en el Prado.

Cuando Velázquez se mudó a Madrid y se estableció como pintor de corte, dejó de lado la pintura “de género” que mostraba escenas costumbristas, de la que son célebres ejemplos El aguador de Sevilla, Vieja friendo huevos o Dos jóvenes en la mesa. En este ámbito, y como refleja la exposición, Murillo se convirtió en continuador de esta tradición con cuadros como Niño espulgándose o Tres muchachos. También, entre otras aportaciones de esta exposición, sus visitantes podrán descubrir una faceta paisajística de Murillo que se aleja de su habitual estilo tenebrista y caravaggista, ha explicado Finaldi. De hecho, otro rasgo que comparten Velázquez y Murillo es el progresivo aclaramiento de su paleta de colores a lo largo de sus respectivas carreras.

La Fundación Focus, nacida en 1982, está especializada precisamente en la conservación, estudio y difusión del arte del Barroco. Para Finaldi, “El Prado es el palacio del Barroco y la Fundación Focus es la casa del Barroco”. Por tanto, celebra que ambas instituciones aúnen esfuerzos para difundir el arte de este periodo histórico, tal y como lo llevan haciendo desde hace años con otros proyectos conjuntos.

La fundación fue auspiciada por el grupo empresarial del sector energético Abengoa, que supone además su principal fuente de ingresos, pero la compañía se halla en una peliaguda situación económica y acaba de ser rescatada por varios fondos de inversión. A pesar de este panorama, Morillo asegura que la supervivencia de la fundación que dirige no depende de los fondos procedentes de Abengoa y que puede subsistir con las aportaciones de otros patrocinadores, la venta de entradas y los servicios profesionales que presta a terceros.

Fernando Díaz de Quijano. @FDQuijano

EL CULTURAL, España, 15-09-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------