Temas & Noticias



Simone Biles, ante la Historia

Simone Biles, ante la Historia

Simone Biles, ante la Historia
agosto 18

Estamos ante una genuina representante de la escuela norteamericana, una gimnasta con mucha coordinación, un portento físico, con gran control de su cuerpo y orientación espacial. Entre las numerosas virtudes de Simone Biles se encuentra también la facilidad para aprender los elementos nuevos que pone en práctica, en particular aquellos que se adaptan a su físico y a su forma de trabajo. Todo ello partiendo de su enorme dedicación.

Biles es una gimnasta muy regular, lo cual, junto a sus ejercicios de gran nivel, la permite estar por encima de 60 puntos, más de 15 por aparato. En salto exhibió una gran superioridad. Algunas de sus rivales asumieron riesgos y fallaron. A ella le bastó con realizar dos enormes saltos con su fiabilidad característica. Suficiente para ganar el oro con algo más de siete décimas con respecto a la segunda clasificada, Maria Paseka.

En barra, pese a verse relegada ayer al bronce por un fallo en el mortal adelante, lo cual la impedirá conseguir los históricos cinco oros, tiene mucha continuidad y dinamismo entre todos los elementos tanto acrobáticos como gimnásticos. Hoy cierra su participación en la especialidad de suelo, donde cuenta con el aval de una gran dificultad, un ejercicio espectacular.

Comparar épocas es complicado. Biles aún aspira a igualar los cuatro oros de Latynina en 1956, Carlavska en 1968 y Szabo en 1984. El estilo y la forma de puntuar son muy distintos. Cuando la puntuación máxima era 10, no podía haber tanta diferencia entre las gimnastas. Por sus características físicas, Biles saca provecho de esta modificación, lo cual no discute que sea una gimnasta para la Historia. Latynina, con 18 medallas, la mujer más laureada de todos los Juegos, representaba la elegancia, adjetivo aplicable también a Carlavska. Szabo, con quien competí en los Juegos de los Ángeles, lideró la transición a la gimnasia moderna, siguiendo la estela de su compatriota Comaneci. Sólo el tiempo dirá quién es la mejor.

Laura Muñoz. EL MUNDO, España, 16-08-2016

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Paseaban por el campus de la Universidad de Princeton el matemático Oswald Veblen y el periodista del Manchester Guardian J. G. Crowther.

– Allí viene Einstein, debe Ud. conocerle, dijo el matemático.

Se acercaron y Veblen lo presentó como “el corresponsal científico del Manchester Guardian”. Einstein se inclinó y dijo:

– El Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo.

Cuando el periodista regresó a Londres, uno de los ejecutivos del diario le preguntó si había oído ciertos rumores sobre Einstein.

– ¿Qué rumores?

– Corre el rumor en Fleet Street de que se ha vuelto loco.

– Si es así – dijo Crowther – es una desgracia para el Manchester Guardian.

– ¿Qué quiere decir?

– Le conocí hace poco y me dijo “el Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo”.

– ¡Oh!, - contestó el ejecutivo- es evidente que nuestra información es incorrecta.

-----------------------------------------------------