Temas & Noticias



Daniel Barenboim inaugura su nueva academia de música en Berlín

Daniel Barenboim inaugura su nueva academia de música en Berlín

Daniel Barenboim inaugura su nueva academia de música en Berlín
julio 14

Tendrá alumnos de Israel y Medio Oriente e incluirá formación humanística

Daniel Barenboim presentó ayer en Berlín una academia que recibirá a estudiantes de música de Israel y de Oriente Medio y que forma un nuevo capítulo de su proyecto de hacer un aporte a la reconciliación a través del arte.

La iniciativa tiene una historia ya de décadas con el trabajo de la orquesta Divan Oriental-Occidental, fundada por Barenboim y por el crítico literario palestino Edward Said, y reúne a músicos árabes e israelíes.

“Veo que la paz no se consigue y es como cuando uno está enfermo y toma una medicina que no le sirve. Es entonces cuando hay que cambiar la medicina”, dijo el músico, que recordó que la ocupación lleva 50 años sin que se haya logrado nada bueno para ninguna de las dos partes.

Barenboim señaló que la idea es lograr que al menos la gente joven se convenza de que no hay solución militar y de que “estamos maldecidos o bendecidos a vivir los unos al lado de los otros”.

Para esto, la nueva academia, que llevará el nombre Barenboim-Said, podrá hacer un aporte. Mientras la orquesta funciona con músicos maduros y ya formados, ahora se trata de trabajar con jóvenes en formación, a los que se les dará un espacio de diálogo y convivencia. Los estudiantes aprenderán, a través del intercambio permanente, “que deben empezar por oirse los unos a los otros para desarrollar sus ideas”, dijo el director.

La academia tendrá un programa académico en el que se combinará la formación musical con una formación humanística. Con lo primero abrirán espacios para el diálogo. Con lo segundo, se enfrenta un problema que Barenboim ve en la formación musical habitual y que es un exceso de especialización.

“La formación de los músicos suele ser muy unilateral. Ni siquiera se trata de una formación musical profunda, para no hablar de otras áreas sino tan sólo de un adiestramiento en un instrumento específico. Así, se forman especialistas que saben cada vez más de cada vez menos y eso es algo que no puede ser la meta de la academia”, puntualizó.

El edificio

La sede de la academia estará en un nuevo edificio, construido a partir de la remodelación del antiguo depósito de la Staatsoper de Berlín, cuyo director musical es el propio Barenboim.

En el otoño próximo, se empezará con el trabajo docente, con 30 estudiantes, y se espera que para el semestre de invierno 2018/2019 se utilicen todas las capacidades con entre 80 y 90 estudiantes, seleccionados a través de audiciones que se hacen en diversos países.

El ministerio de Exteriores alemán participará en un programa para financiación de becas para estudiantes. Durante la presentación, Barenboim admitió que la sede natural de la academia sería algún lugar de Oriente Medio. Lamentó que eso no sea posible y agradeció que en Berlín haya encontrado el apoyo necesario para impulsar el proyecto.

El primer director de la academia será Michael Naumann, exministro de Cultura.

Agencia EFE

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------