Temas & Noticias



Vicente del Bosque: “Pido a los políticos que huyan del lenguaje mitinero”

Vicente del Bosque: “Pido a los políticos que huyan del lenguaje mitinero”

Vicente del Bosque: “Pido a los políticos que huyan del lenguaje mitinero”
junio 16

El seleccionador español analiza la Eurocopa, las decisiones que ha tenido que tomar y su futuro dentro de la selección.

Desde su etapa como futbolista, Vicente del Bosque no ha cambiado de piso. Tiene suficiente. Por su edificio ha visto pasar a muchos vecinos efímeros, como Benito Floro, Eto’o y hasta Jorge Valdano, que años después adquirió una de las residencias, en Puerta de Hierro, donde pasó parte de su exilio el general Perón. A menudo se trataba de personajes estacionales en el Real Madrid, mientras Del Bosque continuaba en el club y en su casa, dos espacios que eran, en realidad, uno mismo, que formaban la unidad de destino de su vida. Cuando finalizó su etapa en activo, continuó vinculado a la formación, a la cantera, hasta que le ofrecieron el cargo de primer entrenador. Era, como casi todo en el Madrid, algo provisional. Dos Champions después, esa unidad de destino estalló bruscamente y abrió en canal su interior sin que la herida haya suturado del todo. Probablemente nunca llegue a hacerlo. Del Bosque podría haber puesto entonces distancia con su pasado. No lo hizo. Ni un Mundial, ni una Eurocopa, ni este largo tiempo de récord como seleccionador, con despacho en la Ciudad del Fútbol, en Las Rozas, le llevaron a plantearse un traslado de domicilio. Ahí continúa, en uno de los extremos del barrio del Pilar, y ahí cerca le gusta citarse siempre que intuye una charla tranquila, porque existe una empatía entre los lugares y las personas, una relación que en Del Bosque es evidente cuando pisa los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Madrid. Está en casa.

Ahí pasó el salmantino 35 de sus 65 años, más de la mitad de su vida, los más felices vinculado a la cantera, insiste, lejos del primer plano, de la presión que jamás ha sentido como cuando a los 17 años se puso la primera camiseta blanca, en el campo de la Mina, en Carabanchel. Ahí le hemos visto sonreír al hablar de los partidos de su hijo Álvaro y decir que, al menos, tiene un buen entrenador. Ahí se ha puesto serio para explicar a una persona muy allegada que él no pide jamás una entrada al Madrid. Ahí, desde la altura de una de las torres que hicieron posible la pasarela de los galácticos, mira con nostalgia por el ventanal y bromea con que ahora el hospital de La Paz parece la caseta del perro. Ahí regresará después de la Eurocopa de Francia, como siempre, para conversar despacio sobre un fútbol y una selección a la que la sociedad española no han correspondido del todo, en su opinión, y sobre una política de la que esa misma sociedad está harta.

-¿Qué le preocupa?

El desafecto -contesta Del Bosque, como si no quisiera decirlo, días antes de partir hacia Francia.

-Explíquese.

El desafecto que sufre la selección. Entiendo que después del Mundial de Brasil, por la forma de caer, se debilitara algo el apoyo, pero lo más justo sería mirar lo conseguido con una perspectiva amplia, lo ganado por estos jugadores desde 2008. Nosotros, me refiero al equipo técnico, no estábamos en el principio, que correspondió a Luis Aragonés, pero sí buena parte de esta generación, que ha ganado tres de los últimos cuatro torneos de selecciones. ¡Es la leche!

Durante años, la selección era el caladero de las frustraciones nacionales, un espacio en el que se debilitaba la identidad nacional. Los triunfos cambiaron esa percepción, aunque la autodestrucción amenaza constantemente, porque en pocos ecosistemas tan tribales como el fútbol anida lo mejor y lo peor de nosotros. El cainismo es parte de nosotros. Iker Casillas es el último señalado, superviviente, sin embargo, en el ocaso de su carrera, porque el seleccionador entiende que su contribución a esta era merecía un trato diferencial. «Ser justo no es tratar a todos por igual», suele decir.

vicente del bosque

¿Va a ser justo en la portería, justo con Casillas y de Gea?

Vamos a hacer lo que creemos con la tranquilidad de saber que es lo mejor para la selección.

¿Y tiene la sensación de haber sido injusto con Diego Costa?

Lo peor de este trabajo es hacer una convocatoria o dejar futbolistas en el banquillo. Eso me mina. Pero no tiene nada que ver con lo que es o no es justo. Nos habían acusado de servilismo hacia Diego Costa, como si por el hecho de haberse nacionalizado tuviera que ser convocado siempre. Pues bien, no es así. Mi opinión sobre él no ha cambiado. Lo que ocurre es que en el último partido de la Premier se lesionó y pensamos que su recuperación iba a ser muy justa…

También le sucedió antes de Brasil…

Es cierto, y también nos pasó con Torres e Iniesta antes de Sudáfrica. Son decisiones de riesgo que esta vez hemos decidido no tomar.

-Ni Diego Costa, ni Torres, a pesar de que ha estado a un buen nivel en la última recta de la temporada. ¿Es un ciclo acabado el del Niño?

No lo sé, no me atrevo a decir eso. La tendencia me decía que Diego Costa, Morata y Paco Alcácer iban a ser los elegidos, pero los hechos son más contundentes que cualquiera de las previsiones. Aduriz nos gustó siempre, pero habíamos dejado de pensar en él, quizás por la edad. Paco Alcácer no ha estado a buen nivel individual y tampoco le ha arrastrado el Valencia en una mala temporada. Nada de eso es culpa mía.

En todos los casos, siente el técnico la necesidad de explicarse, aunque no para todas las situaciones encuentre las palabras justas. La forma de decir las cosas preocupa mucho a Del Bosque, que no cambiaría nada de su vida entregada al fútbol, salvo una cosa: haber finalizado sus estudios de Magisterio. De ahí nace su admiración por las personas que trabajan con el lenguaje, que escriben.

«Sinceramente -continúa-, entiendo que exista debate en lo referente a la convocatoria en el ataque, porque finalmente hemos sido un poco parcos en la posición de delantero centro, con dos futbolistas [Morata y Aduriz]. Pero es que creemos que tenemos que tener gente por las bandas que garanticen desborde».

-¿Eso quiere decir que España puede volver a jugar con un falso nueve?

No, no… -dice con rotundidad-. Lo normal es que juguemos con un punta por delante. Eso seguro, seguro…

-Pues en la última Eurocopa no salió mal. España marcó tantos goles (12) como en 2008, con Villa y Torres.

Le diré algo. Entonces tomamos la decisión de situar en esa posición a Cesc por Pirlo, porque nos preocupaba la salida de balón que daba a Italia. Luego no es que se ocupara tanto de él, pero la intención era táctica. Lo hicimos en el primer partido y en la final, pero hay que admitir que al último partido los italianos llegaron muy mermados físicamente. Por cierto, de Cesc quiero añadir algo…

-Adelante.

Dicen que esta temporada ha estado mal en el Chelsea, pero muchos hablan sin haberlo visto jugar. El equipo no ha estado bien, pero él sí. Ahora se exprime al máximo, más que antes. Creo que es de los internacionales que mejor temporada han hecho.

Cesc es parte del núcleo duro campeón, con otros cuatro supervivientes de los tres títulos (Casillas, Sergio Ramos, Silva e Iniesta). Las ausencias son de futbolistas que han tenido un papel más auxiliar, como Mata, Cazorla o Javi Martínez. Incluso puede decirse de Torres desde la llegada de Del Bosque. Existe una explicación. En 2008, la selección sorprendió a sus rivales. Desde entonces la esperan con sistemas defensivos que le niegan el espacio, el mismo que delanteros de despliegue físico como Torres o Diego Costa necesitan. En su lugar se incorporan futbolistas aparecidos con fuerza en el escaparate, como Lucas Vázquez o Bruno.

-Empecemos por Lucas Vázquez.

Es hábil, tiene energía y es muy positivo. Posee ese juego sencillo, de acciones fáciles pero con mucha seguridad. No es de esos que les das un balón y se agobia. Para nada. Se asocia bien, es seguro en el pase y es atrevido en el regate.

-Bruno.

Primero nos hacemos una idea de cómo queremos jugar y buscamos los perfiles. Vimos que los últimos meses fueron muy duros para Busquets, estuvo muy castigado. Jugaba demasiado solo. Por eso pensamos en alguien que le eche una mano. Si jugamos con dos más arropados conservamos el bloque que siempre hemos tenido y le damos salida a los laterales. Eso puede permitir también ir a Bruno hacia adelante. No digo que sea el plan principal, pero si uno de los planes que tenemos.

Ese plan recuerda al mantenido con Xabi Alonso y el propio Busquets, una de las novedades introducidas a su llegada y por la que más criticado fue del Bosque. Años después, nadie cuestionaba a un eje formado por dos de los mejores mediocentros del mundo, con la dualidad del pase corto y el largo, y un control excepcional de la posición. Más atrás es donde están los problemas para la evolución de la selección. Detrás de Sergio Ramos y Busquets hay poco donde elegir. La prueba es la presencia de Bartra, suplente en el Barcelona, en la convocatoria.

«No debería decir que hay pocos centrales españoles, pero sí puedo decir que hay muchos centrales extranjeros en la Liga -dice el seleccionador-. Dos en el Madrid, tres en el Barcelona y así podemos seguir en el Sevilla o el Valencia…»

República Checa, Croacia y Turquía son los rivales de España en la primera fase de la Eurocopa. Un grupo competitivo que no permite distracciones, por lo que Del Bosque se ha focalizado en el primer partido. En sus tres grandes torneos, nunca lo ha ganado, con dos derrotas, contra Suiza (2010) y Holanda (2014), y un empate frente a Italia (2012). «No lo hago por los antecedentes. Las conclusiones de lo que pasó en Brasil las sacamos allí mismo, antes de jugar contra Australia. Ahora sabemos qué hay que hacer para que no se repitan. Fíjese en Holanda: nos ganó, llegó a semifinales y no está en esta Eurocopa. Alemania tampoco ha sido la misma desde que ganó el título».

-España tampoco ha sido tan apabullante desde entonces, pero el fútbol español, gracias a sus clubes, mantienen un dominio insultante.

Porque nuestro fútbol tiene más organización. Las individualidades de los grandes clubes europeos no son peores a las nuestras, incluso mejores en algunos casos, pero juegan mucho peor desde el punto de vista táctico. También tenemos más variedad de recursos y futbolistas educados en un juego inteligente, que identifican los problemas y saben cómo resolverlos.

-Pues podrían ayudar a los políticos. La Selección defenderá su doble corona en Europa mientras los ciudadanos deliberan a quién votar, el día 26, para tener definitivamente un gobierno. Ahí sí que necesitamos organización.

Nosotros estamos para jugar, nada más. Lo que sí les diría a los líderes políticos es que huyan de los mítines, porque de nada vale ya el lenguaje mitinero. Hay que ser escueto y austero, lo más tranquilo y creíble posible. Todo lo demás, esa política de cara a la galería con manifestaciones continuas, no conduce a nada. Estar en el escaparate te hace esclavo de todo lo que dices.

-Los profesionales del fútbol también lo están.

Lo sé. Por eso creo que es mejor ser claro y escueto en los mensajes. La sociedad está cansada de todo lo demás, de esa teatralización y exhibicionismo en el que ha caído la política. Pero esto lo dice alguien que no tiene ni idea de comunicación.

¿Está usted cansado?

Del fútbol no me canso nunca -afirma y omite el resto-. Pero también creo que es el momento de ceder el paso a otras personas. Ya tengo 65 años, la edad a la que se jubilan las personas. No hay ninguna marcha atrás en mi pensamiento. En la Federación lo saben, aunque siempre atenderé sus peticiones.

-Estar en el escaparate, como usted decía, puede ser hasta un peligro. Francia es un país señalado en rojo por el terrorismo islámico.

Ya vivimos esa situación en Bruselas, donde debíamos jugar un amistoso que se suspendió. Íbamos al entrenamiento en el autocar en mitad de una ciudad desierta. Cuando llegamos al estadio parecía un funeral.

-¿Tiene miedo?

Personalmente, no. Pero formamos parte de una actividad que está en el foco para lo bueno y para lo malo. Lo hemos visto hasta en atentados a peñas del Madrid, una desgracia. Estamos expuestos a todo, pero nuestra lucha para combatirlo está en el juego.

Orfeo Suárez. El Mundo, España, 12-06-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------