Temas & Noticias



El nuevo estatus del “segundo piso” con la llegada de Mario Fernández

El nuevo estatus del “segundo piso” con la llegada de Mario Fernández

El nuevo estatus del “segundo piso” con la llegada de Mario Fernández

Influyentes fuentes del oficialismo y quienes conocieron las gestiones del nombramiento del nuevo ministro, reconocen que la jefa de gabinete de la Presidenta Bachelet, Ana Lya Uriarte, se enteró de lo que venía sólo en la fase final del proceso. En la NM afirman que el nuevo secretario de Estado apuesta a recuperar la influencia del comité político.

Fue días antes del viaje de la Presidenta Michelle Bachelet a París cuando el entonces ministro del Interior, Jorge Burgos, comunicó de manera más concreta su renuncia a la Mandataria. El acuerdo entre ambos era mantener esta situación en absoluta reserva hasta el regreso de la Jefa de Estado, de manera que ella pudiese tomar una determinación en torno al sucesor de Burgos.

Si bien fue el ex ministro quien le propuso a Mario Fernández como una de las alternativas, Bachelet consultó su decisión con el abogado y ex presidente del CDE, Carlos Mackenney, quien es amigo de la Presidenta y quien se ha convertido en uno de sus principales consejeros durante estos últimos meses, según confirman quienes conocieron las gestiones.

De esta manera, la Presidenta contactó de manera reservada aFernández -entonces embajador de Chile en Uruguay- para pedirle que se tomara algunos días de vacaciones en el país para que pudieran conversar personalmente. Y, paralelamente, mantuvo algunas conversaciones con Mackenney -quien al igual que ella y Fernández es un ex funcionario de Defensa- para tomar una decisión final. “Quien influyó bastante en esta determinación fue Carlos Mackenney”, aseguran influyentes fuentes del oficialismo.

Una vez tomada la decisión, a principios de esta semana, la Presidenta recién le informó a su jefa de gabinete, Ana Lya Uriarte, que Burgos había presentado su renuncia y que Mario Fernández sería su sucesor, por lo que le pidió que coordinara su agenda con el entonces futuro ministro. “Ana Lya supo al final toda la situación, los últimos días, sólo para organizar las actividades de Bachelet con Fernández”, afirman conocedores del proceso.

Este hecho refleja el inicio de una nueva fase para el “segundo piso” de La Moneda, liderado por Ana Lya Uriarte, y la jefa de prensa de Presidencia, Haydée Rojas, quien también forma parte del círculo de confianza de Bachelet.

Este “triunvirato” se ha encargado de tomar la mayoría de las decisiones del gobierno durante estos últimos meses de manera hermética, según dicen en la Nueva Mayoría. Además, agregan que Uriarte ha tenido una notoria influencia en determinaciones clave para el Ejecutivo, como el nombramiento del gabinete, la búsqueda de cargos vacantes como el Contralor, y la sorpresiva visita de Bachelet a la región de la Araucanía en diciembre de 2015, que no fue informada con anterioridad al entonces ministro del Interior, Jorge Burgos.

El diseño fue acordado entre Bachelet, Uriarte y Rojas. Burgos se enteró la misma mañana del 29 de diciembre de 2015 del viaje de la Presidenta. La jefa de gabinete de Bachelet lo llamó por teléfono a las 8:15 horas, por lo que el ex ministro manifestó su molestia en La Moneda y pidió una audiencia con la Mandataria, donde presentó su primera renuncia.

De hecho, desde el oficialismo explican que Uriarte intentó “bloquear la influencia de Burgos”, lo que molestó en su momento al ex secretario de Estado.

Sin embargo, esta vez fue diferente. La renuncia de Burgos se mantuvo en absoluta reserva y Ana Lya Uriarte no asesoró a la Presidenta en el nombramiento de Mario Fernández. En el oficialismo comentan que Bachelet conoce muy bien al nuevo ministro del Interior y que es un hombre de su total confianza, por lo que la influencia de Uriarte no fue necesaria.

De esta manera, fuentes de la Nueva Mayoría, insisten en que la llegada de Fernández a La Moneda deja en evidencia una cierta pérdida de poder del segundo piso de Bachelet en las decisiones importantes del gobierno. Esto, debido a que el nuevo ministro del Interior mantiene línea directa con la Mandataria, más que Burgos, por lo que su apuesta es instalarse como un jefe de gabinete empoderado y evitar que Uriarte lo pase a llevar.

Mario tiene una relación muy cercana con Bachelet, no debiera haber problemas con el segundo piso. Él tampoco tiene agenda propia para proyectarse como candidato, está pensando en hacer las cosas bien”, dicen quienes lo conocen.

Relación institucional con el “segundo piso”

Quienes conocen a Fernández explican que con su llegada se establecerá una relación más institucional entre Interior y el “segundo piso” de La Moneda, debido a que el nuevo ministro establecerá cierta distancia de Uriarte para fortalecer el equipo político del gabinete, de manera que sean los secretarios de Estado quienes puedan asesorar a la la Mandataria.

En el oficialismo reconocen que la gestión de Fernández será similar a la del ex ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, quien llegó al gabinete de Bachelet en 2008 a reforzar la coordinación política y sólo mantuvo una relación institucional con el “segundo piso” de ese momento, compuesto por el entonces jefe de gabinete, Rodrigo Peñailillo, y el director de la Secom, Juan Carvajal, quienes conformaban el círculo de hierro de la Presidenta. De hecho, el ex ministro Belisario Velasco, que fue sucedido por Pérez Yoma, reconoció tras su salida en una entrevista en La Tercera, que los ministros del comité político debían pasar por Peñailillo para poder reunirse con Bachelet.

Sin embargo, con la llegada de Pérez Yoma la relación con el “segundo piso” cambió. Fue el ministro del Interior quien asumió la coordinación política del gobierno. De hecho, el ex ministro del Interior afirmó en Qué Pasa que “creo que los ‘segundos pisos’ siempre dificultan el trabajo. En la época de la Presidenta Bachelet, sin embargo, el ‘segundo piso’ era de bastante más bajo perfil. Yo con la gente que estaba ahí siempre tuve relaciones cordiales porque ellos nunca interferían directamente ni suplían la labor de los ministros, y jamás le dieron instrucciones a un secretario de Estado”.

De esta manera, influyentes fuentes de la DC reconocen que la relación de Fernández con el ´“segundo piso”, será similar a la que tenía Pérez Yoma. “Ana Lya no podrá pasarlo a llevar”, comentan.

Florencia Blume Y. El Líbero, 10-06-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------