Temas & Noticias



Patricio Hernández: “Ojalá algún día podamos venderles telenovelas a los propios turcos”

Patricio Hernández: “Ojalá algún día podamos venderles telenovelas a los propios turcos”

Patricio Hernández: “Ojalá algún día podamos venderles telenovelas a los propios turcos”
junio 09

Tras liderar el rating por 25 meses seguidos, Mega planea ahora conquistar el mercado extranjero.

Patricio Hernández, el hombre al mando de Mega y quien ha liderado el éxito por 25 meses seguidos del canal, abre su billetera en medio de la entrevista. Está en su oficina, entre medio de cuadros familiares y otros con las producciones estrella de su era en la señal del grupo Bethia.

Viene llegando de Los Angeles Screenings, el mercado donde los ejecutivos nacionales viajan todos los años para comprar productos envasados o formatos, y uno de los eventos vitales para moverse en la industria. Aterrizó feliz -o tan feliz como puede demostrar el siempre amable pero inalterable Hernández- y abre su billetera para demostrar que lo que dice es cierto: que Mega, a través de su alianza con Telemundo, fue uno de los protagonistas del evento. Que cuando llegaron al hotel Intercontinental, los recibió una pantalla donde pasaban su teleserie Pobre Gallo (hoy, lo más visto de la TV chilena). Que en el ascensor estaba Pituca sin lucas, en su versión para Norteamérica, Silvana sin lanas, descrita en los medios del evento como uno de los productos más importantes de Telemundo. Hay fotos.

Y en su billetera, Hernández aún guarda la llave de su habitación, una tarjeta donde está impreso: “¿Qué harías si te reencontraras con tu ex?”; una promoción de su reality ganador de las noches. Entonces, Hernández comienza a explicar la nueva etapa de Mega, a dos años de la renovación del canal y de su triunfo arrasador: como diría un famoso dibujo animado, Mega quiere dominar el mundo, con un ambicioso plan de exportación de contenidos y producción.

Una de las limitaciones que ha tenido el desarrollo de la TV en Chile, tiene que ver con la escala del mercado. Chile tiene 17 millones de habitantes, y por lo tanto, tiene un retorno publicitario a esa escala”, explica Hernández. “El mercado chileno, desde un punto de vista de los costos, no nos permite financiar producciones de alta calidad. Y por lo tanto, tenemos que evolucionar a un modelo de negocios que incluya la distribución digital e internacional de nuestros contenidos. Pronto vamos a estar estrenando un modelo de Over the top (como Hulu, Netflix), y también empujamos una estrategia fuerte de exportaciones hechas, concebidas y creadas en Chile”.

Lo que partió con la venta de Pituca sin lucas, continúa con la de Papá a la deriva a Televisa, y la exportación del formato de su último reality. “Mientras la producción de telenovelas, en otros mercados como Argentina, se ha ido debilitando, el producto chileno producido en Mega es el que ha estado otorgando la cuota de innovación en la telenovela familiar con contenidos de humor, historias universales y exportables”, dice el ejecutivo.

-¿Eso es lo que le pide a María Eugenia Rencoret para las teleseries de Mega?

Claro, historias universales que incorporen a la familia y todos sus grupos de edad, con el bálsamo del humor. Ese es el concepto de telenovela, la comedia romántica con contenido social, como el empobrecimiento de un rico, un padre solo que tiene que criar a sus hijos o una persona muy estresada que tiene que irse a vivir al campo. Esto es un producto que hoy está produciendo básicamente Chile y básicamente Mega. Eso nos ha dado una visibilidad única. Estamos prontos a cerrar nuevos acuerdos de venta de nuestras telenovelas. Y no solo vamos a exportar telenovelas, sino formatos de entretención. Además, haremos coproducciones internacionales. Abrimos el mercado de Latinoamérica para las turcas, lo que dio una visibilidad al esquema programático de Mega, que ha sido replicado en muchos países. Y nuestra alta audiencia ha puesto el foco internacional en nuestros contenidos. Hoy recibimos en este mercado cuatro invitaciones formales para coproducir telenovelas con distribución internacional de grandes compañías norteamericanas, dos latinas y una europea.

-¿La idea es tener una fábrica internacional de teleseries de Mega? ¿Para incluso estrenar antes en el extranjero?

Siempre nuestro plan fue convertirnos en la gran fábrica de contenidos del Pacífico sur. Llegando a producir seis telenovelas por año, y con el estreno de Señores Papis, estamos cumpliendo con la meta, a dos años de haber partido el proyecto. Hay muy pocos productores en países de nuestro tamaño que produzcan esa cantidad de ficción al año.

-Más allá de sus ganancias en 2015, ¿es rentable hoy Mega?

Sí, el resultado publicado en las Fecu hace evidente que hoy la gestión de Mega en términos económicos es rentable. Pero hoy día si quieres sobrevivir en un mundo globalizado, segmentado, de consumo de contenidos, la vocación es que nuestro contenido pueda colonizar otros territorios. Nosotros podemos hacerlo, porque el nivel de calidad que hemos logrado hace que se valore el producto chileno. Y si hay que doblar una teleserie, va a ser doblada.

-Llevarle nosotros las teleseries a los turcos.

Claro, uno debería aspirar a que podamos distribuir nuestras telenovelas al mercado americano, al europeo, y que idealmente, guardando las proporciones, ojalá algún día podamos venderles telenovelas a los propios turcos.

-Este plan le daría sentido a la grúa de actores, que no se detiene para Mega. Da algunas dudas si necesitan tanta estructura.

Tenemos un elenco de 40 actores, cuando uno dimensiona la cantidad de producto versus la cantidad de elenco estable que tenemos, es bastante pequeño.

-Pero se ha traído a los rostros más grandes, por grandes sumas de dinero.

Pero es para producir mucho más horas. Nadie produce seis telenovelas al año en Chile, salvo Mega. La contratación de talentos es proporcional a eso. Los talentos contratados están siendo ocupados intensamente.

-¿Qué productos compraron en Los Ángeles para Mega?

Volvimos a comprar tres teleseries turcas. Como lo ha demostrado el mercado internacional, es un producto de alta calidad, que no se agota en sí mismo por ser turco. El tema de la moda de las turcas es un eufemismo, una falsedad, Turquía sigue produciendo TV de muy buena calidad.

-Está el rating tradicional, y el rating comercial, que es clave en la economía de un canal. ¿Hoy valen más los avisos de Mega?

Hoy Mega tiene el rating promedio hogar más alto de la industria, y tiene el promedio de rating comercial más alto, por lo que tiene la venta más alta de la industria. Nosotros estamos en este minuto batiendo récords de participación en la torta publicitaria, acercándonos al 35% de la torta, y eso solo se explica porque tenemos un rating comercial altísimo. ¿Por qué? Porque los estratos altos que históricamente no estaban en la pantalla de Mega, ahora sí lo están.

-Tras estos 25 meses, ¿ya se olvidó de que la TV es cíclica y se puede volver a bajar?

La TV no es cíclica, si tú crees que porque logras un buen resultado de audiencia tienes que repetir el mismo esquema y no innovar, eso te lleva a una disminución de audiencia. En este minuto, estamos por innovar y no dormirnos en los laureles. TVN tuvo un ciclo, durante el retorno a la democracia, de estar 10 o 15 años en el primer lugar y eso te demuestra que la TV no es cíclica. Si no innovas, puedes perder a la audiencia. Lo que hacemos hoy es tratar de no repetir fórmulas.

Isabel Plant. La Tercera, 29-05-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------