Temas & Noticias



Identificado el tercer gen responsable del desarrollo del párkinson

Identificado el tercer gen responsable del desarrollo del párkinson

Identificado el tercer gen responsable del desarrollo del párkinson

Mutaciones en el gen ‘TMEM230’ provocan deficiencias en el tráfico de las vesículas sinápticas que utilizan las neuronas para comunicarse

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico crónico, neurodegenerativo e invalidante que padecen más de 160.000 personas en nuestro país, en hasta un 10% de los casos en fase avanzada. Una enfermedad que caracterizada por un deterioro tanto cognitivo como, sobre todo, del movimiento, tiene su origen en la destrucción progresiva de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra cerebral. Sin embargo, las causas, tanto ambientales como genéticas, por las que se explica este deterioro cerebral permanecen prácticamente desconocidas. De hecho, a día de hoy se han identificado solo dos genes relacionados directamente con el párkinson. O así ha sido hasta ahora, dado que investigadores de la Universidad Northwestern en Chicago (EE.UU.) han descubierto el tercer gen que, sin ningún tipo de dudas, se encuentra asociado al desarrollo de esta enfermedad.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Nature Genetics», constata que la presencia de mutaciones específicas en el gen ‘TMEM230’ conllevan a la aparición de la enfermedad de Parkinson. De hecho, el gen ‘TMEM230’ expresa una proteína implicada en el empaquetamiento de un neurotransmisor denominado ‘dopamina’ en las neuronas. Y como han demostrado infinidad de investigaciones, la pérdida de neuronas productoras de dopamina es una de las características definitorias del párkinson.

Como explica Teepu Siddique, director de la investigación, «los estudios previos han asociado el párkinson con distintos factores ambientales, pero la verdad es que las únicas causas directas conocidas son genéticas. Y en este contexto, se han propuesto multitud de genes responsables de la aparición de la enfermedad, pero nunca han sido finalmente validados. Ahora, nuestros resultados muestran que las mutaciones en este gen conllevan la presentación de casos patológica y clínicamente probados de la enfermedad».

Dos décadas de búsqueda

A día de hoy se sabe que en torno a un 15% de los casos de párkinson se explican fundamentalmente por la presentación de mutaciones en dos genes: el gen ‘SNCA’ y el gen ‘LRRK2’. No así en el resto de genes, que como indica Teepu Siddique, «solo se asocian con algunas características del parkinsonismo, término general que se emplea para los trastornos neurológicos con síntomas motores».

Pero ahora, los autores han descubierto un tercer gen implicado directamente en la enfermedad. Y para ello, iniciaron su trabajo con el estudio en el año 1996 de una familia estadounidense en la que había hasta 15 casos de párkinson.

En un principio, los autores analizaron el genoma de 65 miembros de la familia –incluidos 13 con la enfermedad– con el objetivo de identificar una mutación común que explicara el desarrollo del párkinson. Y con el paso de los años, el cerco se fue cerrando: primero detectaron que el ‘culpable’ debía encontrarse en una pequeña región de ADN del cromosoma 20 con un total de 141 genes; la comparación de los genomas de un miembro sano de la familia y de cuatro de sus parientes con la enfermedad posibilitó determinar que la mutación se encontraba dentro de las más de 90.000 variantes genéticas identificadas; y finalmente, las técnicas de secuenciación del exoma –esto es, de los exones o partes del genoma en la que se encuentran los genes que expresan las proteínas– dieron con el responsable: el gen ‘TMEM230’, cuya función era desconocida.

Como apunta el director de la investigación, «se trataba de un gen totalmente nuevo. Por tanto, llevamos a cabo una serie de estudios para descubrir qué hace la proteína codificada por este gen».

Los resultados mostraron que el gen codifica una proteína que se encuentra en las vesículas sinápticas, esto es, las vesículas en las que las neuronas almacenan la dopamina antes de liberarlas y ‘comunicarse’ con otras neuronas –la consabida ‘sinapsis’ neuronal–. Y según las sospechas de los investigadores, la proteína expresada por el gen ‘TMEM230’ está implicada en la movilidad de estas vesículas.

Como indica Teepu Siddique, «creemos que las deficiencias en el tráfico de estas vesículas constituyen una de los mecanismos principales del párkinson. Y no solo en los casos con esta mutación, sino en la mayoría de pacientes con la enfermedad. De hecho, los tres genes cuya relación con el párkinson ya ha sido ‘autentificada’ se concentran en las vesículas sinápticas. Así, nuestros resultados sugieren que la normalización del tráfico de estas vesículas podría ser una estrategia para los futuros tratamientos».

Mutación global

Lógicamente, las mutaciones en el gen ‘TMEM230’ explican la aparición de la enfermedad no solo en la familia estudiada, sino que también ha sido observada en pacientes de otras partes del mundo –caso de China.

Como concluye Teepu Siddique, «este gen responsable del párkinson no se limita únicamente a una población de Estados Unidos. Es global y se encuentra en diferentes etnias y condiciones ambientales. Así de fuertes son estas mutaciones».

Ahora, y tras dos décadas dedicadas a la identificación del gen, el siguiente paso será analizar cómo esta mutación causa la enfermedad en modelos animales –ratones.

ABC, Madrid, 08-06-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------