Temas & Noticias



El reloj de lujo se reinventa ante avance tecnológico

El reloj de lujo se reinventa ante avance tecnológico

El reloj de lujo se reinventa ante avance tecnológico

El reloj de muñeca hirió de muerte al de bolsillo. Y el de pared hace tiempo que salió de las casas de la clase media para quedar reducido a un mero objeto decorativo de museos y estaciones de tren. Pero, ¿puede el auge de la tecnología terminar hoy con la hegemonía del reloj suizo de lujo? ¿Puede el smartwatch destronar a uno de los productos que es sinónimo de rentabilidad, distinción y precisión?

Los llamados relojes inteligentes avanzan de forma lenta pero segura en el mercado. En el último trimestre de 2015 los envíos de remesas de smartwatches superaron por primera vez a las de los relojes suizos. En concreto, se enviaron en todo el mundo 8,1 millones de unidades frente a los 7,9 millones de relojes fabricados en Suiza, cuando apenas un año antes, en el cuarto trimestre de 2014, la proporción fue de 1,9 millones frente a 8,1.

Según estos datos, recopilados por la consultora Strategy Analytics, las ventas de relojes suizos han seguido cayendo durante los primeros meses de 2016. El smartwatch se está implantando con fuerza entre los habitantes de EEUU, Europa y China, sobre todo. Y esta batalla, de momento, parece estar ganándola Apple: el 63% de los relojes vendidos en el cuarto trimestre de 2015 los fabricó ella, frente al 16% de Samsung.

Pero no sólo el smartwatch está erosionando las ventas de relojes suizos; el mercado asiático, un gran pilar para los sectores del lujo, se ha resentido considerablemente en los últimos años.

La alianza de la tecnología

Ante los estragos de la crisis mundial y el frenazo asiático, toca reinventarse. Para Angelo Bonati, CEO de la marca suiza Officine Panerai, el camino para combatir a la tecnología pasa también por la teconología. “¿Si es una amenaza o un aliado? Ambos, por supuesto”, asegura a MERCADOS.

Está en Florencia, ciudad germen de la marca. Acaba de anunciar, hace apenas unos minutos, el lanzamiento de una nueva línea de relojes, el Luminor Due, inspirada en uno de sus modelos más populares. Habla de apostar por la tecnología con conocimiento de causa. No en vano, su marca ha demostrado en los últimos años un gran ahínco por fomentar la investigación e incorporar todo tipo de mejoras a sus productos. Desde que en 2002 inaugurase su planta de manufactura en Neuchâtel, Suiza, Officine Panerai ha ido complicándose la vida para perfeccionar sus relojes. En 2005 puso en el mercado su primer movimiento -un calibre de cuerda manual con función GMT y una autonomía de ocho días- al que luego siguieron muchos otros. El año pasado puso en el mercado un modelo hecho con fibra de carbono. Y este mismo año se ha embarcado en el complejo y exclusivo mundo de la repetición de minutos. En total, Panerai ha sacado más de 650 modelos, el último, el mencionado Luminor Due, la semana pasada.

¿Debe entonces el avance de los relojes inteligentes preocupar a una empresa como Panerai? Sí y no. “El avance tecnológico puede ser peligroso, pero eso no son relojes. No como los nuestros, al menos. Con nuestra tradición…”, precisa Bonati. Y es que, si la tecnología les ha servido para reinventarse, aferrarse a su historia y a la etiqueta de la exclusividad no le ha ido a la zaga.

La firma Panerai

Panerai es una marca con mucha historia. Nació en 1860 en un taller de relojería de Florencia -hoy una de las boutiques insignia de la marca- y ha desarrollado una relación muy especial con el mar. No en vano, suministraba instrumentos a la armada italiana en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Creó su primer reloj para las misiones de los comandos submarinos y ahí está el origen de los rasgos que todavía hoy son característicos de sus relojes: una caja de gran tamaño y números luminiscentes -en 1916 creó el radomir, un polvo obtenido a partir del radio- para que se vieran mejor debajo del agua.

Mucho ha llovido hoy desde esos primeros relojes para los submarinistas italianos, “pero nuestra esencia como marca no se ha movido un ápice”, asegura Bonati, que comanda la compañía desde que fue adquirida por el grupo Richemont en 1997.

Richemont -propietario de otras enseñas de lujo como Cartier, Montblac, A. Lange & Söhne o IWC- ha presentado resultados esta misma semana y no parece tener que preocuparse por el momento del avance del smartwatch. En concreto, ganó 2.227 millones, un 67% más que el año anterior y elevó sus ventas un 6%.

Marcos Iriarte. El Mundo, España, 01-06-2016

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------