Temas & Noticias



Donald Trump, el político más impopular en tres décadas

Donald Trump, el político más impopular en tres décadas

Donald Trump, el político más impopular en tres décadas

Las encuestas le sitúan por encima de George Bush o Dick Cheney, con un 67% de desaprobación

A estas alturas, pocos dudan de las opciones de Donald Trump como candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos. Su ventaja es amplia con respecto a sus dos perseguidores, Ted Cruz y John Kasich, y solo una sorpresa mayúscula parece que podría alterar el panorama. Dicho esto, no deja de ser una notoria ironía que el empresario neoyorquino aparezca en todas las encuestas como el político más impopular de toda la terna actual.

Es más, ningún candidato a elección alguna, ya fuera presidencial, por un estado en particular o un puesto en el Senado, había registrado números peores en tres décadas, con todos los estudios arrojando un resultado similar. De acuerdo a los números de la encuesta de Bloomberg, un 68 por ciento de los estadounidenses tiene una opinión desfavorable del político, casi el mismo resultado que la de CNN/ORC, con el 67 por ciento, y la de ABC/Washington Post, también con el 67 por ciento de rechazo.

Los ataques verbales de Trump a hispanos y musulmanes, sumados a sus gestos violentos durante sus actos de campaña y su actitud arrogante en las entrevistas, no parecen estar pasando inadvertidos para el estadounidense medio. El magnate de la construcción ha logrado superar en las encuestas a Dick Cheney, el que fuera vicepresidente durante la administración de George W. Bush, que en su momento registró un 60 por ciento de impopularidad.

Tampoco al ex mandatario texano le fue muy bien durante gran parte de su mandato, con un 60 por ciento de opiniones negativas sobre su gestión y su discurso. Mal dato pero ninguno como el de Trump, que cuenta con inmenso rechazo por parte de los votantes del bando demócrata, con un 80 por ciento de desaprobación, y que tampoco despierta demasiadas simpatías entre los republicanos.

Especialmente llamativo es el rechazo de las mujeres conservadoras. El 46 por ciento de ellas desaprueba su figura, con un apoyo mayor por parte de los hombres republicanos, que están con él en el 61 por ciento de los casos. El total, sin embargo, arroja un demoledor rechazo por parte de 7 de cada 10 mujeres en EEUU, frente al 58 por ciento de los hombres.

Son datos pocos alagüeños para enfrentar la elección presidencial frente a Hillary Clinton, si es que finalmente ambos consiguen la nominación de sus respectivos partidos. Trump deberá contar además con el agravante de que durante las campañas políticas, la imagen de los candidatos tienda a empeorar. Aún podría despertar más recelo si cabe.

El Mundo, España, 01-04-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------