Temas & Noticias



La manía de ser impuntuales

La manía de ser impuntuales

La manía de ser impuntuales
marzo 31

Ahora, los smartphones te permiten un costado cínico. Llamás al prójimo en el horario de la cita para avisar: “Estoy llegando”. Es mentira, pero estuviste sin estar a la hora indicada. Consuelo de tontos.

Otra de las pasiones argentinas es la impuntualidad. En eso, somos pródigos. Todo el mundo llega unos minutos tarde a cualquier cita, como si la demora diera estatus de importancia, de gente ocupada, cuando es en realidad una guaranguería. En nosotros, la excepción es ser puntual. Debe haber algo atávico en la impuntualidad, dado que la que llegará puntual es la muerte, que tiene la virtud de no anticipar horarios. El gran Antonio Gala dice conocer a la muerte y que saludará su arribo. “Le diré: “Buenas noches … Qué oficio más horrendo el suyo …” Los que no somos Gala, deberíamos respetar nuestra palabra de llegar a horario adonde sea. El tiempo de todos es importante y ser puntual es también una forma de respetar al otro, que no es poco. Una forma de la puntualidad hipócrita es conceder un límite de tolerancia a la impuntualidad: quince minutos. Si el otro no llega después de ese cuarto de hora indulgente, que le den. Ahora, los smartphones te permiten un costado cínico. Llamás al prójimo en el horario de la cita para avisar: “Estoy llegando”. Es mentira, pero estuviste sin estar a la hora indicada. Consuelo de tontos.

Capítulo aparte para los impuntuales por ansiedad, que son los que llegan mucho antes de la hora señalada, sólo para ser puntuales.

A propósito, hay una gran película, de cuando el cine era verdad, que se llama así: “A la hora señalada”. Con Gary Cooper y Grace Kelly. Es un duelo al sol entre un hombre valiente y unos cobardes. El coraje también respeta los relojes.

Alberto Amato. Clarín, Buenos Aires, 26-03-2016

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, acudía a todos los actos sociales que se celebraban con el propósito de ‘colocar’ a sus hijas Francisca y Eugenia.

Durante una recepción en el Palacio del Elíseo, en 1849, el Presidente de la República Francesa, futuro Napoleón III, fijó sus ojos en su benjamina Eugenia, y quedó prendado de ella.

En un encuentro posterior, el maduro pretendiente quiso ir más allá con la joven, a la que llevaba 18 años de diferencia, y le preguntó cómo podría llegar hasta su alcoba. Sin inmutarse, Eugenia de Montijo contestó: -Por la Iglesia.

El 30 de enero de 1853, él ya convertido en Emperador de los franceses, Napoleón III y la bella española se casaron en la catedral de Notre Dame.

---------------------------------------------------------