Temas & Noticias



La manía de ser impuntuales

La manía de ser impuntuales

La manía de ser impuntuales
marzo 31

Ahora, los smartphones te permiten un costado cínico. Llamás al prójimo en el horario de la cita para avisar: “Estoy llegando”. Es mentira, pero estuviste sin estar a la hora indicada. Consuelo de tontos.

Otra de las pasiones argentinas es la impuntualidad. En eso, somos pródigos. Todo el mundo llega unos minutos tarde a cualquier cita, como si la demora diera estatus de importancia, de gente ocupada, cuando es en realidad una guaranguería. En nosotros, la excepción es ser puntual. Debe haber algo atávico en la impuntualidad, dado que la que llegará puntual es la muerte, que tiene la virtud de no anticipar horarios. El gran Antonio Gala dice conocer a la muerte y que saludará su arribo. “Le diré: “Buenas noches … Qué oficio más horrendo el suyo …” Los que no somos Gala, deberíamos respetar nuestra palabra de llegar a horario adonde sea. El tiempo de todos es importante y ser puntual es también una forma de respetar al otro, que no es poco. Una forma de la puntualidad hipócrita es conceder un límite de tolerancia a la impuntualidad: quince minutos. Si el otro no llega después de ese cuarto de hora indulgente, que le den. Ahora, los smartphones te permiten un costado cínico. Llamás al prójimo en el horario de la cita para avisar: “Estoy llegando”. Es mentira, pero estuviste sin estar a la hora indicada. Consuelo de tontos.

Capítulo aparte para los impuntuales por ansiedad, que son los que llegan mucho antes de la hora señalada, sólo para ser puntuales.

A propósito, hay una gran película, de cuando el cine era verdad, que se llama así: “A la hora señalada”. Con Gary Cooper y Grace Kelly. Es un duelo al sol entre un hombre valiente y unos cobardes. El coraje también respeta los relojes.

Alberto Amato. Clarín, Buenos Aires, 26-03-2016

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------